Para no pasar de agache

0
179
Foto cortesía La Nación

Por LUIS ENRIQUE ARANGO JIMÉNEZ

Muy difícil no referirse a la decisión de la Juez 30 de garantías de Bogotá de  otorgar la libertad al expresidente Uribe. Como lo expresé desde un principio hay que dejar actuar a la Justicia y alejarse del relato sobre la incapacidad de los jueces para actuar con base a la ley y a los hechos objetivos.  Se difunde  la idea, qué horror,   de que hay que caer en manos de jueces ideológicamente correctos o no habrá justicia que  valga.  Desde siempre la justicia ha estado en manos de seres humanos con virtudes y con defectos pero aún así el sistema judicial  ha sido  respetado y acatado,  con  sus garantías , controles y mecanismos de regulación .  Si llegamos a  considerar que ya no es posible confiar en el sistema de justicia por cuanto ha sido irremediablemente cooptado   por intereses ajenos a la propia administración de justicia, estamos perdidos y rumbo a  facilitar  el ingreso de visiones dictatoriales que nieguen en la práctica la separación de poderes,  piedra angular de lo que conocemos como democracia.

Para decirlo en castellano, en este caso   no  puede perder vigencia aquello de las manzanas podridas .

Tampoco tiene sentido hacer barras de apoyo  a uno y otro lado de las decisiones judiciales  como si la presión fuera un instrumento legítimo .

La Justicia debe estar por encima de los partidos .

La renuncia del expresidente Uribe al Senado  lo sacó de la jurisdicción de la Corte Suprema de Justicia  y ubicó el proceso  en que esta siendo investigado en la Justicia ordinaria.

Ello trajo como consecuencia  que se revisara la actuación de la CSJ  en cuanto a la privación de la libertad por cuanto en  la nueva situación la privación de la libertad tiene  unas formas y garantías que no son las de los procesos en la CSJ

El expresidente tiene  el derecho a usar todos los recursos legales para defenderse donde crea que tiene mejores condiciones y probabilidades.  Esto  es del abc de las estrategias de defensa jurídica y no es dable  juzgarlas como indebidas.

Muchos opinaron en su momento que la decisión de privarlo de la libertad,  según la condición que establece la ley de que podia interferir en el curso de la investigación,  lucía desmedida.  La verdad es que  cuesta trabajo aceptar que la privación de la libertad  del expresidente limitaría su capacidad de actuación. En fin doctores tiene la santa madre iglesia .

Pero la detención y sus derivados  sí han provocado reacciones  y animado la reedición de propuestas diversas , algunas muy graves para  la consecución de La Paz en Colombia .

La eliminación de la Justicia   transicional ( JEP)   por ejemplo,   sería un golpe mortal a las expectativas de una paz  negociada en la Colombia de hoy y del mañana.

No es de poca monta lo que se está proponiendo;  las elecciones del 2022 serán cruciales para el futuro de la Nación .

No hay excusa para estar ausente de este debate .

Saludos

Luis Enrique Arango

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí