¡Qué derecha tan siniestra!

2
736

Por: Ferley Henao Ospina

No creo el cuento de “izquierda” y “derecha” que este sistema utiliza, con el propósito de silenciar las voces críticas. Antes le decían “comunista” a todo aquel que no estuviera de acuerdo con las cosas que ellos hacen. Y ¿cuáles son las cosas que ellos hacen?

Hacen todo aquello que perjudique a la sociedad en lo ambiental, lo social y lo económico. Se roban todo, hasta los almuerzos escolares, las pensiones, las medicinas, los recursos para el adulto mayor, los dineros para la cultura, los fondos públicos para paliar el hambre de los miles de niños que la padecen de verdad en La Guajira y en otros ignorados rincones de Colombia, pero además NO PAGAN IMPUESTOS.

Convienen con los depredadores del medio ambiente para que parezcan legítimas sus acciones en contra del clima, del agua, del suelo, del aire y de todo lo que nos pertenece porque forma parte de la naturaleza y es esencial para la vida.

Contratan, con aquellos que no van a cumplir las obras públicas, muchas de ellas no se terminan y en algunos casos hasta se “inauguran” varias veces.

En esto llevan 200 años (2 siglos) y el país mal, muy mal. Y así, sin ninguna vergüenza, pero con mucho cinismo se atribuyen la condición de ser los que saben. Tratan de desprestigiar, con epítetos que acuñan en sus medios, a todo aquel que no pertenece a los pérfidos partidos que siempre han gobernado.

Una de esas senadoras que llegó allá, junto con otras siniestras damas que se creen diestras, ha colocado unas vallas que dicen: “Que casualidad, La derecha es diestra y la izquierda es siniestra”.

Debería primero, ir al diccionario, herramienta fundamental para la comunicación. “Siniestro, Siniestra: 1. Que está hecho con perversidad o mala intención. 2. Que causa cierto temor o angustia por su carácter sombrío o macabro o por su relación con la muerte”. ¿Estas definiciones no se le parecen mucho a lo que desgraciadamente vivimos en estos gobiernos de lo que ella llama diestra?

Convirtieron a Colombia en una tragedia, porque siendo muy rica la han empobrecido; porque contando con gente pacífica, la volvieron escenario violento; porque teniendo maravillosas y abundantes tierras, a los campesinos se las despojaron; porque a gente tan inteligente, la han idiotizado negándole todas las oportunidades para prepararse y para surgir. Eso es lo que la señora llama “diestra” y se enorgullece de pertenecer a semejante casta.

La calamidad colombiana tiene larga historia de casi 200 años, desde cuando los corruptos decidieron perseguir a Bolívar hasta consumar el acto culminante: La noche septembrina, después de que el Libertador se declaró enemigo de la corrupción, decretando en Lima la pena capital para los corruptos.

A partir de allí, se sucedieron bolivarianos y santanderistas, quienes no eran otra cosa que los mismos con diferente bandera y así continuó desde 1848 y 1849 cuando se crearon los partidos Liberal y Conservador.

Desde entonces hasta ahora, tenemos un estado protector de los ricos, sin importar el daño que eso ocasiona a los más débiles y vulnerables. Uno de estos partidos se definía “conservacionista”, “preferían continuar con el Estado colonial que se había alargado, porque las transformaciones podían interferir con sus intereses económicos: la abolición de la esclavitud, por ejemplo, afectaba los intereses económicos de los esclavistas, porque perderían el dinero que los esclavos les habían costado y se verían obligados a contratar jornaleros” (Banrepcultural).

Aplicando la misma teoría, este gobierno les regaló 10,5 Billones a los más ricos y poderosos con el supuesto (más cuento que supuesto) que ellos van a generar empleo. Ya sabemos que el resultado ha sido un auténtico y estruendoso fiasco.

Además, en este sistema de la mal llamada “diestra”, tras haber movido parte de los puestos de trabajo formales a la figura de contratistas por prestación de servicios sin beneficios ni estabilidad, están buscando torcer las estadísticas mediante el truco de aumentar los empleos, imponiendo la contratación por horas y así, en el hipotético caso de que consiguieran que todos pasen a trabajar solo 4 horas, tendríamos el doble de ocupados, en una perversa apariencia de mejora laboral que pudiéramos llamar “falsos positivos laborales”. Es cruel, pero es así, porque además le agregan una reforma pensional para asegurarse que no vuelvan a haber pensionados, a no ser que se haga el milagro de un aumento de la longevidad general que gire en torno a los 150 años.

Nuevos partidos no afloraron y siguen gobernando los mismos con las mismas complicidades, con los mismos vicios, con el mismo cinismo y con la misma inequidad.

¿Con que autoridad, entonces, se atribuyen el derecho a considerarse los dueños del conocimiento?

Esos que llevan 200 años empobreciendo este país, maltratando a su gente, saqueando el tesoro público, son los que se atribuyen la condición de ser los únicos que saben gobernar. Y mi pregunta es: ¿Si saben gobernar, por qué lo han hecho tan mal? ¿Por qué importamos más del 80% del maíz y del tomate, casi todo el trigo y la cebada? ¿Por qué están acabando con los bosques, con los humedales, con los páramos, con los ríos?

¿Habrá alguien responsable e inteligente en el alto gobierno que sea capaz de responder estas sencillas preguntas? porque este país está “patas pa´arriba”.

ferleyhenao@gmail.com

2 COMENTARIOS

  1. Excelente planteamiento.
    Y lo de patas arriba, coherente con la falta de coordinación desde el Ejecutivo central, con los ministros, con mandatarios deptales y locales..

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí