Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadQatar 22, síntesis de la humanidad hoy

Qatar 22, síntesis de la humanidad hoy

  • La vida es bella, fantasía en medio del horror, el absurdo y la desmesura una vez más a escena con el ensueño, magia señuelo de la pelota.  
  • ¿Otra vez manchadas la Copa y la pelota? Que diría Maradona del primer mundial sin su mirada desde 1978 primero de Argentina, hoy favorita por la Copa que corone a Messi.  

El mundial de fútbol más caro de la historia en todo se juega desde noviembre 22 en un golfo desértico, Catar país sede con dimensiones muy similares en extensión territorial y población del tamaño del Eje Cafetero, los tres departamentos sede principal en un año de los Juegos Deportivos Nacionales de Colombia. El contraste absoluto en dos realidades distantes que dibujan como es que la humanidad llegó donde vamos.

Hablamos para Colombia de unos juegos de sesenta millones de dólares, cuatro mil veces menos que el gasto irracional en el montaje de Catar FIFA.  Empate en clave 22, el mundial de fútbol número 2 , se juega desde noviembre 22, del año 22, con una inversión de 220 mil millones de dólares estimado por fuentes especialistas en inversión.  

Colombia más endeudado que nunca en su historia, debe a la economía global, una deuda externa que suma 50 mil millones de dólares, menos que los 220 mil gastados por el emirato árabe en el evento deportivo más caro de todos los tiempos  ensamblado para ser desmontado luego, hecho inédito en la historia del negocio deportivo. Tal la desmesura y absurdo escalado en la distracción, entretenimiento más rentable de la humanidad pagado con cambio climático por petróleo quemado en el mundo.  Un cruce de factores, causas, consecuencias, efectos colaterales que se distraen en la religión secta mayoritaria de la especie con su dios redondo, balón y gol. 

¿Cuánto cuesta la selfie que cada peregrino de la religión del gol subirá a sus perfiles y plataformas?. Sin duda la más costosa de la historia en la Copa Mundo FIFA más atípica de las 21 realizadas desde 1930 y que en las apuestas debe regresar a Sudamérica, ideal en manos de los Lionel Messi y Scaloni.   Como en las farras juveniles con huéspedes en el suelo para esperar la echada del sitio, durante mes y medio los cataríes deberán aguantar «habitantes de calle» durmiendo en espacios públicos, como el joven argentino que espera aguantar hasta el final estirando mil euros. Doha ciudad de ricos vivirá la congestión nunca imaginada con más de un peregrino por cada uno de sus habitantes copando demanda de servicios disponibles. 

¿Legado posible en la mayor objeción de conciencia de un mundial?. No se conoce un megaevento deportivo con el conflicto ético y las glosas en derechos humanos que pesan sobre esta fiesta cara de Catar.  Miles de vidas quedaron apagadas en el suelo donde se levanta fastuoso el gran teatro artificial humano que enciende sus luces en el emirato océano de arena ardiente en el calor insostenible acondicionado para esta puesta en escena de la desmesura, inequidad y opulencia que abochorna en la pandemia de hambre mundial.   Organismos de derechos humanos agudizarán su acusación sobre Catar. Periodistas como Jens Weinreich devolvieron su acreditación de prensa por objeción de conciencia sobre esta organización.

Plumas y voces oníricas con cantos y gritos henchidos en la épica retórica posible surcarán el espectro y las ondas en sus relatos, vibratos y emociones para cantar la ilusión según la cual la vida es suprema en el  éxtasis orgiástico del grito anhelado, el gol culmen de la espera ansiosa de sus feligreses. Geometría de las emociones ensambladas con todos los artificios a la mano para vender con máxima factura la ilusión de un nirvana hecho con el más plácido divertimento humano, el juego dibujado por la trayectoria glamorosa de un balón con todas las piruetas posibles hasta llegar a encajonar el objeto de la fantasía en una malla.  Gol, tres signos del castellano desatan la explosión de dopamina y oxitocina, en el más costoso coctel hormonal masivo del tsunami humano por el cual sus adictos pagan el precio que fuere.

El negocio FIFA es de los más potentes en la legalidad por encima, por debajo de la mesa y por todos los lados y resquicios posibles. El deporte va donde está en todos sus líos de números monetarios y vicios consecuencia de la codicia, por la huella trazada desde las más grandes ligas como la del fútbol.  La humanidad verá más absurdo y desmesura en nombre del juego por el placer humano.  Como en la extinción por el daño climático todos los excesos en nombre del podio y orgullo deportivo pasarán de largo hasta lo irreversible.  

El hacinamiento de la peregrinación a Doha y su área metropolitana, Meca futbolera, como tampoco el lujo desmesurado de los que van a imponer el récord de gasto, apenas son una muestra de cómo vive la humanidad. Siete mil quinientos millones de seres humanos podrían asomarse a observar un realiti de tres millones de soñadores con el nirvana de su religión redonda que les deja lo vivido sin remordimiento.

Escrito por Hernando Ayala M. Periodista   Programa Sociedad para Todos 30DS   E Mail disnnet@gmail.com    

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos