Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadNos van a capar dos veces

Nos van a capar dos veces

ESCAMPAVÍA

         La normativa existente obliga a socializar los proyectos de ingeniería; dicen que por el desayuno se sabrá como será el almuerzo, el primer plato que nos presentan la ANI y las Autopistas del Café, para perpetuar a la eternidad el cobro de los peajes en carreteras que no se encuentran, no tienen el mismo origen y destino aparte de largos trechos de vias urbanas que ni construyeron ni mantienen, lo que las hace dos que no  parecen una; este ha sido un proceso de un ir y venir que desorienta y dificulta la participación de la gente.

Se convocó en unos sitios limitados en capacidad y lejanos de las ciudades, se exigió diligenciar un formulario redactado una plataforma difícil de imprimir y con datos tan inútiles como solicitar el sitio de expedición del documento de identidad, algo redundante desde hace décadas y su presentación personal ante unos funcionarios ausentes; posteriormente se cambiaron los lugares de las audiencias, se anunció que cualquiera puede asistir pero que para intervenir es obligatorio continuar con la inscripción previa, aportando el formulario mal elaborado, de manera presencial en los mal atendidos puestos de recepción , algo raro hoy, cuando todo se puede hacer de manera virtual; sin duda quieren aparentar cumplir con la norma pero sin que se pueda hablar, preguntar o cuestionar las bondades del proyecto.

         La historia se repetirá, basta recordar que, con el argumento de las pescas milagrosas, cuando era necesario formar grupos protegidos por el ejército para circular por las carreteras, y otras causas que produjeron la reducción del número de vehículos transitando, Autopistas del Café, de manera irregular, logró se le entregara el peaje de otra carretera, la del Alambrado, vía de una sola calzada, construída con dineros públicos, carretera que solo requería mantenimiento, para que con las utilidades sin justa causa, atendiera los faltantes en la otra, maniobra que la ley hace inaceptable, tanto que sobre casos similares ya se han pronunciado las altas cortes.

Las aspiraciones de modificación de los contratos se sustentaron además con el incremento estimado de los costos de mantenimiento de las carreteras, números que el ministro Vargas Lleras no aceptó, diferendo del que surgió un tribunal de arbitramento, mismo que inexplicablemente permitió la prolongación de la vigencia de la concesión, peor cuando tenemos elementos de juicio que nos hacen pensar que desde el año 2.017 se habían logrado las metas financieras y además que los rendimientos saltaron a casi doblar lo inicialmente contratado.

         La nueva propuesta presenta la misma perra con distinta guasca; entonces la que solo requería un mantenimiento, ejecutado tan mal que ni previó ni corrigió la fatiga del puente que causó perjuicios y muertes, estructura que debería atender quien  cobra por el derecho a transitar por una vía segura.

Como no es posible entender, cuando ya casi cumple su primer cumpleaños el desastre y aún se  desconoce el peritaje del desastre, dado que del mismo se  generarán las responsabilidades e indemnizaciones, se nos ocurre que de las demoras no son producto del azar.

         Se propone, agotadas las prorrogas, una iniciativa diferente por parte de un consorcio, en el cual interviene una extrajera firma Australiana para, otra vez, utilizar los dineros de la carretera Manizales-Armenia, para hacer obras en la carretera La Paila- Calarcá, y para mitigar el abuso para Caldas, Risaralda y Quindío, unos muy pocos nuevos  kilómetros mejorados.

         Las audiencias se harán quince días antes del inicio del mandato de los nuevos gobernadores y alcaldes,   diseñadas ellas, con afanes e improvisaciones que a todos ofenden.

        Asistamos para decirle al gobierno central que la prolongación de esta abusiva barrera divide y encarece la relación productiva entre nosotros, quienes si somos de los mismos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos