Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadPenélope, Ulises, Gardel, Messi, Maradona y Pelé.

Penélope, Ulises, Gardel, Messi, Maradona y Pelé.

Según el tango “Volver”,  composición del poeta Lepera y Gardel, quien también la canta, la vida es un soplo y veinte años no son nada; aprovecharé esa frase bonita para hablar de mitología y del  futbol que está de  moda en estos días  de mundial.

¿Cuál es el paralelo entre el futbol y la mitología griega?  En la mitología, las decisiones de los dioses afectan la vida de los seres humanos sin consultarlos, al parecer igual  cosa sucede  en el futbol, donde unos pocos deciden por todos, hay denuncias de: corrupción, mafias, compra de  árbitros y resultados.

Según información vía  watssapp,  desde Diciembre 2010, Joseph Blatter  presidente de la  FIFA anunció que el mundial del 2022 sería en Qatar,  para realizarlo la  familia Al Thani, pagó  un millón de dólares a ciertos delegados de la Concacaf y  la  Conmebol, 7,5 millones de dólares a  Platiní  y 10 millones de verdes al argentino Grondona por dar su aprobación; además denuncia que trabajadores extranjeros, obligados a trabajar hasta 18 horas diarias sin derecho al pataleo, y que en total 6.751 trabajadores murieron para que “el mundo viviera el fútbol” (Qatar 2022, El mundial maldito. Por Jon Kakura).

No tengo idea si ese meme será  realidad o Fake News. En todo caso ésta campaña  anti-Qatar es tardía, desde hace tiempo se conocía esa realidad, sí  la querían denunciar ¿Por què no lo hicieron antes, y esperaron hasta  la víspera?

Seguramente ni a Penélope ni a las demás esposas  griegas,  sus maridos les consultaron sobre el viaje que harían para vengar el ultraje a Helena de Troya y su esposo Menelao, en esos tiempos, al igual que en los de mis bisabuelos y abuelos, los machos no hablaban sus  cosas de hombres con las mujeres, aun así,  ella salió  perjudicada al esperar a su costilla 20 años, pues después de 10 años de sitiar  Troya y  hacerla  arder usando el engaño del caballo de madera, todavía demoró otros diez años en llegar a Ítaca.

Ulises u Odiseo, tardó diez años en el viaje de regreso a su hogar y no por remolón o faltón, sino por intrigas de los dioses que lo hicieron naufragar varias veces, sorteando peligros como los  del cíclope Polifemo y los Lestrigones que devoraron algunos de sus marineros;  marineros  que destaparon el regalo de Eolo, un odre con las tempestades y los vientos, naufragando de nuevo, llegaron  donde la hechicera  Circe  quien los  convirtió en cerdos, reteniéndolos, incluido Odiseo  un año en la isla; posteriormente esquivaron a  las sirenas, y  finalmente Calipso lo retuvo por cinco años.

Sí pudiera, preguntaría a Penélope quien vivió  la situación en carne propia: ¿veinte años no son nada?  

Cuando en Esparta, Helena llegó a la edad de casarse,  todos los príncipes griegos enviaron regalos como pretendientes, Odiseo también lo hizo, aunque sabía que se la darían a  Menelao, el más rico de los Aqueos (que a  la muerte de su suegro se convirtió en  rey);  de manera sagaz propuso un juramento para  que en caso de ser necesario, todos defendieran a Helena y a su  elegido; de esa manera (sin sospecharlo y sin proponérselo) resultó metido en esa guerra, buscando eludir el compromiso (porque fue  advertido que de ir a Troya retornaría al vigésimo año, solo  e indigente), fingió estar loco, no pudo sostener el embuste y  fue  obligado a combatir, pues los oráculos vaticinaron que sin su participación Troya  no caería.

El causante de la guerra de Troya, Paris (de noble cuna, hijo de los reyes de Troya, fue criado como un humilde cuidador de ganado, porque un presagio auguró que sería el causante de la ruina de la ciudad),  también resultó ser un gancho ciego de los doses griegos, su desgracia empezó porque  tres hermosas diosas griegas: Hera, Atenea y Afrodita (la primera de ellas hermana y esposa de Zeus, y las dos  últimas hijas del rey del Olimpo) pretendían una manzana de oro, dejada por Eris (o  Eride), diosa de la discordia marcada con la frase “para la más bonita”; obvio que Zeus  no quería pelear con ninguna,  por eso encargó a Paris escoger a quién darle la manzana; cada una de ellas  buscando ser la ganadora, intentó  sobornarlo prometiéndole un regalo; la  elegida fue Afrodita (diosa del amor, que por eso dio su ayuda  a los troyanos en  guerra, mientras que Hera y Atenea lucharon contra ellos), cuya promesa fue darle el amor de la mujer más bella del mundo, que era Helena, ya casada con Agamenón, al  conocerse se enamoraron y el la llevó a su ciudad,  que efectivamente fue destruida por los griegos.

Hacer un símil entre las emociones de Odiseo y la canción de Gardel, no es difícil,  Ulises pudo sentir lo que sintió este: ”yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno/son las mismas que alumbraron con sus pálidos reflejos hondas horas de dolor”;  y aunque los dioses  retardaron veinte años su regreso, seguramente, como el Zorzal criollo dijo: “siempre se vuelve al primer amor/ la vieja calle donde el eco dijo tuya es su vida tuyo es su querer/bajo el burlón mirar de las estrellas que con indiferencia hoy me ven volver”.  No sé si  Odiseo pensaría que: “el viajero que huye, tarde o temprano detiene su andar” (éste no era su caso); pero, para su  ventura la diosa Minerva restauró su apariencia física,  por lo que no tuvo necesidad de decir, como los demás mortales: “Volver con la frente marchita / las nieves del tiempo platearon mi sien”  al regresar  veinte años después.

Ya hablando de fútbol, como en el caso de  la ausencia de Ulises, o  del tango” Volver”, son 20  los  años en  que un equipo suramericano no gana la copa mundo. Los que me conocen saben que detesto que la selección Colombia pierda; para mí, el segundo en una competencia es el primer perdedor; me siento humillado cuando en cualquier deporte, en cualquier categoría, un equipo argentino nos derrota, mi mayor alegría es el 5-0  contra ellos. Por lo general pasadas las eliminatorias a los mundiales, durante  uno o dos meses quedo con alergia a la albiceleste Argentina y a la verde-amarela de Brasil.

Pero volvamos al balompié, Pelé, que en su época de oro impuso dos  retos difíciles  de superar: tricampeón y  ser el  jugador más joven en hacer un gol en un mundial, tuvo un oponente, Eusebio “La  Pantera Negra” de Mozambique, que jugaba con Portugal; Maradona en su época considerado el mejor del mundo, a pesar de sus debilidades humanas llegó al Napoli y cumplió la promesa de subirlo al  podio de los campeones, por eso en esa ciudad  se le considera “San Diego” y es  objeto de veneración, y también fue campeón mundial llevando de la mano a  su equipo. Pelé y Maradona no pueden compararse,  eso sí cada  uno de ellos ganó 14  títulos.

Ahora Messi, considerado jugador número 1 del mundo, y su principal antagonista Cristiano Ronaldo, tienen el reto de ser campeones mundiales de futbol llevando a sus equipos al estrellato, aprovechando la que podría ser  su última  participación, claro que en este momento hay comentaristas planillando a Messi para uno o dos mundiales más, pero él  ha expresado su intención de no volver a vestir la camiseta nacional después de Qatar. Cristiano Ronaldo tiene una oportunidad histórica, alcanzar o superar el record de Eusebio: nueve goles en mundiales.

Sabiendo que siempre son candidatos a ganar el mundial de futbol: Brasil, Argentina, Italia, Inglaterra, Alemania y  Francia, y sin descartar a los buenos equipos africanos y sus estrellas, estaré feliz por Messi si gana su primer mundial (aunque la derrota ante los árabes, complica más las cosas).  A ver sí  me entienden: soy nacionalista por convicción, pero también soy latinoamericanista, y aunque oficialmente  soy anti-argentino en cosas de futbol, desde el lado humano, no  veo fácil  que Messi  pueda explicarle a sus nietos, que a pesar de ser considerado el mejor futbolista de su tiempo, no  logró ganar un  Mundial de fútbol, por eso ahora hago fuerza por Lionel, más  que por Argentina, para que alcance el mítico Olimpo de los mejores jugadores, campeones mundiales con sus equipos nacionales. Éxito que  también podría lograr Neymar; el día de la final  lo sabremos.      

2 COMENTARIOS

  1. Tengo miedo del encuentro con el pasado que vuelve a enfrentarse con mi vida, tengo miedo de las noches que pobladas de recuerdos encadenen mi soñar, pero el viajero que huye, tarde o temprano detiene su andar, y aunque el olvido que todo destruye, haya matado mi vieja ilusión, guardo escondida una esperanza humilde, que es toda la fortuna de mi corazón.
    Excelente reggaetón el que nos tocó a los que hoy peinamos canas; muchas gracias por rememorar aquellos tiempos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos