Nuestra olla a presión

0
42

POR: RICARDO TRIBÍN ACOSTA

No resulta bueno ni sano en ningún caso el acumular pensamientos y emociones negativas sin compartirlos con alguien para desahogarnos, pues ello es equivalente a una olla a presión a la que no se le ha abierto su válvula de escape y que, por tanto, cuando está asfixiada, explota como una bomba, regando alimentos por todas partes.

De allí que es importante tener con quién compartir lo que nos pase, llámese un «coach», un amigo, un levita, o un profesional en salud mental, que nos permita sacar lo que tenemos adentro, sobre todo cuando estamos con la cabeza revuelta y las emociones brincando por todos lados.

Lo interesante a saber es que nosotros, en un buen número de casos, solo necesitamos que alguien nos escuche, ya que la solución la tenemos en la mano, más la que debido a la acumulación de sentimientos y a una miopía mental, nos impide alcanzarla y poner las necesarias acciones en ejecución para alcanzar la solución.

http://ricardotribin.blogspot.com

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí