Podríamos volar a China pero insisten en construir un aeropuerto del que ni se saldría del país

2
1934

Por Cristian Camilo Zuluaga

Pareciera que a Aerocafé lo quieren construir con pasos de cangrejo, es decir caminando para atrás. Al menos esa es la percepción que me quedó de una reciente charla, que el Club de Periodistas de Manizales tuvo con la gerente de este proyecto, Amparo Sánchez.

Para empezar, es necesario dejar muy en claro que no soy opositor del Aeropuerto del Café, todo lo contrario, considero que es el proyecto más ambicioso y el de mayor progreso para el Eje Cafetero, pero además una necesidad urgente para la conectividad transatlántica de nuestro país, incluso de Suramérica. Pues sería superior al resto de Aeropuertos del país.  

Aerocafé está proyectado en tres fases, de las cuales hay estudios de las dos primeras. La Fase 1 consiste en hacer un aeropuerto pequeño, con características similares a La Nubia, pero que tendrá algunas ventajas como operaciones nocturnas y menores obstáculos naturales.

Pero esta fase 1 no permite grandes avances con relación a La Nubia. También será un aeropuerto nacional, al que podrán arribar solo aeronaves de baja envergadura como los ATR que operan actualmente Easy Fly y Avianca en Manizales. Es decir que Caldas hará inversiones multimillonarias para construir un aeropuerto de menor capacidad que el de Pereira, que el de Armenia e incluso que el de Cartago.

Aerocafé en Fase 1 es un aeropuerto del siglo pasado. Pues si revisamos la historia, en 1948 en los lotes de Santágueda en Palestina (Caldas) funcionó el primer aeropuerto que tuvo esta región y que en 1.978 lo cerraron definitivamente debido a la distancia de esta terminal aérea con Manizales y el viaje incómodo por una vía estrecha, por la vereda La Cabaña, que tenía alto índice de accidentalidad.

La Nubia se inauguró en 1.956 y con el paso de los años tuvo ampliaciones y mejoras. Las más recientes en 1995, hace 25 años, para darle mayor soporte de peso a la pista de 1.480 metros de larga por 20 de ancho y así poder operar con las aeronaves que actualmente llegan a nuestra ciudad.

Sin embargo, los gobiernos, regional, local, sus descentralizados y hasta el Gobierno Nacional, le caminan a la construcción de un aeropuerto con características similares a La Nubia. Un aeródromo que empezó a operar la pista actual desde mediados de la década del 90, es decir que fue solución hace 20 años.

Si la Fase 1 en Palestina entrara a funcionar en unos cinco años aproximadamente, estaríamos hablando de un Aeropuerto con características similares a las que hace cerca de 30 años fue realidad en nuestra capital caldense y operará aeronaves del mismo tamaño a La Nubia. Sin temor a equivocarme, será un aeropuerto construido hacia el pasado. Un retroceso.

Ahora hablemos de la fase 2 de Aerocafé, la cual sería una pista de unos 2.600 metros de longitud. Esto llevaría al aeropuerto de Palestina a convertirse en una terminal Aérea intercontinental. Es decir, con vuelos a Norte, Centro y Suramérica. Características y necesidades que hoy cubren los Aeropuertos de Rio Negro, Armenia y Pereira.

En dicha charla, la gerente de Aerocafé, dijo que este avance de la fase 1 a la 2 se daría en 10 años, una década después de que entre en operaciones la fase 1. Es decir que, si todos los términos se cumplieran al pie de la letra, de cómo están pactados en el proyecto, cosa que parece imposible en nuestro país cuando se habla de obras públicas, la segunda fase de Aerocafé estaría empezándose a construir en el año 2033.  Es decir que en unos 15 a 20 años tendríamos en Caldas un aeropuerto que hoy es realidad en las demás zonas de la región cafetera. Alrededor de dos décadas para llegar a lo que ya tienen nuestros vecinos y que también nos está sirviendo actualmente a nosotros.

Esto indica que Aerocafé en unos cuantos años, cubriendo necesidades del pasado y actuales tendría que ser competitivo y dar resultados positivos para poderse desarrollar a la fase 3. Es decir entrar a competir en desventajas de infraestructura, tecnología y capacidad de aeronaves. Este última un aspecto gravísimo, porque a menor capacidad mayor costo del valor de los vuelos. Un tema sensible y lapidario para Aeropalestina.

La fase 3 sería un aeropuerto transcontinental. La Posibilidad de tener conexión aérea desde el Eje Cafetero con Europa e incluso con Asia. Los aviones no tendrían que hacer escala y como si fuera poco despegarían de suelo caldense con una capacidad que supera las 100 mil libras. Un Aeropuerto que solo significa progreso desde el punto de vista que se le quiera mirar. Económico, turístico, industrial, político, etc.

Un Aerocafé completo sería superar las realidades de conectividad aérea que actualmente tiene el Eje Cafetero e incluso Antioquia y el Valle del Cauca. Este si sería una obra con pensamiento macro y con visión al futuro, más cuando El Matecaña de Pereira que acaba de ser modernizado y desde hace varios años viene en un proceso de mejoras, no tendrá como seguirse desarrollando en alrededor de unas dos décadas. Dicen los expertos que ya llegó al tope de su capacidad de desarrollo.

Para tener el Aeropuerto del café que es el que necesita la región, el país e incluso esta zona del continente, hay que hacer inversiones que parecieran fantasiosas. De entrada, hay que descartar que sea con dineros públicos. No solo no hay el capital económico, sino que los riesgos de mayores costos y demoras son altísimos. La solución es concesionarlo con un privado y con total seguridad tendrá que ser extranjero.

La gerente de Aerocafé dijo que esta posibilidad está en la agenda de este proyecto. Esta es la única luz de esperanza para esta idea de aeropuerto que lleva 40 años sin poder ejecutarse. Claro está que primero se debe sanear el tema, pues los corruptos lo contaminaron severamente con algunas ejecuciones de obras que ya van camino los 10 años de paralizadas, devorando millonarios recursos en inversiones de mantenimiento, gastos operacionales y otra cantidad de rubros inexplicables.

Ya es hora de que la gente en Caldas despierte, se informe y entienda que Aerocafé es el proyecto que jalonaría la mayor posibilidad de progreso para la región y que no debe hacerse como una colcha de retazos, exponiéndolo a la quiebra y a consolidarse aún más como el monumento a la incapacidad de la clase dirigente de Caldas para hacer megaobras de progreso.

Es hora de que Aerocafé en fase 3 pase a ser realidad y que deje de ser el cañazo de los políticos para buscar votos y acceder al poder en la región o incluso del país.

2 COMENTARIOS

  1. Se necesita que la Señora Amparo Sánchez, deje la gerencia de Aerocafe, que permita fluir a la empresa privada en la construcción del Aeropuerto.
    Once años en los que se han enterrado los aportes para su ejecución.
    Un proyecto que no debe generar celos regionales, en cambio un generador de empleo, una proyección del EjevCafetero, que debe hacer alianzas para su progreso.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí