Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadRecordando el fin de otro gobierno

Recordando el fin de otro gobierno

En agosto de 2019, cuando faltaban pocos meses para finalizar el periodo del alcalde Juan Pablo Gallo y al referirnos a la Glorieta de Corales, en este mismo espacio de opinión publicamos:

«El diseño de la nueva intersección y de otros tramos viales, fue contratado por la Alcaldía de Pereira, después de un concurso de méritos, en 2015 y costó $840 millones. Sin embargo, la obra que se pretende contratar ahora no sigue el diseño que se pagó entonces, porque se le cercenó el paso deprimido, en forma de “Y”, que era el componente que repartiría el tráfico vehicular en dos niveles, para darle fluidez. (…)

Pero, de acuerdo con el criterio de los ingenieros que hacen parte de la Corporación VIGÍA Cívica, la intersección, sin el deprimido, sería una solución muy efímera para el problema que se quiere resolver, puesto que, solo con el flujo vehicular actual, estaría cerca de la saturación desde el comienzo y, en pocos años, lo estaría totalmente. Además, por razones técnicas, una vez construida no se le podría agregar el deprimido y sería necesario derrumbarla, para reconstruirla, incluyéndolo.»

Hoy, cuando se acerca la posesión del nuevo alcalde de Pereira, Mauricio Salazar Peláez, quien tiene como una de las prioridades de la nueva administración, la solución del nudo vehicular que allí se forma; reiteramos el concepto que publicamos entonces.

La ciudad aplaude el propósito del alcalde Mauricio Salazar, de arreglar el problema, pero desde la Corporación VIGÍA Cívica le hacemos un llamado a que, en la secretaria de Infraestructura del Municipio de Pereira, busque rodearse de un personal técnico idóneo, hoy hay allí criterios que han permanecido en las últimas administraciones, aunque el éxito de su gestión haya sido escaso.

Una comparación soporta el argumento: desde 2020, la ciudad de Manizales ha construido, sin contar intersecciones, 19 kilómetros/carril de avenidas. En Pereira, en el mismo periodo se construyó la primera etapa del anillo longitudinal que nos vendieron como una alternativa a la muy saturada Avenida 30 de agosto, pero nunca construyeron el par vial paralelo al costado norte y después de 10 años de espera se terminó la Avenida San Mateo con una longitud de solo 700 metros/carril.

Y cada día parece más lejana la conclusión de la Avenida de los Colibríes saturada de problemas por imperdonables errores de administración, unos de los cuales, seguramente, tendrán su desenlace en los estrados judiciales: Hay muchos propietarios que hace casi dos años, con el criterio de favorecer el desarrollo de la ciudad, entregaron voluntariamente franjas de terreno necesarias para la vía y hoy desconcertados, no saben cuánto les van a pagar por los terrenos y a quien cobrarle los daños adicionales que han sufrido sus propiedades, sus vías internas y sus conexiones a las redes de servicios públicos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos