Que resista el Deportivo Pereira

0
55

Por James Cifuentes Maldonado

Una amiga me compartió un meme en el que el Ministro de Salud estaría anunciando que el Fútbol Profesional Colombiano no iría más por  lo que resta de 2020, versión que inmediatamente el Gobierno Nacional matizó, precisando que la puerta aún no está cerrada en esta materia tan cara a los afectos de los hinchas y seguidores que somos muchos; decía mi amiga: «del ahogado el sombrero» indicándome que por lo menos tendremos al Deportivo Pereira un año más en la A; triste y pírrica ganancia que nos dejaría el COVID-19.

Si las cosas hoy quedaran congeladas en la Liga Bet-Play, las tablas darían cuenta de que, jugadas 8 fechas, el Pereira ocupa el puesto 10 con 11 puntos, 4 menos que el primero que es Atlético Nacional, es decir que aquí no se ha resuelto nada y, en mi opinión, no habría ninguna posibilidad de dar un orden en la clasificación, lo que implicaría para la historia del país que en el año 2020 el futbol fue fallido, que no hubo vencedores ni vencidos.

De cara al descenso, Boyacá Chicó, Jaguares y el amado Matecaña simplemente aplazarían la discusión para 2021, y, dadas las circunstancias de la crisis que empieza a afectar a los equipos, para el año próximo se volvería a barajar y a repartir nuevamente ya que, para nadie es un secreto que la fase pacífica del encierro ya ha terminado y han empezado a darse las desavenencias entre directivos, técnicos y jugadores, por el factor dinero, lo cual puede llevar al traste el proceso no solo del Deportivo Pereira sino de muchos planteles, porque casi mes y medio de cuarentena nos han demostrado que cuando se para la producción no hay capital que aguante y que en la hecatombe confirmamos que los pobres son más pobres y que los ricos no lo son tanto, o por lo menos eso es lo que nos hacen parecer.

Para nada siento gozo porque el Pereira siga en la A, gracias a la parálisis y arrinconados por un virus, comprometiéndose todo un proceso que desde el ascenso nos tenía de plácemes, causando buenas sensaciones en el retorno y encaminados en el sueño de alcanzar una estrella.

Si por culpa de la pandemia el técnico Craviotto y sus dirigidos llegaran a tomar las de villa diego, porque «amor con hambre no dura» y «por la plata baila el mono», sería una pena, pero lo entendería. Sin embargo, les pido que se llenen de valor y de templanza, como lo estamos haciendo todas las familias pereiranas, para que resistan. Volver juntos ya sea en el segundo semestre o en 2021, al margen de lo económico, sería muy meritorio y significativo.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí