Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadPido justicia

Pido justicia

Las enseñanzas de mis padres, el ejemplo recibido y la educación que me impartieron en mi proceso educativo me llevaron a transitar mi existencia con un profundo respeto por la ley y temor de la justicia. En septiembre de 1975, cuando inicié el ejercicio de mi noble profesión de ingeniero civil, como titular de la Jefatura de Obras Públicas departamentales, en la puerta de mi casa y antes de que me dirigiera a mi primer día de trabajo, mi padre Alejandro me expresó el deber de comportarme en el cargo, respetando las funciones y deberes asignados y de ninguna manera pretender sacar ventajas o volverme comisionista con la importante contratación que se ejecutaba en esa dependencia. La corrupción siempre ha estado presente en las funciones públicas. En los otros cargos que ocupé y en mi vida como profesional independiente, me recalcaba respeto por lo público, cumplimiento de las obligaciones adquiridas y colaboración con las gentes del común.

Soy un ser humano y por consiguiente no soy perfecto, me he equivocado muchas veces, nunca en materia grave, en algunas por la ligereza o la ausencia de prudencia, pero siempre corrigiendo y pidiendo excusas a los ofendidos. En mi vida pública no he utilizado los cargos para sacar ventajas o atropellar a otros ciudadanos o funcionarios. Siempre he estado pendiente de la función pública, denunciado graves hechos de corrupción que se cometen a diario en todas nuestras instituciones. Me honra ser el defensor de los ciudadanos del común, de aquellos que no tienen voz o sienten temor. He promovido y participado en jornadas memorables como la consulta popular que derrotó el famoso y olvidado PLAN 90-90, o los cobros ilegales de valorización del 2014. O demandando las curules de congresistas u otros funcionarios, sin temor, y respetando los debidos procesos. En unos hemos salido avante y en otros la justicia nos ha negado la razón. Hemos respetado y acatado los fallos. Los que me conocen saben que pueden recurrir a mis oficios en defensa de sus derechos vulnerados o en búsqueda del reconocimiento de los mismos.  

“Pero la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, nos lo recuerda Pedro Navajas, o mejor, el Maestro Rubén Blades. Hace ya casi 30 meses y sin darme cuenta, me hurtaron el patrimonio de mi familia, producto de unos ahorros y del trabajo de 7 años en la construcción de la empresa ASEO PLUS, representado en un importante paquete de acciones. En unas maniobras fraudulentas, ejecutadas para hacernos el mal a todos los miembros de mi familia, con ausencia total de transparencia, mediante actuaciones no veraces, destruyendo la confianza depositada en el representante legal y demás accionistas, traspasaron la titularidad a terceros, sin el más mínimo temor y respeto por la justicia, tirando al cesto de la basura cualquier asomo de honestidad, rectitud y con la firme intención de no recapacitar ante el daño causado y a sabiendas de que nuestra justicia es lenta y rogada. No se cumple el sagrado principio de ser pronta y oportuna.

Hoy pido públicamente que se nos imparta justicia, dos años transcurridos de la radicación de la denuncia y poco o nada ha avanzado el proceso para que se respeten nuestros derechos económicos. Se llevaron el capital, las utilidades, y lo más sagrado, la confianza y respeto que había depositado en los que me hicieron el daño, escudados en que soy un mal elemento, pues “nos tiene jodidos con esas denuncias y con las demandas”, que era su argumento mayor; o sea que defender y propugnar la construcción de una sociedad transparente y respetuosa de la justicia es una atrocidad.

No exijo mucho, que se me restituya lo que nos pertenece y castigo ejemplar a los que violentaron nuestras leyes. Es lo único.

6 COMENTARIOS

  1. Es muy lamentable lo sucedido. La ambición desmedida por hacerse ricos, lleva muchas personas a cometer actos viles como traicionar y engañar a su propia familia. Ojalá y se haga justicia y que el proceso no duerma el sueño de los justos como sucede con tantos crímenes en este país. Un abrazo solidario, Carlos Alfredo Crosthwaite Ferro.

  2. Carlos Alfredo:

    Si el proceso no se afecta, ¿por qué no nos compartes los nombres de los pícaros de marras, tanto de los que te hicieron la trampa como de los funcionarios de la ley que no han fallado a tu favor?

  3. La Fiscalía es un ente corrupto desde la cabeza hasta el fiscalito de mi caso que lleva 5 años. Archivan el 84% de los procesos sin haber hecho nada.

  4. El ministerio de justicia, debe llamarse el ministerio de las leyes, y estas en el país no son justas, los abogados se especializaron en evadir y eludir a través de estas leyes la justicia, amañando los procesas a su beneficio.
    El tema de valores, de Ética y moral, giraron a la conveniencia.
    Nunca he ganado un proceso, y en el país todo el mundo litiga, sustituyendo la función que le encomendaron.
    La institucionalidad colombiana es cómplice de los bandidos
    Éxitos en este proceso
    Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos