Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadPregunten por las obras de mitigación

Pregunten por las obras de mitigación

Después de la tragedia de La Esneda mantenemos la atención en el riesgo latente que se cierne sobre la ladera norte del río Otún, como efecto del derrame de aguas negras y de escorrentía sobre la cuesta, asunto desatendido por la administración de Dosquebradas, aunque hemos denunciado que a edificaciones de la zona se les cobra el servicio de alcantarillado y no se les presta.

También examinamos la gestión de la Dirección de Gestión del Riesgo (DIGER) del Municipio de Dosquebradas y lo que encontramos no es alentador. El Plan de Acción Especifico con el que se decretó la Calamidad Pública por la afectación de las lluvias, en febrero de 2021, señala taxativamente que las Secretarías de Obras Públicas e Infraestructura y de Desarrollo Agropecuaria y Gestión Ambiental, además del Instituto de Desarrollo Municipal y la E.S.P. Serviciudad, se encargarían de realizar las obras de mitigación del riesgo.

Sin embargo, la Secretaria de Asuntos Administrativos contrató dos ingenieros civiles, uno agroforestal, tres maestros de obra y tres ayudantes de construcción, y los mandó a la DIGER para que ejecutaran obras civiles de estabilización y mitigación del riesgo, bajo la supervisión de su Directora Operativa, que es Administradora de Empresas. Además, celebró un contrato de suministro de materiales de construcción, con destino a tales obras. Todo lo anterior financiado con un empréstito multimillonario.

Desconocemos cuáles obras de mitigación ha construido el equipo contratado, pero ha destacado el portal del municipio de Dosquebradas la reconstrucción de una casa particular en la finca Buenos Aires, de la Vereda El Oso, que se hizo sin licencia de construcción, lo que implica que no existe la aprobación a los diseños de la edificación, ni al uso del suelo en el que se reconstruyo. Esto revela que la DIGER de Dosquebradas violó las normas de construcción que, por mandato de la Ley, debe cumplir cualquier constructor.

Entonces cabe preguntar: Sí la edificación original fue averiada por un fenómeno natural, lo que hace evidente que estaba en zona de riesgo, ¿por qué se reconstruyó en el mismo sitio? o, si no está en zona de riesgo, ¿por qué se reconstruyó con dineros públicos destinados a la mitigación del riesgo?

La Contraloría Municipal de Dosquebradas, que ya intervino en el asunto mediante una auditoría exprés, documentó hallazgos por extralimitación de funciones y aplicación de recursos públicos para obras sin cumplimiento de la normatividad. También encontró que los materiales de construcción adquiridos para la DIGER no están depositados en el almacén municipal, sino al cuidado de un contratista, que no tiene póliza de manejo y que no existe un inventario, o Kardex, de lo depositado.

Los organismos de control harían bien en preguntar por las otras obras de mitigación, financiadas con dineros del empréstito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos