SIN LIMÍTES – Alerta Naranja

1
153

Por LUIS ALBERTO MARTÍNEZ

En este tormentoso mundo afligido por cuenta del virus, nos hemos visto obligados a vivir gran parte de nuestro tiempo actual, encarcelados en nuestras propias casas para impedir el peligroso contagio de este mal, que sorpresivamente llegó a nuestras vidas.

El gobierno nacional recomienda una adecuada utilización de los protocolos de bioseguridad para evitar desenlaces fatales, pero desafortunadamente muchas personas prestan oídos sordos y omiten estas advertencias, de allí el inmenso número de contaminados y fallecimientos en el país.

No obstante el vertiginoso ataque del siniestro adversario, mandatarios de todas las regiones dieron libertad para que empresas y negocios, además de trabajadores independientes, abran sus alas y vuelen alto en busca de reactivar la economía, resquebrajada como nunca antes había ocurrido.

Hay establecimientos entre ellos, bares, hoteles y similares que, aunque reabrieron sus puertas se encuentran limitados en la prestación del servicio para el cual fueron matriculados en Cámara de Comercio; las Autoridades de Sanidad aseguran que de a poco darán vía libre para que estos negocios puedan funcionar normalmente.

En la presente semana fuimos sorprendidos con la Alerta Naranja debido al crecido aumento de contagios en el departamento según informe revelado por la Secretaria de Salud de Risaralda que prendió las alarmas, señalando que estamos atravesando el momento más difícil y muy posiblemente llegarán días críticos y la falta de ventiladores y camas, así mismo las clínicas, resultarán insuficientes para atender a los pacientes.

Las recomendaciones de las Autoridades aumentaron ante esta escabrosa realidad: el autocuidado, medidas de control, aglomeraciones, omitir salir de las residencias, al menos que sea estrictamente necesario, son normas básicas en buscan detener la propagación de la enfermedad.

El problema es, si continua en aumento la ola de contagios y muertes el gobierno se vería abocado a declarar la Alerta Roja y otro encierro obligado nos llevaría a la locura.

El rebrote de la pandemia continúa siendo noticia en otros países y las restricciones aparecieron nuevamente, todo indica que el virus sigue inmutable; poco le importa la angustia de la humanidad. Lo peor es que no se vislumbra en corto periodo una vacuna capaz de generar inmunidad adquirida contra este implacable enemigo. Aunque aseguran viene en camino un agente salvador.

¡Cuidémonos! Les recuerdo; ya llega diciembre mes de parranda y alegría, si no nos protegemos, la diabólica aparición nos llevará a la tumba fría y aunque la plata esté escasa, cuidándonos, podremos disfrutar la navidad, así sea encerrados en casa. He dicho.

Felicidades. Luis Alberto Martínez. LAM

1 COMENTARIO

  1. Obligación social individual , colectiva: respetar las normas de bioseguridad.
    Ahora se da el Covid 19, a futuro nuevas enfermedades, virus, que nos alertan sobre un nuevo concepto de forma de vivir, de convivir.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí