Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadRisaralda, la prehistoria.

Risaralda, la prehistoria.

En retocando imagines, Luis Carlos Gonzales nos recuerda la génesis de la separación de Caldas. Fue esta una aspiración de muchos años; recuerda cómo, en 1926, el concejo municipal de Pereira dio los primeros pasos, mediante la solicitud de la creación del Tribunal Superior, oficio del cual se encarga a don Eleuterio Serna, así se obtiene, en 1.927, la ley 77 por medio de la cual se logra una instancia judicial vecina e integrada por juristas propios.

Poco nos duró la fiesta, el presidente Miguel Abadía Méndez objetó la norma que habíamos logrado con tanto esfuerzo, dadas las presiones que los magistrados del tribunal de Manizales hicieran ante esta última instancia.

La lucha apenas empezaba, el Concejo Municipal de Pereira se reunió en sesión extraordinaria en un cabildo abierto, allí el parlamentario pereirano José Antonio Henao “mellizo”  calificó al presidente Abadía como el “bonzo de la carrera” y remató diciendo que en su conciencia espantan a medio día. Los hechos, que son tozudos, le dieron la razón a los pereiranos y fue así como la ley 4, aprobada siete meses después, fue el primer logro en la que sería una muy larga lucha para lograr separarnos del hermano que ya no era el mayor de la familia.

El episodio de los tribunales fue el cañonazo inicial y de allí surgió la idea del departamento del Quindío capital Pereira, lideraron la causa: Julio Castro, Juan Antonio Cardona Tascón, Alfonso Mejía Robledo, Nepomuceno Vallejo quien actuó como tesorero y don Luis Ramírez el dueño del teatro. Las manifestaciones callejeras no se hicieron esperar, los pereiranos marchaban y a falta de himno propio entonaban La Marsellesa; el coro que llamaba a que “formemos batallón, no hay tiempo que perder, la santa libertad nos espera” convocaba a la rebelión, se recuerda al fogoso orador don Manuel Alzate, quien al recibir un vaso de agua para aclarar su garganta respondió:“Tengo sed, mucha sed, sed de venganza. No me deis agua que apenas sirve para bendecirla, dadme cartílagos de león para aclamarla”. Esa gesta se frustró, entre otras razones porque Armenia, como ocurriría años después, no nos acompañó en el empeño.

La idea del departamento del  Quindío capital Pereira no quedó en el olvido, se dieron otros intentos que no prosperaron, pero seguían en el orden de día, tanto que en los años cuarenta, circuló un periódico liberal de gran formato llamado el Diario del Quindío, iniciativa que patrocinaron Guillermo Vallejo Restrepo, Guillermo Ángel Ramírez, Héctor Angel Arcila, Gonzalo Arango H, Rafael Cano Giraldo.

Guillermo Álzate Fernández en su libro “Desmembración de la Mariposa Verde” recuerda como el Diario de Pereira en 1.946 bajo el titular: “ EL CENTRALISMO ASFIXIANTE Y PELIGROSO” dice que: “ la delegación al Congreso Cafetero es un reto a Pereira. De 16 delegados, 10 son manizaleños, uno para Pereira”, también recuerda a Benjamín Ángel Maya quien, a raíz de la molestia por el desconocimiento de los derechos de los municipios más productores de café como Pereira y Calarcá, dijo que Manizales no produce café, que “es tierra de neblina y espartillo”.

Del centralismo de la capital de Caldas hay mil una citas pero solo años más tarde, cuenta Miguel Álvarez, quien entonces laboraba con mi padre Guillermo Ángel Ramírez,  que en su oficina  se produce una reunión fruto de la cual se genera el 20 de agosto de 1.966  una nota dirigida a; Gonzalo Vallejo Restrepo, José Carlos Ángel Ramírez, Eduardo Valencia Arboleda y Rafael Cuartas Gaviria, en cual dice que se integró una comisión para iniciar la documentación para presentar el proyecto de ley que crearía el nuevo departamento, el cual tomó vuelo con la integración de su comité ejecutivo presidido por don Gonzalo Vallejo acompañado por Guillermo Angel Ramírez, Enrique Ocampo, Alberto Mesa, Arturo Valencia, y Jaime Botero; en la lucha participó Pereira entero.

2 COMENTARIOS

  1. Esperamos que Juan Guillermo nos explique mañana, con su habilidosa retórica en la columna Escampadero, cuáles fueron los profundos postulados éticos que le llevaron a cambiar su voto.

    • Juan Guillermo no te va a dar ninguna explicación, es su estilo y esencia. Durante muchos años fue un liberal de «racamandaca», amigo de Ernesto Samper, Horacio Serpa y «Piedad Córdoba», con quién hizo un extenso recorrido por el departamento de Risaralda en la campaña de Carlos Arturo López a gobernación. Corpartieron tarima en Quinchía agitando las banderas rojas. Luego de la derrota de Serpa con Uribe, se bajó del carrorriel de la derrota – expresión que siempre acuña a en sus discursos-, para treparse en la motosierra del poder del hijo de Salgar por el ofrecimiento de un jugoso contrato. Igual hizo con JP Gallo, que lo tuvo los 8 años de su poderío con abultados contratos, ante el ofrecimiento de Mauricio Salazar de nombrarle a su hijo Santiago como gerente de AGUAS. Ahora trata de resarcirse con Gaviria, entregando el voto de los ex rectores de la UTP – que ya estaba comprometido con Molina -, para apoyar a Luis Fernando para que se atornille en el cargo. Con seguridad que esta voltereta no es gratuita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos