Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad¿Qué es la pereiranidad?

¿Qué es la pereiranidad?

Por una desafortunada coincidencia el día de la pereiranidad cayó en un «día sin carro». En tales circunstancias fue muy difícil emprender actividades que permitieran celebrar la fecha que destaca nuestro talante, nuestra idiosincrasia y nuestro civismo. Dichosamente para la Secretaría de Cultura de la ciudad, para la emisora cultural Remigio Antonio Cañarte y para el periódico El Diario, entre otros, la fecha no pasó desapercibida.

Los pereiranos celebramos con mucho orgullo el 26 de septiembre de cada año el carácter extraordinario que hemos construido a través de casi 500 años de historia. Gracias a una iniciativa de mi amigo —académico e historiador— Alonso Molina Corrales quien para el 2009 fungía como concejal de la ciudad se aprobó el acuerdo municipal No.35 de ese año que conmemora —en la fecha de nacimiento de nuestro bardo y poeta Luis Carlos González— el día de la pereiranidad.

Pero, ¿qué es eso? se preguntarán algunos coterráneos. La pereiranidad es simplemente el nombre que le hemos dado a nuestra idiosincrasia. Los pereiranos somos —y hemos sido desde siempre— una sociedad abierta, alegre y solidaria. Quien haya llegado a nuestros lares en busca de fortuna encontró siempre brazos abiertos. «Aquí no hay forasteros, todos somos pereiranos» reza el aforismo pronunciado en 1947 por el maestro Luciano García Gómez y que exhibimos ufanos en una placa ubicada en la plaza mayor. Así somos. Amables y serviciales con quien nos escoge para cimentar su hogar.

Más que el ADN de nuestros ancestros fue quizás el clima y nuestra ubicación geográfica las que nos brindaron un entorno maravilloso donde no se sufre de frío ni de calor, donde muchos foráneos quieren vivir y donde hay oportunidades para todos. No en vano somos el segundo polo de atracción para los capitalinos y para los colombianos que han alcanzado su jubilación.

De toda esa amalgama de bondades nació el civismo pereirano, un sentimiento generalizado de solidaridad que no viene en pastillas, ni se vende en las farmacias, una actitud de respeto hacia lo público y de fraternidad frente a los demás. Una simbiosis entre Estado, sector privado y comunidad. Entre todos —y a través de los años— adelantamos heroicas gestas: hicimos un hospital, un estadio, una villa olímpica, un aeropuerto, una inmensa avenida, varios parques y muchas cosas más. El civismo pereirano alcanzó su cúspide al convertirse en la característica más altruista del concepto de ciudadanía.

Pero el civismo necesita liderazgo. Sin él no hay combustible que impulse el desarrollo. A las sociedades las mueven los líderes, los verdaderos, los grandes. Y la ciudad los ha venido perdiendo. La modernidad con su materialismo desbocado, los avances tecnológicos y la informática han sido también factores que contribuyeron al nuevo comportamiento social. La banalidad se apoderó de las nuevas generaciones y fue desapareciendo el espíritu de asociación para darle paso al individualismo. La corrupción se asentó en todas las esferas de nuestra ciudad y como puntillazo final vino la nueva Carta Magna y singularizó la política, ya en franco deterioro ante la democratización exagerada de los escenarios de poder que rompieron los vínculos estrechos que habíamos construido entre lo público y lo privado.

Ese es el reto de la pereiranidad: reconstruir los lazos entre el Estado, el empresariado y la sociedad civil. Se buscan líderes.

Artículo anterior
Artículo siguiente

3 COMENTARIOS

  1. Excelente compendio de atributos. Si los que llegan los acogen y se impregnan de ellos no pierde fuerza la pereiranidad, que, lastimosamente, se nos va quedando en el recuerdo de los viejos.

  2. Pereiranidad, suena bonito pero difícil de pronunciar y también difícil de aplicar, dadas las muchas circunstancias que el dr Ernesto mismo acota, por estos cambios que viene sufriendo el ritmo del cambio en muchos de los frentes.
    Me gusta saber que un articulista como usted haga estas apreciaciones sobre lo que es la pereiranidad. A ello me atrevo agregarle que si bien el CIVISMO ha sido una particularidad de la ciudad en sí, y a la vista se ven las obras realizadas en otrara, se ha de hacer énfasis en que el carácter de la ciudadanía es importante rescatar, para que el ser humano que vive por ser nato o de adopción en esta hermosa villa de Cañarte, siga paso a paso el ser el ciudadano de a pie que valora y dignifica su condición de pereirano. Es menester que voces
    importantes en el ámbito regional y local hablen el mismo idioma sobre lo que es el comportamiento cierto, sobre como ciudar lo que ya se ha hecho, y lo que el progreso y el avance estén en proyección de realizar.
    MI CUENTO ES EL CIVISMO seguirá con denuedo apuntes y hechos que propendan porque este ciudadano normal y andante, reconozca su pereiranidad y la ejerza con corazón valiente y pujante. Tener esta fecha presente es vital porque nos recuerda de donde somos y como lo vivimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN