No se deje meter cuento. En Colombia los violadores y asesinos de niños sí tienen rebaja de pena

0
107

Por: Cristian Camilo Zuluaga Cardona

Si usted es de los que ha escuchado decir o ha dicho esta frase: «los delitos con menores de 14 años no tienen rebajas de pena en Colombia», déjeme decirle que le dijeron o dijo una mentira de grandes proporciones. Aunque no faltará el que diga que eso es una verdad a medias. Sea como sea, lamento informarles a muchos y recordarles a otros, que en nuestro país los violadores, secuestradores, torturadores y asesinos de niños sí tienen derecho a descontar penas.

Basta con revisar el fallo que la Corte Suprema de Justicia emitió por allá en marzo de 2016, a una acción legal que emprendió Edward Zuñiga Quinayas, quién en 2011 recibió una condena de ocho años de cárcel, por haber intentado abusar sexualmente de un menor de 14 años.

Zuñiga Quinayas reclamó un descuento de tres años y 10 meses de pena por buen comportamiento y conducta dentro de la cárcel de San Isidro en Popayán. Esa vez el Tribunal Superior de esa localidad se lo negó, por lo que él apeló esa sentencia ante la Corte Suprema, que finalmente le otorgó el generoso descuento.

Desde ese día, en nuestro país, todos los hampones que cometen graves delitos con niños, pueden descontar un día de cárcel, con solo tener dos de buena conducta, estudio, trabajo, prácticas deportivas, entre otras «buenas acciones» que estos criminales hagan dentro del reclusorio.

La explicación simple de este tema es que a quienes cometen graves delitos con menores de 14 años, no les otorgan beneficios sobre la pena que les van a imponer, pero si les conceden el derecho a rebajar la que les impusieron, si tienen buen comportamiento cuando están presos.

En el sistema penal colombiano esto se llama derecho de redención y según los argumentos que consignó la corte en esa sentencia y que fueron publicados por varios medios nacionales del país, esto no es un beneficio sino un derecho. O sea que en Colombia no hay beneficios para rebajar pena, pero si derecho a rebajarla. Cómo dice la frase de batalla del finado Jorge Eliecer Gaitán «la misma perra con distinta guasca».  

Pero parece que este derecho lo conocen pocos o curiosamente se les olvidó a algunos que en el debate politiquero e incluso aprovechando la alta ignorancia de los colombianos en el ámbito jurídico, se atreven a decir que las leyes que tenemos son más severas que una cadena perpetua. Argumento chimbo porque las sentencias actuales sí tienen derecho a rebaja. Claro está que la cadena perpetua tampoco es tan perpetua como nos la vendieron, pues a los 25 años hay una revisión, dizque, para ver si el criminal ya se resocializó. Parece que todos están hablando paja y construyendo leguleyadas. Sin embargo prefiero la cadena perpetua. La sola palabra perpetua genera un mensaje muy diciente y fuerte.

Este tema lo abordé por una simple razón. En las últimas dos semanas los delitos contra menores de edad han centrado la atención del país. Uno por la aprobación en el Senado del proyecto de ley de cadena perpetua y otro por el caso de los siete jóvenes que prestaban el servicio militar y que aceptaron haber abusado sexualmente de una niña indígena katio, en Pueblo Rico Risaralda.

Este hecho por cierto desató una indignación colectiva en redes sociales, en varios sectores políticos y originó marchas y plantones en varias ciudades del país. Incluso Algunos abogados, líderes políticos y hasta el mismo presidente de la república, Iván Duque Márquez, hicieron sus comentarios. Unos muy desaforados por cierto, cómo el mandatario colombiano que habló de estrenarse la cadena perpetua con estos siete confesos abusadores sexuales, cuando esto apenas es un proyecto que está iniciando trámites en la Corte y es imposible de implementar en este momento porque no es una ley que ya esté en rigor. Una burrada presidencial.

Lo que si es cierto es que en el país hay una solicitud generalizada de una pena ejemplarizante para quienes cometen delitos con menores de 14 años. Algunos piden que se les aplique la pena máxima a estos jóvenes violadores que prestaban el servicio militar, pero desconocen que en Colombia, el delito que cometieron los soldados, pese a lo aberrante que suena en el papel y las descripciones de los medios de comunicación, otorga una pena que máximo sería de 30 años y de la que podrán rebajar unos 100 días aproximadamente por cada año en prisión. Es decir que con toda seguridad, no pasarán ni 20 años encarcelados.

Como podemos ver, el derecho de redención es un limbo jurídico y una contradicción al Código de Infancia y Adolescencia. Permite que haya rebajas de penas a quienes violan, matan, torturan y secuestran a nuestros niños.

Por eso deje de comer cuento en todo lo que le dicen. En este país lamentablemente importa más el show mediático que la protección de los menores. Para la muestra de un botón el caso de la niña emebera en Risaralda. Violada por siete jóvenes que prestaban el servicio militar pero nadie se pregunta dónde estaban los comandantes de ese pelotón o por qué a ellos no les abren investigación penal. Solo hay una interna del Ejército, en la que yo personalmente prefiero reservar mis comentarios.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí