Periodista -Sin límites

2
165

POR LUIS ALBERTO MRTÍNEZ.

El mundo maravilloso de la radio, de la cual hacen parte hombres de gran talento y esmerada vocación, también se ha visto afectado por la pandemia de la COVID -19, lo que ha motivado el cierre de muchas estaciones radiales ante la escasez de pauta publicitaria, base de su sostenimiento.

Los periodistas acostumbrados a describir el diario acontecer de los ciudadanos y toda la información de interés general, incluida la infaltable política que se inmiscuye en todos los asuntos de ciudad, han montado sus propias emisoras en internet y  plataformas digitales de todo tipo para continuar ejerciendo este loable oficio.

La historia nos relata la aparición de personas maravillosas que con magistral pluma escribían los hechos y acontecimientos de la localidad y sus alrededores, para ellos todo era fácil, no obstante que en esos tiempos no existían los medios tecnológicos de esta época, una pesada máquina de escribir y el deseo de servicio a la comunidad prevalecían por encima de cualquier dificultad.

En Pereira, en tiempos aun no lejanos, existieron verdaderos decanos del periodismo, como no recordar a Rafael Cano Giraldo, Libardo Gómez Gómez, César Augusto López Arias, William Restrepo Cortés, Néstor Cardona Arcila, Miguel Álvarez de los Ríos, solo por mencionar algunos de una larga lista que dieron brillo a tan honroso desempeño.

En esta época tan difícil muchos profesionales del ramo periodístico, vestidos de jeans y camisas informales, como lo es todo hoy, lucen muy diferentes a los precursores de esta tarea que vestían de saco y corbata, pero también cumplen su labor contra viento y marea.

Es menester recordar que, en la presidencia de Ernesto Samper, la Corte Constitucional dejó sin vigor la Ley 51 de 1975, mediante el cual fue adoptada el Estatuto del Periodista; la condición de profesión se convertiría en un arte u oficio como toda otra actividad, común y corriente.

Bien lo dijo en su momento nuestro compañero Henry Carvajal en su muy escuchado programa deportivo “Fútbol Total”, que transmitía de 1.00 a 2.00 p.m.  por la emisora Ecos del Risaralda “Aquel que quiera ser periodista solo tiene que ir a San Andresito, se compra una grabadora profesional, sale con ella bajo el brazo y ya es periodista”.

Actualmente los estudiantes de Comunicación Social Periodismo se enfrentan con un muro de contención muy fuerte ante la escasez de medios; por fortuna muchas empresas e instituciones gubernamentales requieren de estas personas para dar a conocer programas y proyectos.

Aunque el COVID-19 sigue implacable, los comunicadores no se amedrantan y continúan su pertinaz lucha cumpliendo la sagrada misión de investigar y descubrir temas de utilidad público con respeto por la verdad y rigor periodístico.

Desafortunadamente el terrible mal que tiene postrado al mundo, cobró la vida del connotado periodista Gerardo Betancourt al igual que del operador de sonido Milciades González, quien laboró por muchos años en Todelar Pereira. Paz en sus tumbas.

Cuidémonos, el virus no ha muerto; el muerto puede ser usted o puedo ser yo. El autocuidado debe prevalecer. ¡He dicho!

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo Luis Alberto. Esta pandemia que nos tiene atemorizados, a veces no deja ni pensar y mucho menos a prospectar lo que será la vida a corto y mediano plazo. Lo inmediato es insistir en los cuidados, en la bioseguridad de familiares y colegas. Ya hemos tenido que restringir el contacto directo con las fuentes, por ellas y por nosotros. Que este virus o nos sorprenda más.

  2. Don Luis Alberto, oportuno y acertado comentario, nos unimos al duelo que embarga al periodismo de la ciudad, por la temprana muerte de Gerardo Betancur, una gran persona y buen cominicador, colega de mí esposo Jairo Vélez, con quien convivió en el edificio por más de treinta años. Descanse en la paz del Señor.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí