Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadSobre las Plantas de Tratamiento (Ii)

Sobre las Plantas de Tratamiento (Ii)

En el artículo de la semana pasada en relación con noticias acaecidas acerca de conflictos derivados de Plantas de Tratamiento Residual (PTAR) en algunas ciudades, se concluyó la conveniencia de comentar sus circunstancias con el objetivo de evitar sucesos similares en la de Pereira, incurrir en contrataciones no claras, desperfectos de montajes, mal funcionamiento, soportes inadecuados en temas constructivos y operativos con secuelas de mayores  presupuestos. En ese orden se analizó la de Bello, Antioquia, los conflictos con el vecindario por  los malos olores que han difuminado su entorno; lo mismo que las divergencias surgidas en Bogotá con la PTAR del Salitre, que llevó a la alcaldesa a advertir que dicha obra pactada en 1.5 billones en el 2017, no está en debida forma para adelantar la descontaminación del río Bogotá. La Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB), que va a ser la operadora, a dos meses de la terminación del contrato, viene desde 2021 exponiendo que no está en completitud ni la ha entregado a la CAR. Lo curioso y extraño, por decir lo menos, es que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó recibir las instalaciones y además a pagar  $150.000 millones a los ejecutores en vez de $117.000 millones, cuestiones que investiga la Justicia. Y esto sucede cuando el gerente de la EAAB ha sostenido que el 31 por ciento de los equipos está por fuera de acción o presenta fallas, al igual que la Interventoría denuncia que  “90 máquinas no están funcionando”. El representante legal dice «Esperamos no tener que hacer inversiones adicionales y ese es el llamado que estamos haciendo, para que se nos entregue una planta adecuada y sin deficiencias y de esa manera no se tenga que invertir más recursos de los bogotanos».

¿Y cómo va Pereira? Dígase primero el gran avance de descontaminación hídrica que ha efectuado el municipio con los alcaldes Vázquez, Gallo y Maya, que arranca con la construcción del túnel Trasvase Consota-Otún, puesto en marcha en óptimas estipulaciones, obra de gran magnitud conducente de aguas antes infectadas de los dos afluentes, en 1.3 km. y a 70 metros de profundidad del sector Belmonte. Se invirtieron en sus dos etapas $14.985 millones, y constituye un complemento para la PTAR Pereira-Dosquebradas. O sea que se empezó bien el proceso de saneamiento que coadyuvará a limpiar, fuera de los ríos tutelares, el vertimiento al río La Vieja y por lo tanto Cartago y el norte del Valle se beneficiarán, lo que traerá calidad de vida a los habitantes de esos sitios. Con ello se cubrirá una deuda humanitaria y ambiental que es justo la inspiración del constructivo, siendo esto de sensibilidad ambiental para la concordancia de los ciudadanos con la bondad de semejante inversión.

Después de muchos avatares, el pasado 24 de febrero se abrió la licitación internacional para la construcción de la PTAR Pereira, la cual se declaró desierta por falta de proponentes, seguramente en razón de la inflación mundial, la alta volatilidad del dólar, escasez de materia prima, que hace que el precio total, fijado en $205 mil millones cada vez se desfase más, con lo que el impase se traduce en un mayor costo presupuestal calculado en $35 mil millones, cifra que ante la incertidumbre económica puede resultar insuficiente. La inquietud es saber que dependencia oficial puede aportar la adición imprevista. En los vaivenes  en que se encuentran las finanzas nacionales y territoriales, se espera de aquí a febrero 2023 saber que pasará.

Lo que si es cierto es la necesidad de implantar este moderno complejo por la motivación explicada. Se debe aprovechar este receso forzoso, por decirlo así, para cotejar los impases presentados en otras regiones con el fin de prevenir situaciones similares de enojo de las vecindades, incumplimientos contractuales y demás indeseables hechos  repugnantes contra la transparencia.

Ya el gerente de Aguas y Aguas, Leonardo Jaramillo, ha dicho que la “PTAR en Pereira no generaría  malos olores en las comunidades aledañas”.  La demostración será la mejor garantía en todos los aspectos.

1 COMENTARIO

  1. Ya que la comunidad del algún sector del norte del Valle se verá beneficiada, es justo que también la gobernación de ese Depto. se unte las manos aportando dineros a esta gran causa, cómo sí es posible que dienros recaudados en el peaje Cerritos II el cual se encuentre en Risaralda, beneficie y en gran medida al Valle incluso al Quindío, inaudito!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos