PENSANDO EN VOZ ALTA – Todos se rasgan las vestiduras

0
21
Asalto al capitolio de los Estados Unidos

Por JAIME DIEGO BEDOYA

*Ahora en Estados Unidos, todos se rasgan las vestiduras por las “hazañas” del ojeroso y mal bronceado monigote que eligieron presidente hace cuatro años. Tanta grosería estaba prevista por la sucia campaña que hizo para conquistar el favor del Colegio Electoral, porque lo que fue el voto popular, con creces lo ganó la señora Clinton. Pero, por una rara trastada de la democracia allá, no siempre quien tiene mayorías populares, vence en la presidencia.

Hace mucho tiempo viene diciéndose que la democracia, en el mundo, cada día pierde adeptos porque quienes se hacen al poder con el discurso del servicio a los demás, defraudan sin vergüenza. El señor Reagan, con la Thatcher y el papa Juan Pablo II, que destilaba odio al comunismo y con toda razón pues ese engendro humilló los pueblos, en el altar de la ideología, desmantelaron el Estado-Bienestar de corte liberal, que las masas habían conquistado y se entregaron al neoliberalismo arrasador. Los gobiernos demócratas se echaron también en sus brazos y no hicieron nada por recuperar los beneficios arrebatados al pueblo.

Entonces, apareció el mesías aventurero, como antes en Perú con Fujimori, en Venezuela, con Chávez y en Colombia, con Uribe. Aparte del difunto, los otros dos están en problemas con la justicia: Fujimori, condenado a 25 años de prisión y Uribe con más de 200 procesos entre la Corte y la Comisión, en ambos casos por graves delitos contra los derechos humanos. Apareció la CPI, el más grande logro contra la arbitrariedad que, antes de 1997 burlaba la justicia impunemente. Hoy, si las leyes domésticas no actúan, cobra competencia la Internacional y nadie se va a escapar, sea de derecha o de izquierda. Otra cosa es que se sometan a la ley, confiesen todo y serán perdonados, camino a seguir en la JEP.

El presidente Biden, tiene la palabra y cuatro años para volcar a favor de los menos poseídos los beneficios de la economía. No da espera la solución efectiva de los graves problemas que dejó este repugnante delincuente. Tiene el congreso a su favor; de manera que no hay disculpas si desaprovecha la oportunidad de enderezar el camino. Y que la justicia persiga al criminal que por unas horas dio el autogolpe de estado para tratar de conservar el poder. Ah, y que no vaya a la posesión porque ese Rey Midas, al revés, indigna a la especie.

God save América, como dice su himno.

Jaime Bedoya Medina.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí