Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

HumorSIN LINITES - El premio mayor

SIN LINITES – El premio mayor

Por LUIS ALBERTO MARTÍNEZ

En estos tiempos de crisis por cuenta de la pandemia, los paros, protestas y el vandalismo de los últimos días, me dispongo alejarme un poco de la actual situación, para contarles tres historias reales de amigos que se ganaron el premio mayor, en distintas épocas, lógicamente.

Pues bien, hace algunos años, estas personas tuvieron la fortuna de pegarle al gordo de la lotería, desde luego no voy a decir cual porque me pueden pasar factura por publicidad.

El primero era un muchacho humilde que se desempeñaba como domicilio de una proveedora de alimentos para el campo muy popular en la ciudad cuyos dueños eran un profesor universitario y un eximio ajedrecista del departamento de Risaralda.

Este joven acostumbraba comprar permanentemente juegos de azar, su fe era enorme y la creencia que en cualquier momento llenaría sus bolsillos con mucho dinero no tenía límites.  Y así fue, las ansias de poder económico se vieron colmadas.

Un diciembre la suerte le sonrió, se llevó el premio mayor. Embargado de alegría, con ojos llorosos y con la voz entre cortada por la emoción llamó a sus jefes y les dijo, no me esperen, ahora soy rico y desapareció del territorio.

Tiempo después la dicha le llegó al periodista Alberto Duque Duque (QEPD), experto en la fabricación de vallas publicitarias en carreteras, maestro en centros educativos de la región, presidente por varios periodos del Circulo de Periodistas Deportivos- Acord Risaralda-.

Duque Duque, tocó el cielo con sus morenas manos, en ellas sostenía el billete de un jugoso premio de una atractiva lotería. Colmado de felicidad se arrodilló, se echó la bendición y contó a sus amistades más cercanas la extraordinaria noticia, eso sí recomendó silencio absoluto, la primicia solo la quería dar él, a la media hora toda Pereira ya estaba enterada del opulento suceso.

El nuevo millonario pereirano como todo novato en el manejo de asuntos financieros, empezó a darse la gran vida, carros nuevos, apartamentos, viajes, paseos, la plata es para gastarla, decía.

Con el correr de los días el billete se le fue esfumando, gastó demasiado, y de repente se vio sin un centavo en el bolsillo. En avanzada edad, probó la soledad y el acoso de una enfermedad, y en septiembre del año pasado su luz se apagó para siempre.

Y el tercero en cuestión, igualmente tenía que ver con los medios in formativos de la ciudad, Ubaldo Galeano, (QEPD) destacado reportero gráfico de reconocida trayectoria y calidad humana. Felizmente dio en el blanco y el premio mayor de la lotería quedó en su poder y en un santiamén despareció de estos lares y fue a parar al vecino país de Ecuador, tiempo después regresó a su querida patria y se instaló en Nariño. Finalmente fijó su morada en Sevilla, Valle, donde ofició de pastor cristiano hasta finales de agosto de2020, mes en que murió.

Esta adinerada historia nos enseña que la riqueza y la vida son efímeras, en un abrir y cerrar de ojos quedamos como nacemos, pelaos y listos para la tumba. Claro que un Premio Mayor en época tan dramática y cruel caería muy bien, seguramente nos haria sonreír, hasta morir. He dicho.

Luis Alberto Martínez. LAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos