Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadOtra vez: "matando su abuela"...

Otra vez: «matando su abuela»…

El matón de niños (17 y dos profesores) en escuela Norteamericana repite la triste historia aquí contada, en esta parroquia, sobre el jovenzuelo feraz que pregonaba su maldita consigna «mato a mi abuela», por los pecados de la vieja de intentar lo que no hicieron los progenitores de esa bestiecilla: Criarlo, alimentarlo, educarlo para la vida y el respeto.

Con Julio César Gómez, en tiempos de su alcaldía nocturna, fuimos visitantes de varios establecimientos no solamente nocturnos, sino de escolaridad, en donde sonaban las alarmas por distintas manifestaciones violentas. Y fue en una requisa en una escuela, donde un muchachito hallado con cuchillo y arma de fuego, quien al ser llamado por la autoridad para explicar la razón de sus posesiones gritaba con decrepitud: ¡Voy a matar a mi abuela!

El asesino de turno escribió a su amiga en redes que lo haría e iría por alguna venganza a la escuela en cuyo lugar habría recibido maltratos y burlas por algún gajeo de su pasado. El asunto de las armas en USA no es tema menor y hasta su presidente dice estar ya cansado de repetir esa historia de los lamentos por masacres y crímenes de tal grado. Pero el pecado no es de las armas.

Muchos de las generaciones que hoy crecen están marcados por la mala actitud de sus padres distraídos, que delegan la tenencia y crianza de hijos habidos en el éxtasis de «yo no fui», con cuyo ambiente se levanta esta camada. El Estado debe tomar nota y reversar tanta mala acción en eso de tomarse la responsabilidad de alimentar (por ejemplo) a esos menores en comedores escolares. Deberá devolver la responsabilidad a quienes en realidad la tienen y cuyo deber está siendo soslayado, ignorado y mal administrado. Las escuelas son para estudiar, no para comer o menos lugar para morir. El desorden es hipócrita y auspicia disculpas con el interés de negociantes de la calamidad, el lamento y las dádivas populistas. Orden.

Artículo anterior«El Diario»  40 años
Artículo siguienteLas dos orillas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos