Sin límites – El Deporte

0
14

Por: Luis Alberto Martínez

El deporte, el de tantas pasiones, el que nos lleva a vivir momentos palpitantes y nos embriaga de emociones, hoy se encuentra en el más oscuro letargo todo por culpa de una loca pandemia llena de virus que con su siniestra aparición nos arrasa y nos confina en sombras negras e inquietantes, arrebatándonos la tranquilidad y la calma.

Cuánto añoramos la hermosa actividad muscular que nos arrulla en sonoros gritos victoriosos o de angustia ante un triunfo o una derrota. Es el deporte, el que transporta la llama de la victoria y conduce a la juventud por senderos limpios y caminos resplandecientes hasta la cima de las ilusiones.

Lo bello y lo sublime, el sudor y las lágrimas se conjugan en las batallas donde hombres y mujeres combaten feroz pero limpiamente por un título o una medalla que representan el símbolo del esfuerzo y el vibrante delirio de la meta alcanzada.

Por estos tiempos nos encontraríamos ansiosos esperando el inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde se concentran los mejores atletas del planeta, el Tour de Francia con el gran Egan Bernal actual campeón a la cabeza y las otras carreras europeas, la vuelta a España, el Giro de Italia, así mismo estaríamos hoy por hoy, con la tricolor nacional bien puesta disfrutando de las eliminatorias suramericanas al mundial de Qatar 2022. La Copa América de fútbol que ya estaría en la recta final.

Y los hinchas de Deportivo Pereira entregando toda su energía y fuerza positiva para que el equipo se mantenga entre los grandes del fútbol colombiano y no vuelva a caer en esa humillante categoría de los chicos malos.

Los estadios cerrados, coliseos, gimnasios, igual, en fin, todos los escenarios deportivos bajo llave, qué tristeza, solo nos resta esperar que finalmente se inicien los eventos con los protocolos exigidos, aunque sin público, podamos observar el desarrollo del espectáculo a través de la Televisión desde nuestras casas y a “puerta cerrada”.

Para terminar, les recomiendo a los deportistas no seguir el feo y horrible ejemplo de Diego Armando Maradona, catalogado en su momento, el mejor jugador del mundo, que hace pocos días lo vimos en un video que se esparció por el orbe donde apareció bailando con una de sus exnovias, con una figura de marrano decembrino, su caminar cansino, la mirada perdida y una repentina bajada de calzones dejando ver sus pálidas y esponjosas nalgas. Qué Horror, como diría Luis Alfredo Céspedes.

Felicidades.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí