PENSANDO EN VOZ ALTA. Policía bueno

0
22

Por JAIME DIEGO BEDOYA

*Estupefacto quedé escuchando el director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas Valencia que, dicho sea de paso, me ha dejado grata impresión por su profesionalismo y respeto al ciudadano. El presidente, por fin acertó una con este nombramiento. Denunció que hay más de 200 policías heridos a bala, machete, cuchillo, palos y piedras. Lesiones recibidas al entrar a desactivar fiestas realizadas en contravención a las normas de la pandemia. Los enfiestados responden con intolerables agresiones, a sabiendas de que violan la ley y los agentes, cumplen con su deber. Francamente, esto es “incrédito”, como decía un campesino cada vez que se presentaba una situación de nunca creer. Semejante salvajada, evoca la figura de Darío Echandía, el político liberal que, el nueve de abril, con los demás integrantes del directorio liberal traicionaron al pueblo enfurecido pero carente de organización y liderazgo por lo que no pudo suplantar al tirano conservador. Ese político con la babosa frase de “el poder para qué”, desvió la atención del problema y frenó la renuncia del inepto presidente, Mariano Ospina Pérez, cuya envalentonada mujer, doña Berta Hernández, con pistola al cinto respondió a los liberales: “el presidente no renuncia”. Decía que ese líder llamó a los colombianos “una partida de cafres”, -habitante de Cafrería- región africana cuyos habitantes se caracterizaban por comportamientos salvajes y crueles. Ninguna palabra más apropiada para definir estas criminales conductas contra funcionarios públicos que van a cumplir con su deber. En verdad hay uniformados malos, que se han desbordado en brutalidad. Pero la mayoría son correctos-de no ser así, ya la sociedad se habría hundido-. Considero que los cuerpos armados, van a tener que cambiar de estrategia y, respetando siempre la dignidad humana, tienen que aplicar severidad cuando la gente se desborde. Por ejemplo, apuntar las armas y hacer tender al suelo a todo el mundo, esposarlos y entregarlos a la autoridad competente y si las circunstancias, lo ameritan, como es el caso que nos ocupa, tendrán que disparar. Qué le vamos a hacer; pero la sociedad no puede quedar en manos de los vándalos que no se paran en mientes cuando de insolentarse se trata. Ni qué decir después de los recientes acontecimientos.

A propósito del virus, saldrá más barato redoblar la capacidad instalada de camas-uci y liberar la economía. Esto no aguanta más.

**El papa Francisco convocó al mundo a rezar el rosario para acabar la pandemia y más aumentaron los muertos y contagiados. Por ahí no es la cosa.

Jaime Bedoya Medina.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí