Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadRecursos dudosos en campañas por la alcaldía de Pereira

Recursos dudosos en campañas por la alcaldía de Pereira

La precipitud de la campaña del candidato a la alcaldía de Pereira Maicol Lopera lo ubicó en el ojo del huracán. Divulgó en la temible “nube” un mensaje de su líder, quien exige a viva voz que su contendiente Mauricio Salazar aclare el origen de sus recursos, con un tonito socarrón y destinado, al parecer, a generar inquietud sobre su legitimidad.

Y la bomba estalló. Salazar reaccionó con cuestionamientos en contra de Lopera.

Lo que suponían los creativos que sería una jugada estratégica para ganar electores se devolvió contra el atacante y el atacado y alcanzó el tamaño de la recordada avalancha que en 2014 sepultó a por lo menos 16 guías nepalíes en el monte Everest. La pesada mole desprendida del escándalo pasó por encima de sus propios inventores.

Ahora los ciudadanos nos preguntamos si acaso es verdad que dos poderes económicos de “dudosa reputación” se están enfrentando en las elecciones para ubicar un títere en cabeza de la administración local.

Aclaro que no conozco a Salazar ni a Lopera. Si alguna vez me los crucé en mi camino, los olvidé. Por lo tanto, ignoro qué tan cierto o falso sea lo que cada uno quiere dar a entender sobre el otro. Desde mi perspectiva se trata de dos señores extraños y les concedo el beneficio de la duda. Parto del supuesto de que ambos son inocentes.

Sin embargo, el tema captó mi atención porque demuestra cuánto se parecen algunos consejeros de Pereira a los del Palacio de Nariño, donde cometen errores tan infantiles y anti-profesionales como presentar al Presidente de la República bajándose de unos tacones rosados para compararlo con la Barbie, o insertar aplausos pregrabados a un discurso de Petro, al mejor estilo de antiquísimas comedias estadounidenses como Hechizada, la Isla de Guilligan, los Beverly Ricos, entre otras.

El debate sobre la financiación de ambas campañas produce gran daño a quien lo inició; es decir, a Maicol Lopera. En vez de “dar papaya” habría podido enfatizar su programa de gobierno y los puntos que lo diferencian de sus opositores.

En contraposición a lo que esperaba el círculo íntimo de don Maicol, su rival Salazar se envalentonó y tomó impulso para devolver las acusaciones en términos similares al ataque lanzado en su contra. O sea, le devolvió el misil a su enemigo electoral, como hábil general de guerra.

Y en medio de la pelea, con aparente serenidad y prudencia, una señora de nombre Martha Alzate a quien solo he visto en fotografías, pero entiendo que es una veterana columnista, ha pescado en río revuelto para anunciarse como la alternativa honesta para la ciudad.

Insisto: desconozco de dónde proviene el dinero que están utilizando los aspirantes al primer cargo administrativo de la capital risaraldense. No es asunto mío. Pero vale la pena reflexionar sobre los efectos adversos de la altísima oferta gratuita de redes sociales virtuales que son utilizadas para divulgar rumores sin reflexión ni verificación previa del contenido de los mensajes.

El facilismo ha degenerado a las personas al punto de que lanzan al aire cualquier afirmación, sin calcular sus alcances; sin madurar las ideas. Creen que disparan un cañón cuando, en realidad, arrojan un “boomerang” que se devuelve para darle alcance al mismo cazador mal entrenado en el uso de tan primitiva pero sofisticada arma.

Hoy, más que nunca, se percibe a diario la necesidad de la formación académica de los comunicadores a nivel universitario para que adquieran y consoliden principios éticos y, sobre todo, criterios sólidos al momento de diseñar sus estrategias.

Las salidas en falso como la que dio inicio a la contienda verbal Lopera-Salazar hacen que añoremos los desaparecidos medios de comunicación masivos serios que siguen pereciendo bajo la implacable aplanadora de la web. Salvo por valiosas excepciones, Internet se está convirtiendo en la sepulturera de la buena prensa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos