Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadPresidente Petro: ¡calme a la izquierda!

Presidente Petro: ¡calme a la izquierda!

Por JULIO BAYONA MARTÍNEZ

Siempre ha sido un verdadero misterio y uno de los secretos mejor guardados el trasteo de un nuevo presidente a la Casa de Nariño. Con seguridad es el único “coroteo” en Colombia que no tiene vecinos que chismosean el desteñido de los colchones, el raído de las cobijas, lo pelado de los muebles y hacen cálculos de la calidad y cantidad de ropa de los nuevos vecinos: claro está, no ayudan ni …

Es mejor no hablar del que se va porque con seguridad ni el mayor de los chismosos le va a encontrar gracia alguna a ver la salida de unas guitarras destempladas que hace 4 años no se tocan y el vestuario de la primera dama tampoco es que anime a mucho comentario.

La gracia estaría en ver el trasteo de la familia Petro lo cual no podrá ser posible porque en este país los presidentes entran y salen a la Casa de Nariño por la puerta de atrás, pero por más que escondan ya todos sabemos que el nuevo mandatario de los colombianos tiene una cobija chiquita.

No tengo el gusto de conocerlo, pero a simple vista parece que no es muy alto y aun así con esa cobija se tapa la cabeza y se le destapan los pies. El hombre que iba a destruir a Colombia, a generar la explosión de la derecha y a sacar corriendo a banqueros y empresarios, solo horas después de ganar la segunda vuelta calmó las aguas, se reunió con sus mayores contradictores y llamó a un gran acuerdo nacional para crear un nuevo país entre todos.

El mensaje fue claro y contundente dejando sin argumentos a los asesinos morales de la política del miedo y solamente la derecha de la derecha como Paloma Valencia y unos pocos más, salieron a cuestionar el gran acuerdo con un solo argumento: ellos nunca han tenido argumentos y por lo tanto no los necesitan.

Petro se tapó la cabeza “arropando” a la derecha, a los empresarios recalcitrantes, uribistas y todas sus especies, pero tal vez no imaginó que le iba a dar frio en los pies y sobre todo en el izquierdo.

Ahora necesita tranquilizar a la izquierda recalcitrante, a los mamertos que todavía dicen que no hay que dar limosna porque se atrasa la revolución y el fútbol es el opio del pueblo. Ese sector de la izquierda, del ala de Robledo y el Moir que todavía debe estar enfrascado en la pelea de si el mejor modelo de socialismo es el de la Unión Soviética o el de la China.

Ese sector de la izquierda, que tiene personas valiosas y muy bien capacitadas, no quiere aceptar que la revolución y el cambio no lo harán unos barbados que bajan de la montaña y rodeados del pueblo llegan al Palacio Presidencial.

El país y las circunstancias piden un modelo progresista, sostenible y como lo dijo el presidente electo, así no nos guste mucho el capitalismo hay que hacer el cambio desde allí. El país demanda reformas y cambios estructurales pero no se le puede olvidar a la izquierda radical que Jaime Bateman aterrizó la pelea del Moir y el Partido Comunista a términos costeños y  colombianos «Y la revolución se hace para el pueblo, por eso tenemos que nacionalizar la revolución, ponerla bajo los pies de Colombia, darle sabor a pachanga, hacerla con bambucos, vallenatos y cumbias, hacerla cantando el Himno Nacional.» Y una ñapa además dijo que “No es tolerante quien no tolera la intolerancia”.

2 COMENTARIOS

  1. Respetado Columnista:
    Da gusto leer su columna, con conceptos claros sobre el accionar de la izquierda, ( una izquierda retrograda).
    «Ese sector de la izquierda que tiene personas valiosas y muy bien capacitadas, no quieren aceptar que la revolución y el cambio no lo harán unos barbados que bajan de las montañas y rodeados del pueblo llegan al palacio presidencial.»
    Un párrafo que nos evoca a los hombres y mujeres que lucharon por la defensa de los derechos humanos en otrora..
    Un ideal de lucha soñadora y real en algunos países.
    Pero, bien lo determina usted :
    » El país y las circunstancias piden un modelo progresista sostenible………».
    Y llegó ese tiempo, el de elegir un pensador de país, beligerante desde las ideas, estudioso y conocedor del país, político económico, social y a todos los niveles.
    Un modelo progresista que enfrente con inteligencia y dureza, con honestidad y trabajo continuo, .
    Nos merecemos un país donde el jefe supremo del estado, se rodee de personas académicas, estudiosas , con criterio, de avanzada.
    Gracias por su texto con actualidad conceptual..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos