Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadPensando En Voz Alta - Los Juegos Olímpicos IV.

Pensando En Voz Alta – Los Juegos Olímpicos IV.

Por  JAIME BEDOYA MEDINA.

Las competencias olímpicas están llenas de acontecimientos de gran calado y a veces una nota luctuosa.

En 1936, Berlín, la capital de la poderosa Alemania, en pleno régimen nazi con el que sabemos a la cabeza, era la sede del evento. El aparato estatal se había propuesto demostrar la supremacía de la raza aria. Hitler asistía al estadio olímpico cuando Jesse Owens, atleta negro de Estados Unidos, pulverizaba la marca de los alemanes. El dictador enfurecido salió del estadio sin felicitar al ganador. El afro se alzó con 4 medallas de oro, lo que hizo entrar en furia desbordada al criminal.

En 1960, el estadio olímpico de Roma se pone de pie para aplaudir la hazaña de un corredor etíope, el plusmarquista, Abebe Bikila, que corrió y ganó la maratón, con los pies descalzos. El mundo se postró ante el gigante etíope que, dijo no estar acostumbrado a usar zapatos porque la pobreza no se lo permitía.

En el mes de octubre de 1968, Ciudad de Méjico estaba de fiesta para recibir las delegaciones internacionales a la cita olímpica. Los juegos revestían capital importancia porque su candidatura había sido fallida dos veces. Era la primera ocasión que se realizan en un país del Tercer Mundo, en América Latina y en una nación hispano parlante. El gobierno aprovechó el acontecimiento para promover el país y los estudiantes para denunciar las arbitrariedades del régimen represor encabezado por Gustavo Díaz Ordaz. El clímax tuvo lugar 12 días antes de la inauguración con saldo alto de muertos. De entre la manifestación emergía la figura de un joven universitario, ERNESTO ZEDILLO, que más tarde sería el último presidente del agonizante PRI y desclasificaría los archivos del régimen que mostraban la verdad sobre la represión de Tlatelolco.

Mención especial merece el gigante Michael Felps que, con 28 medallas, 23 de oro rompió todos los records y desafortunadamente sufre de profunda depresión.

**Le preguntaron a la señora Lilia Paredes, esposa del nuevo presidente de Perú, cómo iría vestida el día de la posesión y ella respondió, eso es intrascendente, lo importante es lo que hagamos. Ahí se ve de qué está hecha esta mujer sencilla, alejada de las vacuidades del jet set.

**Gran papel de monseñor Alberto Giraldo a favor de la pacificación de Colombia, toda vez que fue presidente de la Sociedad Civil por la Paz. Mil gracias. Paz en su tumba.

Jaime Bedoya Medina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos