Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Deportes¡¡¡Qué horror lo del Deportivo Pereira!!!

¡¡¡Qué horror lo del Deportivo Pereira!!!

Por JORGE EDUARDO MURILLO MEJIA

Escribir tantas columnas sobre un mismo tema parecería que podría cansar a los lectores, pero en este caso nos vamos a tener que cansar o de lo contrario vamos otra vez para la “B”. Lo triste del caso es que en un proceso tan sencillo de desarrollar nadie en la ciudad toma las banderas de esta situación, ni siquiera el famoso civismo pereirano. Somos los masoquistas más grandes del planeta, nos la pasamos durante ocho años quejándonos y haciendo fuerza, primero para salirnos del calvario del descenso y segundo haciendo fuerza para no volver a caer.

Lo peor es que sabemos cuál es la solución, pero nunca la atacamos y vamos al vaivén de lo que venga. Una liquidación es un sencillo ejercicio económico-jurídico que consiste en realizar unos activos para pagar unos pasivos y ya. Con lo que ofrezca un postor se le pagan las deudas a los acreedores y el nuevo dueño arma el equipo y para adelante. Pero nadie aparece para tomar las riendas del problema y no se ve la solución; los comentaristas de fútbol analizan al final de cada partido qué pasó y especulan sobre nuevas contrataciones para el siguiente torneo, pero sobre el seguimiento al proceso de liquidación, mutis por el foro y silencio total ¿Entonces quién podrá defendernos? se buscan dirigentes cívicos, deportivos y políticos de la ciudad que se sienten y le peguen un puño a la mesa, convoquen al alcalde y salgamos adelante con el equipo. Hay que ir a hablar con el superintendente de sociedades y preguntarle por qué una liquidación dura 8 años con una institución quebrada, pero con unos ingresos millonarios que le permite ganar el torneo de la “B” y estar jugando la liga. Hay que exigirle seriedad al juzgado que permite que cada acto sea impugnado por un acreedor que ya tuvo el suficiente tiempo para hacer valer su acreencia; en derecho estos términos deben vencerse y por lo tanto el juez debe definir, actuar, juzgar y fallar. Eso es sencillo de ver en una empresa de normal desempeño, hace años se hubiera solucionado la situación y punto final, Pero lo inexplicable es que no hay dolientes en la ciudad, la sociedad pereirana se volvió experta en sufrir, diagnosticar el problema y quejarse. De acá a diciembre, fecha del nuevo descenso, todos sabemos qué va a pasar, solo quedan seis meses, no hay plata para un equipo competitivo y hace tan solo un día la jueza le dio anchas al asunto frente a un acreedor inconforme. Que tristeza que no aparezcan los dolientes, acá es donde necesitamos la verraquera y civismo de nuestra dirigencia. ¿Quiénes se le miden???

Artículo anterior
Artículo siguiente

2 COMENTARIOS

  1. Respetado Columnista: nos muestra efectivas y contundentes soluciones para salvar un proyecto de ciudad: el Deportivo Pereira.
    Realizar una campaña publicitaria, periodística : televisiva, radial, escrita, que llegue a hinchas , comunidad civil y política .
    Impactar en los medios , para salvar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos