Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Sin categoríaOtras Amenazas

Otras Amenazas

Por John Elvis Vera Suarez

Primero. Las amenazas al territorio no son solamente las que siempre comentamos. Monocultivos, pineras, aguacateras, ganadería extensiva, urbanización zonas rurales, minería, contaminación y deterioro del patrimonio hídrico, erosión, fumigaciones aéreas, cultivos de transgénicos, fragmentación del territorio por ampliación de la infraestructura vial, turismo masivo y depredador, extranjerización de la tierra, etc.

Segundo. Gentrificación: término con que se hace énfasis en el desplazamiento de la población original de un sector céntrico, un barrio de una ciudad o un poblado en general, para atender la demanda turística y/o comercial, además de la especulación en la tenencia de la tierra. Estos sectores urbanos e inclusive rurales, terminan ocupados por grupos poblacionales de mayor nivel adquisitivo y su vecindario original acaba desapareciendo del lugar. Esto viene sucediendo paulatinamente y en diferentes niveles de avance, en todo el territorio del Paisaje Cultural Cafetero.   

Tercero. El empobrecimiento de la población por los altos índices de desempleo. La migración de jóvenes, profesionales o no, en busca de oportunidades en otras tierras. El aumento de la población en situación de calle. La explotación sexual infantil. La inseguridad, el atraco callejero, el asalto a propiedades rurales, el sicariato, etc. Nos muestran un deterioro en la calidad de vida y de la convivencia de la población de toda la región.

Cuarto. La corrupción político administrativa. La negligencia y desatención de los asuntos primordiales. Funcionarios estatales sin compromisos reales con sus obligaciones ante la sociedad. La Ley, como se expresa comúnmente, sin resultados contundentes ante la creciente corrupción y la criminalidad. Las cárceles hacinadas con reclusos en espera de su condena o absolución de sus supuestos delitos. Y los delincuentes de cuello blanco pavoneándose por lugares concurridos.

Quinto. La ciudadanía incrédula. Apática. Dice estar cansada de tanta mentira y de ver cómo se deteriora su entorno socio-económico. Acude a los llamados para la participación ciudadana promovida por el Estado, pero se encuentra con muros al parecer inamovibles, que desalientan cualquier dialogo abierto y termina eligiendo finalmente a los directos responsables de su tragedia colectiva.

Sexto. Según la alerta temprana 041 del 25 de agosto, de la Defensoría del Pueblo, líderes y lideresas Comunales, Comunitarias, Ambientales, Defensores(as) de DD.HH., periodistas, comerciantes, Directivos y miembros de base de sindicatos y organizaciones populares, docentes, investigadores, estudiantes universitarios, miembros de las mesas de víctimas departamentales y municipales, han sido asesinados o desplazados de sus territorios por amenazas de grupos ilegales, que están haciendo presencia en el eje cafetero. Además, se presenta “homicidio en persona protegida, lesiones y tortura en persona protegida, prostitución forzada o esclavitud sexual, ataques indiscriminados contra población civil, reclutamiento forzado y vinculación de niños, niñas y adolescentes al negocio ilegal de tráfico de drogas”. Es decir, vienen por el territorio. Una supuesta limpieza social, para controlar la región y ponerla a disposición de sus intereses.                                  

Artículo anterior¿Hidroeléctricas para quién?
Artículo siguienteHidroituango y las otras

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos