Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadNo sé si reír o llorar

No sé si reír o llorar

«Por el desayuno se sabe cómo será el almuerzo», reza un adagio popular. Desde ahora podemos anticipar cuál será —en caso de ganar— el estilo de gobierno de cada uno de los dos candidatos que se asoman a la segunda vuelta presidencial y los acontecimientos que rodearán la picaresca de palacio. Inútil será argumentar después que las cosas nos tomaron por sorpresa.

En el caso de Rodolfo Hernández lo predecible es que su mandato será impredecible. Cualquier cosa puede pasar. Los tres primeros meses mostrarán con seguridad una luna de miel con el electorado que aplaudirá a rabiar la independencia con que él escogerá sus nuevos ministros y la austeridad que expresarán el acto de posesión y las decisiones sobre la nueva vida privada del nuevo mandatario. No sé porque me viene a la memoria el papa Francisco cuando asumió como Pontífice y se fue a vivir a la Casa de Santa Marta, donde convive con otros sacerdotes, y renunció a ocupar el Palacio Apostólico, la residencia oficial de todos los papas, en clara expresión de humildad y en concordancia con sus votos de pobreza. Todo en Locombia será similar; habrá armonía y felicidad y reinará la calma chicha después de los brutales y bochornosos actos de violencia que seguirán a la elección del santandereano.

Pero la paz será —de nuevo— muy breve. Vientos de tormenta aparecerán en el horizonte cuando lleguen al Congreso los primeros proyectos de ley y cuando Hernández tenga que enfrentar los problemas de la cotidianidad. Todos sabemos de su temperamento explosivo y su carácter altanero que bien pueden conducirnos a los infiernos. Quien le lleve la contraria, se atreva a expresar que está equivocado o decirle que lo que piensa es un error, corre el riesgo de recibir un puñetazo o un insulto barriobajero en el mejor de los casos. Peligroso talante para alguien que deberá concertar con un Congreso donde habita la más variopinta fauna política de nuestro país. Saldrán rayos y centellas y quizás Rodolfo se atreva a afirmar que allí está el «nido» de los corruptos y que por tal motivo esa cueva de Alí Babá hay que cerrarla. Temblará entonces nuestra frágil y pobre democracia y por consecuencia se producirá otra división al interior del Centro Democrático: unos que se rasgarán las vestiduras y gritarán: «se los dijimos, ese tipo está loco» y otros que aplaudirán y expresarán su irrestricto acompañamiento al mandatario invocando el apoyo inmediato del Ejército Nacional.

Con Hernández el país también se dividirá en dos bandos: los buenos y los politiqueros. Los primeros serán aquellos incondicionales que alabarán cada gesto y cada acto del mandatario, que reirán con sus vulgaridades y que tendrán a partir de ahora por inspirador a un «gran pensador alemán». Pero todo aquel que discrepe, dé muestras de intelectualidad o pretenda practicar la dialéctica ingresará de inmediato al último grupo, que por cierto habrá de convertirse «despacito» en el mejor escenario de convivencia de todas las doctrinas, partidos políticos y especímenes de dirigentes que hayamos visto. Esta nueva colectividad, fundada el pasado 26 de mayo con los escasos integrantes de los difuntos partidos políticos pero acrecentada con la llegada de los «ingenuos» Fajardo, Amaya, Robledo y Cristo, albergará poco a poco toda la fauna nacional. Allí quedaremos los cándidos, los que osemos opinar, los que crean en planes de gobierno, los pensantes, los bandidos (y las bandidas), los buenos y malos, los «ex», los de «centro», los de «derecha», los de «izquierda», los curas, las iglesias, los negros, los mestizos, los indios, los pobres y los ricos (llámense empresarios frustrados). Rodolfo nos llamará simplemente «la oposición». Ese será el «cambio».

Pero ¿y si es Petro quien gana? No se pierda el segundo capítulo de esta novela el próximo miércoles, antes de las elecciones.

4 COMENTARIOS

  1. Faltó referirse al proceso penal que hoy tiene imputado y enjuiciado a RH y que pasará de ser elegido. Podría darse un hecho insólito de llegar a ser suspendido del cargo del cargo para iniciar el juicio

    Espero que la segunda parte lo haga basado en la historia real no en los Fake news y la publicidad falsa del uribismo que hoy satura las redes sociales

  2. Toda la historia de los bolcheviques en Rusia y la de los protagonistas del régimen del terror en Francia después de la revolución, comenzó con unos gobernantes que fuero sordos a las súplicas de los hambrientos.

  3. Doctor has dejado en ascuas a tus lectores. Claro que sí tu enfoque sobre Petro es acertado y basado en su programa de gobierno que invita al verdadero cambio, vale la pena esperar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos