Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad¿Qué haremos con Matecaña?

¿Qué haremos con Matecaña?

Hace algunos días, en una reunión del Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío, el director de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil – AEROCIVIL, Sergio Paris, al hablar sobre el futuro del aeropuerto de Armenia, les dijo a los participantes: «Conectar el aeropuerto El Edén con Europa es el mandato que le ha puesto el presidente de la República a la Aerocivil y tenemos que cumplirle porque ese es el compromiso que tenemos todos. La vocación de este aeropuerto es turística y el turismo mueve una economía importante para la región». Para concretar el proyecto anunció la inversión de un billón de pesos y se calculó que debería estar listo en el 2030.

Esa suma seria adicional a los $260.000 millones que el Gobierno Nacional ya destinó para la extensión de la pista y mejoramiento de la infraestructura de El Edén, obras que, de acuerdo con lo anunciado por el director del Departamento Nacional de Planeación, Jorge Iván González Borrero, se contratarían dentro de poco tiempo.

Dejando aparte la utopía que es creer que nuestra región podría sostener frecuencias regulares a Europa, con aviones de cabina ensanchada, debemos analizar, con anticipación y juicio, el futuro de Matecaña pues, aunque nuestro aeropuerto mueve hoy el 80% de los pasajeros del Eje Cafetero, sin ninguna duda, la operación de otro mayor a solo 62 kilómetros, que se recorren en una hora, nos afectaría negativamente al, por lo menos, dividir el mercado.

En el año 2022 Matecaña movió más de 2.700.000 pasajeros con una proyección de aumento del 2,9%, para este 2023. En la actualización de su Plan Maestro, elaborada este año por la firma AERTEC Sucursal Colombia, se estima que en 2030 se alcanzarían los 4.100.000 pasajeros, cifra que contrasta positivamente y con los 2.800.000 viajeros que se proyectaron para 2032, con 27.000 vuelos, en la versión de ese Plan de 2018. La comparación nos muestra que, en este año, 2023, se superará la cantidad de pasajeros que se calculó hace cinco años, para los siguientes doce, lo que nos da una visión concreta del crecimiento de la operación del aeropuerto. 

En esa actualización del Plan, los 4.100.000 pasajeros de 2030 se moverían en 36.246 vuelos. Al rehacer el cálculo encontramos que esos vuelos tendrían un promedio de 115 pasajeros en cada avión y serían cerca de 100 vuelos diarios, 6 por hora, en cada una de las 18 horas de operación diaria del aeropuerto, o 4 vuelos por hora si ajustamos el promedio de pasajeros a 150 en cada avión.

De esta danza de cifras se desprende que, de darse el crecimiento proyectado, en años próximos el Aeropuerto Internacional Matecaña estaría enfrentado un grave deterioro en la calidad de sus servicios, por el aumento del tiempo de procesamiento de los pasajeros, la congestión en la plataforma y la única pista, para el movimiento de los aviones y los momentos de acumulación en el espacio aéreo, entre otros fenómenos. Un estado tal que pasajeros y aerolíneas podrían preferir otro aeródromo.

Aunque la actualización del Pan Maestro contempla soluciones puntuales como el crecimiento de la plataforma, la construcción de una larga calle de rodaje, que implicaría correr la vía de acceso; la ampliación de las salas de embarque y agregar más puentes de abordaje, entre otras acciones; la ciudad debe decidir, con la anticipación adecuada, sí es más conveniente y tiene sentido, invertir en esos remedios y aferrarse a Matecaña o, buscar una ubicación más amplia para nuestra operación aérea.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos