Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadOtro fracaso anunciado, y todos comen callados

Otro fracaso anunciado, y todos comen callados

En el predio de 100.000 metros cuadrados donado por alcaldía de Pereira en Cerritos, y donde se tiene previsto la construcción del Hospital de Cuarto Nivel no hay la menor huella de que los trabajos se vayan a iniciar prontamente. Esta obra fue adjudicada el pasado 17 de diciembre de 2022 por la Gobernación de Risaralda al Consorcio Edificio Hospitalario Risaralda representado por Miguel Emilio Villamil, por la suma de $46.019 millones, y plazo de ejecución de 18 meses. El cronograma del proceso publicado en el SECOP II indica que la firma del contrato debió realizarse el 15 de diciembre y la entrega de las garantías de ejecución el 20 del mismo mes. La financiación de esta obra y su dotación está a cargo del presupuesto nacional.

Solo el pasado 8 de febrero se suscribió el contrato entre la Gobernación y el Consorcio, o sea, 50 días más de la fecha prevista en los pliegos. La entrega de las pólizas exigidas solo se hizo el pasado 11 de abril con 100 días de retraso, previo oficio remitido al consorcio por la Dra. Bruna Patricia Carrillo Secretaria de Salud Ad Hoc donde le reiteró la “solicitud realizada a través del SECOP ll, de allegar a través de esta plataforma las garantías que amparan el contrato de obra”. El 18 de abril según exigencia publicada en el SECOP se solicitó al Contratista realizar ajuste de las pólizas, situación que parece no se atendió, pues no aparece constancia en este portal.

Este contrato, como la mayoría que suscriben las entidades públicas tiene “gato encerrado”, no tiene explicación que el consorcio ganador entregue pólizas el 11 de abril con fecha de expedición del 10 de febrero, incumpliendo uno de los requisitos legales para dar inicio al contrato, mientras sus responsables anden en la búsqueda de un socio para ceder o compartir parte del negocio. En el recuerdo quedó el acto de entrega del lote por parte del alcalde Carlos Maya, al cual asistieron el gobernador Tamayo Vargas y el entonces Contralor Carlos Felipe Córdoba y otros altos funcionarios del gobierno Duque. Lo único que los motiva son este tipo de eventos y los procesos licitatorios con sus respectivas adjudicaciones. Poco o nada importa la vigilancia en su ejecución y cumplimiento de los términos acordados en los respectivos contratos.

Muestra de lo anterior es el silencio de la administración departamental ante la alerta emitida por la Procuraduría General, pues seis proyectos por valor de $ 101 mil millones financiados con recursos de regalías se encuentran en riesgo de incumplimiento. Son inversiones en construcción de viviendas, pavimentación de vías secundarias y terciarias, adecuación de escenarios culturales y dotación tecnológica para centros educativos. La delegada para el Seguimiento a Regalías señaló acciones preventivas y disciplinarias con el fin de certificar su oportuna finalización y entrega y la responsabilidad disciplinaria de los funcionarios encargados. Llamado que no pasa de ser un embuste, pues nunca se conocen acciones contundentes de carácter disciplinario, fiscal o penal que ayuden a combatir toda esta corrupción e ineficiencia de los responsables en la ejecución de estos cuantiosos recursos. Por otro lado, la contralora delegada para la Participación Ciudadana de la Contraloría General ha denunciado que en Risaralda existen en la actualidad 13 proyectos denominados Elefantes Blancos donde hay en riesgo $84.959 millones.

Hay problemas muy graves en la contratación y ejecución de contratos en este departamento y las entidades municipales. Estamos llenos de contratación amañada, licitaciones con pocos oferentes, utilización del mecanismo de regímenes especiales que permiten contratar a dedo, y fracasos evidentes en la ejecución de la mayoría de las obras en ejecución. Colapsan muros y nadie responde. Sigue el saqueo de las rentas públicas para financiar las costosas campañas políticas.        

Artículo anterior
Artículo siguiente

3 COMENTARIOS

  1. Pienso que nos deberia asignarse un solo peso a los entes territoriales que tengan compromisos inconclusos y por el contrario exigir la culminación de las obras so pena de cárcel por malversaciones de fondos públicos. En china al parecer existe la pena de muerte por estos delitos contra el pueblo. Aqui generaría algun impacto?

  2. Ante el panorama que UD describe apreciado Carlos Alfredo, no queda sino un escozor en la piel y una sensación de náusea e impotencia, grandes contratos generan grandes coimas,. Creí que en la visita de Petro no había autorizado más giros de dinero para esa obra.En fin, como UD dice las alertas, son ladridos de perro que no muerde. La plata se pierde, las obras de hacen de baja calidad e inconclusas y al parecer los gobernantes llenan sus alforjas. Y como dice el pobre «todo bien». ¿ Será cierto que nos merecemos estos gobernantes?

  3. Mi gran amigo 😍 💟 Felipe Córdoba Lagarte, le hizo un bello homenaje a su madre con darle el nombre a ese Hospital de cuarto nivel; el cual transita en convertirse en un gran nido de ratas, donde se roba sin escrúpulo alguno. Gran legado de una mega corrupta familia política.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN