ActualidadPeriodismo limpio a examen urgente 180 días

Periodismo limpio a examen urgente 180 días

  • Examen crucial. Va a hacer falta mucho periodismo fidedigno.
  • El país mañoso hará lo imposible por comprar la permanencia del régimen y su autocracia. 

Una satrapía asustada en los estertores de su inminente disolución tras veinte años de fracaso con indicadores que no respaldan su infodemia populista sobre la fallida nación pujante anunciada con prosperidad para todos, tal régimen herido en su instinto de supervivencia es capaz de cometer cualquier secuencia de barbarie por no perder su razón de ser, el control del erario como determinador de todo el funcionamiento de la fábrica de normas que sostengan el régimen feudal donde todo es para los señores dueños de la tierra. Primer punto claro, harán hasta lo imposible por no perder el control del Estado. 

Pesa sobre ese miedo devastador de la omnipotencia verbal que ha mantenido en su retórica insulsa contraria a los hechos durante los veinte años del régimen, continuidad de todo el siglo veinte en el control del aparato estatal, la sombra de lo sucedido en Chile, Perú, Bolivia, Honduras, México y el propio Estados Unidos después de la asonada trumpista que buscaba desconocer el resultado electoral del presidente Biden en la Casa Blanca, en contravía de lo actuado por el inquilino antecesor en cuatro años. 

Colombia arrancó el más intenso, denso y crucial debate electoral del siglo 21 en el cual se juega el relevo de una idea de sociedad basada en la supremacía del interés privado y de negocios sobre el Estado Social de Derecho, la dimensión de lo público donde todos en igualdad deben decidir, practicar y ejercer una gobernanza colectiva sobre derechos efectivos en equidad, sin exclusión ni marginación como reza el credo del desarrollo sostenible en esta década, nadie atrás nadie por fuera o desde hace treinta años el pacto social de los colombianos, la carta política de derechos y democracia participativa vigente desde 1991, sin practicar en lo fundamental.

La idea de Estado represor, con aparato burocrático por encima de la ley decidido a someter a la población subordinada a sus designios de privilegios para los dueños de todo  y limosnas en acción para los vulnerables sin derechos, única ecuación posible en la versión de desarrollo que maneja esa visión sectaria, excluyente, segregadora, que tiene en pobreza a más de la mitad de la población, tal realidad agotó la paciencia de la mayoría que no confía en lo que hay hoy y cómo funciona la estructura burocrática. El primer inquilino del Estado a doscientos días de ser desalojado de su delirio imperial subalterno de la versión del mundo según Trump y sus sublevados vándalos, aquel elegido criollo sigue en su irracional negacionismo de la realidad convencido de ser la perfección. Así de grave es la enfermedad. 

Ausente de toda sindéresis, el primer empleado de la nómina pública confía con fé ciega en que todas las fichas se van a alinear en «jugadotas» maestras que impedirán el relevo en el control del erario y todo el aparato de la burocracia estatal, para continuar tal cual. El aparato electoral colombiano nunca estuvo tan bajo sospecha como hoy a sesenta días de la primera jornada de votación donde el ruido infernal de los aspirantes a «padres de la patria», madres cincuenta por ciento, hará insoportable la infodemia para engañar a electores que resultan eligiendo «manguitos» y cosas similares como legisladores, hacedores de las leyes por cumplir.        

En semejante panorama donde mentira, engaño, desinformación, falsas promesas, compra de votos, son ingredientes comunes en la receta por hacerse a una curul patente de corso para chantajear al gobierno – es lo que muestran los hechos – ahí está el papel crucial, determinante, que debe cumplir un actor del proceso público formado para salvaguardar, iluminar y hacer ver la verdad para todos, el periodismo fidedigno.

El derecho humano, blanco del más feroz e indiscriminado ataque durante un proceso electoral en Latinoamérica y también el primer mundo, es el derecho a la información que encuentra en la real política y su mecánica electoral un adversario de primer orden en capacidad para destruirlo. Es el periodismo la disciplina profesional, científica, llamada a proteger y hacer cumplir para todos el derecho a ser bien informados e informar bien, con ética, excelencia, verdad impoluta.  Ese paradigma en este tiempo en la industria mediática, es una utopía.  

La ética de la industria son los negocios, el factor monetario. Muchos periodistas en la realidad de la informalidad que prevalece en la profesión entre nosotros, arrasados por la necesidad son cooptados por la bolsa de los políticos en elecciones. Aunque pareciera cruda realidad sin remedio, no todo está perdido, hay flores en el fango que crecen con firmeza resplandeciente. El periodismo ético, limpio, de excelencia, que debería ser mayoría, común denominador, está ahí para cumplir la misión a cabalidad.

Hace mucha falta todo el periodismo ético posible en procesos como este de salvar la democracia en medio de todos los demonios de la venalidad. Hay que buscarlo, identificarlo, conocerlo, protegerlo y apoyarlo, para consolidar más periodismo libre, autónomo, independiente, ético, que constituye faro, luz en la oscuridad para entender y saber la verdad al tomar decisiones libres, limpias, responsables que impidan la degradación del bien común, lo público, la libertad en la democracia real. Ciudadanos éticos, responsables, apoyan y siembran más periodismo ético por la verdad limpia, fidedigna. Para vivir, morir sin engaño.  #ImposibleEngañarlosATodos.

Escrito por Hernando Ayala M. Periodista – Proceso DISNNET SOCIEDAD PARA TODOS 30DS -HUMANÉTICA.      

Artículo anteriorEl renacer de una ilusión
Artículo siguienteQué esperamos del 2022

2 Comentarios

  1. Respetado Columnista:
    Ejercicio profundo en su columna, para mostrarnos la realidad del país politico en que nos movemos.
    Verdad sobre como son los cánones del Periodismo:.
    Ojalá fluyan los medios de comunicación independientes , que pongan en circulación la acción política de los aspirantes al gobierno central y al legislativo.

    • Apreciada Lectora Martha Cecilia Meza García, grato saludo con el mejor anhelo por todo el progreso vital en 2022. Es responsabilidad de todos los ciudadanos asumir una tarea formadora y transformadora de vida civil en sociedad para la coexistencia en el valor de la diversidad, a partir del ejercicio pleno del derecho a la información y la salvaguarda de esta garantía fundamental en el ejercicio de conciencia con información potable para todos. Así ha de ser la información pública igual para todos, como el agua potable que fluye del acueducto que no envenena a nadie y garantizar vida digna para todos. Gracias por la sintonía y todos debemos avanzar en esta pedagogía de co aprendizaje que potencia la democracia real, auténtica, sin distorsión ni engaño. Grato abrazo. Hernando Ayala M. Periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más articulos