PENSANDO EN VOZ ALTA. Prejuicios en la Academia estatal

0
11

Por JAIME DIEGO BEDOYA

*En un diplomado de la ESAP, presentaron una cartilla, base de las discusiones, escrita por alguien de la ultraconservadora universidad Sergio Arboleda que contenía estas dos perlitas: el Pregresismo, seguramente en referencia al movimiento de Petro, líder que no es de mi predilección, genera violencia. A eso no vale la pena referirse; primero, porque no es cierto y segundo, porque hay partidos catolicísimos y reaccionarios que no se pararon en mientes cuando de eliminar, al contrario, se trataba. La otra afirmación, tan aberrante como la primera, muestra que vamos hacia atrás: El ateísmo es perverso porque si sacamos a Dios de nuestras vidas, hay violencia. Grave que una universidad oficial se preste para tal adefesio. Afortunadamente, el Comisionado de Paz descalificó tal aseveración. ¿Acaso no fue la religión, del hombre más extraordinario de la historia humana la que, por años, sembró sobre la faz de la tierra el odio y la violencia?. Olvidó el autor Las Cruzadas, La Inquisición, las violaciones a menores y la espantosa conquista de América, que impuso la cruz con la espada, bendecida por la iglesia, con cuatro honrosas excepciones: Montesinos, Pedro Claver, De Las Casas y los misioneros jesuitas en Paraguay. A los indios, primero les negaron la calidad de seres humanos: Son animales y, por lo tanto, no tienen alma. Entonces, matarlos es igual a eliminar cualquier irracional. Más tarde, hicieron este razonamiento frente a los que no aceptaron la religión: Como son hijos de Dios, pero no aceptan a Jesucristo se van a condenar. Luego, es mejor matarlos, pues tienen la posibilidad de salvarse porque Dios en su infinita misericordia se apiadará de sus almas. Qué tal esa.

**” Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad” J. 4,21-24. El texto es tomado de ese diálogo profundo y hermoso de Jesús con la samaritana. La pregunta es, si esto dijo el Señor, ¿por qué tanto desespero en abrir los templos, centros propicios para la propagación de Covid?. La transmisión de las ceremonias por los diferentes canales sociales ha producido buen resultado entre los fieles y se ha preservado la salud de mucha gente. Espérense un poco más que, ya casi sacamos la nariz del agua pues, como dicen los italianos, “quien va despacio, va sano y llega lejos”.

***Larga vida al presidente Trump, para tener el placer de verlo derrotado en las urnas. Pero no olvidar que el magnate se burló del fenómeno. “Eso es sólo una gripita”, sostuvo para desacreditar a los científicos que advertían de la gravedad de la pandemia. Ahora, que se haga poner inyecciones de sustancias detergentes, como les recomendó a los ciudadanos.

****Las FARC, además de criminales, estúpidas. Cómo se les ocurrió matar a Álvaro Gómez, que ya había dado el mea culpa contra este estado de cosas. El problema no es el presidente Samper, sino el régimen por el cual no vale la pena rasgarse las vestiduras y debemos tumbar, dijo, palabras o menos y dejó a la derecha boquiabierta. Gómez, a medida que se alejaba de la derecha se acercaba al centro izquierda con el interés de convocar un gran movimiento democrático. Habría sido capaz.

Aparte de todo, qué bofetada para la inteligencia y contrainteligencia. ¿Tan poderosa era esa guerrilla que fue capaz de no dejar rastros de semejante operativo?

Jaime Bedoya Medina.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí