Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad«Seré parte de la solución y no del problema»

«Seré parte de la solución y no del problema»

La sucia campaña electoral por la presidencia de Colombia nos atiborró la cabeza con información falsa, mentiras irreconocibles, calumnias anónimas, propuestas ficticias y embustes por doquier.  Las redes sociales, la tv, la radio, los periódicos, algunos empresarios indignos y—muy especialmente— nuestros amigos nos llenaron la cabeza con toda clase de comentarios con los que pretendieron manipular nuestra opinión y por consiguiente nuestro voto. Ejercer el libre derecho al sufragio fue toda una odisea. No quedó familia ni grupo de amigos incólume; todos caímos en la misma trampa que nos acecha desde hace tres o cuatro siglos, aquella que nos llevó por el camino de la violencia, del racismo y de la corrupción. Una dolorosa polarización de la política colombiana que nos vuelve enemigos de nosotros mismos, de nuestros parientes, de quienes piensan diferente.

Por muchas décadas nuestros ancestros, liberales y conservadores, se mataron entre sí blandiendo banderas de ignominia. Asesinaron (y lo siguen haciendo) a muchos de los candidatos presidenciales y a cientos de dirigentes políticos que se opusieron por años a los gobiernos de turno. Nos inventamos un adefesio llamado Frente Nacional (una forma «eunuca» de hacer la política) para repartir el poder entre las élites liberales y conservadoras. Hemos soportado las más bárbaras milicias guerrilleras autoras de masacres y genocidios, primero en nombre de las ideologías y luego de la infame economía del narcotráfico. Y todo esto en medio del creciente cáncer de la corrupción que se insertó en todos los estamentos de la sociedad hasta convertirse en el mayor flagelo que nos acecha e impide mejorar como nación. El «cambio» era inevitable. Algún día tendría que ganar la verdadera oposición. Fuimos construyendo paso a paso y con vulgar agudeza el escenario que tenemos hoy. Por lo tanto, estarán de acuerdo conmigo en que «quejarse es cohonestar».

El primer paso para avanzar como sociedad y para reconciliarnos con nosotros mismos es reconocer nuestra realidad, aceptar los errores y perdonar (que no es olvidar). Estamos frente a una realidad incuestionable, Petro es presidente. Gústenos o no. Y solo los tercos no entenderán que, si a él le va mal, todos caemos al abismo.

No se trata de cerrar los ojos y girarle un cheque en blanco, pero es incomprensible que muchos de nuestros compatriotas quieran continuar en campaña denigrando y hablando mal de quienes ganaron las elecciones. Sobre todo, frente a los innumerables mensajes invitando a un consenso para enfrentar los grandes problemas del país, a las aclaraciones para precisar los alcances de los cambios que se pretenden hacer y a las intenciones de reconciliación. Está bien que en campaña dudemos de las promesas y de las quizás descabelladas propuestas que hacen los candidatos. Muchas nos parecen cantos de sirena para cautivarnos y después cortarnos la cabeza. Pero persistir tercamente en descalificar las propuestas que hace quien ya está elegido y va a asumir la presidencia por cuatro años es un despropósito. No es posible cautivar a Colombia y a un Congreso en el que no hay claras mayorías para el nuevo gobierno con mentiras y sandeces. Petro ha dicho que no se hará reelegir y hay que creerle, que no acudirá a una asamblea constituyente y no la está proponiendo, que respetará la Constitución y ese es un claro mensaje para los poderes legislativo y judicial y para la dirigencia política que no lo acompañó y a la que está invitando en busca de consenso. Ha dicho también que liderará al país dentro de su esquema capitalista y en una economía de mercado. Todos los mensajes que se escuchan —hasta ahora— son positivos, aunque algunos pretendan ignorarlos y calificarlos de mentirosos. Voy a creer; prefiero ser parte de la solución y no del problema.

7 COMENTARIOS

  1. … Pero es que con declaraciones como las de Roy Barreras, que quiere a Petro para 12 años, ya comienza uno a dudar y a pensar que es el mismísimo Presidente, utilizando a ese bárbaro, para mandar ese tipo de mensajes.

  2. Excelente ! Esa es la actitud, las sociedades que no se transforman, inexorablemente mueren o quedan ancladas como en un banco de arena que no permite avanzar. Puede que la solución no esté a la vuelta de la esquina, pero puede hallarse a través del camino de la diferencia, no de la uniformidad y de la repetición.

  3. Respetado Columnista:.
    Que bien su disposición de apertura, de apuntar por el diálogo, por el acercamiento entre las partes con enfoques diferentes frente a la concepción de estado
    Validez por el respeto a la Constitución Nacional, propuesta real y programaticas del Presidente Gustavo Petro.
    Importante que llega una Vicepresidenta, La Doctora Francia Márquez, quien con su inteligencia hace un aporte destacado al proceso de integración entre los colombianos.

  4. Estoy de acuerdo plenamente con esta opinión. Los colombianos hemos vivido por mucho tiempo en una guerra absurda, fraticida, sin saber siquiera el porqué, asusados por intereses de otros y ahora nos encandila la posibilidad real de la paz. Apoyemos al Dr. Petro y a la Dra. Francia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos