Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Columnista InvitadoPobre periodista, se ilusionó tanto, que lo mató la ilusión. III-

Pobre periodista, se ilusionó tanto, que lo mató la ilusión. III-

Por DANIEL HUMBERTO SERNA

 Ilusión que se va esfumando con el tiempo, ante el paso arrollador e inhumano y criminal de todos los Imperios.

Vocación: – Son aquellos que tomando la profesión muy a pecho se declaran pontífices mesiánicos, y quieren cargar sobre sus hombros todos los problemas del mundo.

Impuestos: – Estos son los que, como marionetas, son impuestos en los medios por los amos, para que les defiendan y protejan sus intereses particulares por encima de los derechos ciudadanos y sociales.

Asociados: – Son las asociaciones de trabajadores de la prensa, dirigidas en su mayoría por periodistas jubilados, que terminan implorando ayudas a los patrones y al estado para poder subsistir.

Alquilados: – Son los temporeros que firman contratos de miedo a corto y mediano plazo, con productores y dueños de medios, con tal de no quedarse de brazos caídos todo el tiempo. (Trabajan un mes y descansan once) viven de porfiados.

Hipotecados: Son aquellos que, para mantener satisfechos a los amos, hipotecan su capacidad de trabajo su libertad y su conciencia.

Vendidos: Son aquellos que hacen del oficio una máquina para ganar dinero; no les importa venderle el alma a Dios y al Diablo y si les queda algo, se lo venden al patrón.

Partidistas: – En este renglón se encuentran los desempleados del oficio, los excedentes de las empresas Periodísticas, los desheredados de los medios, los que, convertidos en pregoneros y escribientes sin sueldo de los politiqueros de turno, esperan con ansiedad los resultados electorales para acomodarse en una posición burocrática.

Acomodados: – Son los de nada me importa, todo está bien, sus opiniones van dirigidas a donde el viento las lleve, opiniones y comentarios son rellenos de pacotilla que no aportan nada útil y positivo a la audiencia.

Subversivos: – Son los que andan comprometidos con grupos insurgentes, o revolucionarios, especialmente movimientos armados, éstos son perseguidos implacablemente por el Estado y señalados por los grupos represivos y por los periodistas impuestos.

Encarcelados: -Son los chivos expiatorios, que los grupos represivos privan de la libertad para poder llenar sus informes y mostrar resultados. En otras latitudes, son la cabeza de turco para amedrentar a la población y a la prensa libre.

Desterrados.- Es el arma efectiva y utilizada por los déspotas de los estados, por los grupos paramilitares y los capos mafiosos para eliminar a los Periodistas y a la prensa en general que les incomoda.

Independientes: – Son las grandes camadas de nuevas promociones periodísticas que, engañadas y explotadas económicamente desde las aulas universitarias, sueñan con el reportaje de sus vidas y que, al igual que Jacinto en sus inicios, piensan que podrán transformar el mundo desde el Periodismo.

Asesinados:- Son el silencio de los inocentes, caídos en todos los campos de batalla. Son los intelectuales del mundo silenciados por las armas empuñadas en las manos asesinas de los déspotas del planeta. Son los mártires de las seudo-democracias y de las mal-olientes camarillas de los regímenes de hoy. Son las víctimas de los sicarios de los estados, pagados con dineros del erario o con malditas fortunas amasadas a sangre y fuego por capos mafiosos dentro y fuera de la ley…

En fin, son los Periodistas: Los “Quijotes” modernos; los caballeros andantes de hoy, los que, a falta de espadas y armaduras, van provistos con plumas de escribir, con su voz y con su grabadora, siempre dispuestos a recorrer los escenarios del mundo, buscando la verdad.

-¡OH ironía! ¡Oh irrisión!- Exclamó Jacinto, Y meditabundo, recordó al pensador alemán, cuando estando solo en un cementerio, dijo: “Que extraño, éstos campos de paz, y sin embargo están llenos de muertos”

Es la misma extrañeza que torturaba la mente de Jacinto Cantalapiedra, cuando al visitar ciudades y pueblos le muestran el entramado de calvarios donde han sido inmolados los periodistas libre-pensadores en diferentes lugares del Mundo.

Asesinados por el solo hecho de ser coherentes con sus ideas, por ser imparciales desde todo punto de vista de la justicia y por defender los derechos humanos y la libertad de expresión. Centenares de cruces desplegadas en cementerios y campos del planeta, asemejando bandadas de palomas blancas, con sus alas abiertas, clamando Justicia al cielo; ante la mirada displicente y la impunidad de los gobiernos déspotas de la tierra.

Eso es el Periodismo y los Periodistas, una de las profesiones más nobles, pero también de las más ingratas, peligrosas y prostituidas en casi todos los países del Mundo. Puede decirse sin lugar a dudas que ninguno de los cinco continentes de nuestro globo terráqueo, se ha librado de que una parte de su tierra haya sido bañada por sangre inocente de trabajadores de la prensa. Tampoco se pueden lavar las manos quienes pretendan negar que en todos lados han sido encarcelados y desterrados los periodistas que han estado en desacuerdo con los regímenes autoritarios o seudo-democráticos.

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan el pensamiento ni la ideología de los directores, los cuales nos expresamos a través de nuestras notas editoriales.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos