Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadTíos solterones, tías solteronas y control de natalidad.

Tíos solterones, tías solteronas y control de natalidad.

Enrique caballero Escovar (Foto 1), publicó un libro llamado “Se vende un camino”, del que hace parte un delicioso cuento que narra la historia del tío Clímaco, un pariente que viajó desde joven al extranjero, quien era promocionado como el modelo de éxito familiar en lo económico y  moral,  invocado cada vez que alguien no alcanzaba las alturas que esperaba la familia, de hecho el autor cuenta que siempre le argumentaron: “¿Qué diría tu tío Clímaco? , “No te da vergüenza con tu tío Clímaco? Fueron frases que me golpearon durante mi niñez a falta de férula. Y que me persiguieron luego a lo largo de un buen trecho de mi juventud” (“El blasón de la familia”, “El Tiempo” Lecturas Dominicales, junio 20 de 1993, página 7).El susodicho tío había viajado a una república llamada Montesinos donde se había convertido en el único exportador de café del país y propietario de grandes ganaderías, monopolizando  la producción de carne y leche; además, era la mano derecha del gobernante general Moncada, dictador que le consultaba todos los asuntos de estado, incluida una Nueva Constitución;  Clímaco murió entregando su vida como un héroe, defendiendo al general cuando el pueblo desagradecido se sublevó contra aquel y la Constitución que Clímaco había redactado personalmente. Pasados los años, el narrador convertido en próspero comerciante viajó a la república de Montesinos, lo hizo de incognito para evitar los homenajes que recibiría en caso de ser reconocido como sobrino de ese creador de la prosperidad de la nación.

Instalado en su hotel hizo amistad con varios periodistas y, a uno de ellos le confesó su parentesco con Clímaco, el periodista prometió guardar el secreto y enviarle un documento sobre la vida de su tío, que el sobrino, emocionadamente, se imaginaba entregando a la Academia de Historia de Colombia para dar a conocer su legado; leyendo el documento supo que su tío fue un bribón de marca mayor, y encontró el relato de todas sus fechorías, terminó fusilado y colgado en un farol del parque principal, el documento decía al final: “El hijo de la chingada  tenía un amante negro traído de Marruecos que, por último, y antes de huir con los caudales de la beneficencia, le prendió una enfermedad vergonzosa por la retaguardia”, anonadado, abandonó Montesinos sin despedirse de nadie, pensando en la ironía de que, toda su vida familiar hubiese sido moldeada por la sombra tutelar de ese tío Clímaco, que acababa de descubrir.

 

Ese cuento me hizo reflexionar que, el control de la natalidad como una política de estado, está dando sus frutos: pongo por ejemplo a mi familia: mi abuela materna tuvo 16 hijos, mi papá rebajó esa cifra a 10 hijos, un 40% menos que mi abuela;  yo traje 4 retoños al mundo, un 25% de los de mi abuela; la mayoría de mis hermanos tienen 2 hijos, es decir el  12,5 de los de mi abuela y; algunos de mis hermanos solo procrearon un bebé, solo el 6,25 de los hijos de la abuela; eso demostraría que con grupos numerosos de estudiantes por aula, se necesitarían menos docentes cada año,  cosa que me aseguran ocurre en el Colegio Labouré de Santa Rosa, donde hay 50 estudiantes por salón. Pensando en la baja calidad de la educación, que insisten en adjudicarle exclusivamente a los maestros, creo que una de sus causas, es esa gran cantidad de estudiantes, que no permite una educación personalizada; situación que se agrava además, con padres que creen que el colegio es guardería y hogar de paso, con estudiantes que creen que la patanería, desorden y recocha son derechos suyos, y que los docentes tienen la obligación de tolerarlos, soportarlos, y que esas conductas vergonzosas, no vulneran el derecho a la educación de los pocos jóvenes, que tienen la fortuna de tener padres serios y responsables, que los envían al colegio a aprender. Se habla de los programas curriculares como otra causa de la baja calidad escolar, contenidos que tampoco son del resorte docente, esos son responsabilidad del estado. Hice esta digresión sobre educación, porque ayer se celebró el día del Educador.

En el pasado existió una forma de control de natalidad, poco apreciada y no estudiada, ni en sus causas ni en sus impactos, me refiero a los parientes solterones, los más comunes de ellos eran los tíos: eternos muchachos de mandados, cuidadores de sobrinos, alcahuetes de muchachos maleducados y si, víctimas de los sobrinos que, generalmente en vacaciones ibamos donde los abuelos a trastornar (la mayoría de las veces), la rutina y armonía de la vida familiar de esos abuelos y solterones. En la familia de mi abuela materna fue célebre la tía Dolores que con frecuencia visitaba a mi abuela seguida de su perro guardián llamado Jazmín, con su sombrilla para protegerse de aguaceros imprevistos, y temerosa de que los fumadores de beriguana (marihuana, que en los años 60 empezó a ganar adictos en Colombia), en medio de una traba atentasen contra su doncellez. Por el lado del abuelo materno se quedaron para vestir santos Otilia y Josefina, según contaban los mayores, en la época de la violencia, esa familia deambulaba de día por su propiedad, armados y listos a repeler a la chusma, los conservadores de Belalcázar Caldas, que atacaban a sus contrarios políticos, pues mis  parientes eran liberales, se decía que en pleno medio día, ellas gritaban a coro: “viva el glorioso partido liberal, abajo godos h….”, “Los godos no van al cielo porque Dios es liberal”; Josefina en su adultez se casó y adoptó a una niña.

En mi familia materna hubo dos solterones, la tía Odilia y el tío Félix, nuestros cuidadores y educadores en vacaciones, en ausencia del ojo vigilante de nuestros padres, la tía era la encargada de ayudar a la abuela en el manejo de la casa y la atención a mis cuatro primos huérfanos de madre, criados como hijos por ella y mis abuelos; estaba pendiente del ordeño, de la comida y arreglo de la ropa de los muchachos y ayudar en la cocina para trabajadores y parientes; el tío Félix, nos tenía que soportar como compañeros de cuarto en vacaciones, sus ronquidos nos avisaban que era el momento de salir a orinar sobre un barranco, bajo el corredor de la casa (cosa que nos tenían prohibida), por miedo de ir a la letrina, alejada y, llena de ruidos nocturnos que nos aterrorizaban. La tía Odilia se casó mayorcita, alcanzó a procrear a mis primos Jaime y Yanet; el tío Félix, después de pensionado regresó al terruño, buscó a su antiguo amor, su prima Angélica, que lo rechazó diciendo: “ya para que, sin haber disfrutado las delicias de la juventud, no paga compartir las penas de la vejez”, como a los setenta años, contra todo pronóstico consiguió pareja y se casó.

Hubo tres solterones famosos en mi familia materna, primos hermanos entre sí, eran mi tío Félix, Francisco Toro y Evelio Tabares, apodado Benitín (por la tira cómica Benitín y Eneas), por su corta estatura; Evelio se embarcó como lavaplatos y llegó a  ser ayudante de cocina después de varios años como marinero, conoció muchos puertos del mundo y era feliz preguntándonos capitales de países del mundo y hablando de geografía de los países que había visitado, por enfermedad de su mamá pidió licencia, pero no pudo volver a su barco, al parecer porque se le quemaron cédula y pasaporte, documentos difíciles de recuperar en esos días, era simpático, dicharachero, fumador de cigarrillos baratos marca Caribe, paseador y más relajado que el verraco, buscó  tener pareja, primero intentó enamorar a mi tía Ana, luego a Adíela, hija de Ana y finalmente a una hija de Adíela (nieta de Ana), ninguna lo tomó en serio.

Félix aprendió a leer Inglés y Francés, sin saber mucha gramática y sin saber la pronunciación correcta de muchas palabras en esos idiomas, para mejorar su gramática inglesa compró un curso en Hempill School, era un ávido lector y un muy buen crucigramista, al irse a vivir a Buenaventura en  1968 dejó abandonado su baúl de recuerdos, que saqueamos mi hermano Gustavo y yo,  encontramos su curso de inglés pero no lo usamos mucho, tenía una colección de revistas del Reader´s Digest, con una selección de  artículos sobre la segunda guerra mundial, entre ellos recuerdo claramente uno titulado “Yo derribé a Yamamoto”; el tío Félix era nuestro ídolo intelectual, como lector y crucigramista seguí sus huellas, creo haber llegado a su nivel en ambas cosas, me inculcó el interés por la música tradicional italiana y por la segunda guerra mundial,  muchos años después, pude comprar la enciclopedia en tres tomos de Selecciones sobre esa guerra.

Francisco Toro, aparte de solterón, tenía la manía de tocar en las horas de la tarde su trompeta, fabricaba flautas rústicas de guaduilla, lo que también hacía mi abuelo Pompilio Ríos; curiosamente, entre mis parientes de la familia Toro hubo fabricantes de instrumentos musicales rústicos, incluso un violín fabricado por un primo de mamá.

En síntesis, los solterones hicieron un aporte significativo al control de la natalidad colombiana, y los tíos solterones fueron padres sustitutos, consejeros y modelos a seguir; por fortuna en mi caso el ejemplo a seguir, no era el irrepetible legado del tío Clímaco.

 

8 COMENTARIOS

  1. Saludos Danilo.

    Con relaciòn al control de la natalidad le comparto lo siguiente:

    Robert Thomas Malthus es reconocido principalmente por su obra clásica Primer ensayo sobre la población, pero aún dentro de esta obra es reconocido principalmente por su conocida afirmación la capacidad de crecimiento de la población es infinitamente mayor que la capacidad de la tierra para producir alimentos para el hombre.
    La población, si no encuentra obstáculos, aumenta en progresión geométrica. Los alimentos tan sólo aumentan en progresión aritmética…” (Malthus, 1983: 33).

    La consecuencia inmediata de lo anterior, es que en un contexto en que la población comience a incrementar su tamaño en las tasas señaladas, mientras que los alimentos no, “…el alimento
    que aseguraba el sustento de siete millones de personas tendrá que distribuirse ahora entre siete y medio u ocho millones. Los pobres vivirán por consiguiente mucho peor, y muchos de ellos
    se verán abocados a la más angustiosa miseria.

    En este orden de ideas y sin salirme del relato del solteròn, este ha sido un argumento para que existen las guerras, la miseria, la mala atenciòn en la salud y otras màs, es decir, control de la natalidad. El ser solteròn y los matrimonios sin hijos es otra estrategia para el control de la natalidad pero tiene su origen en thomas Malthus.

    El documento es jocoso pero la verdad no aplica el ser solteròn y mucho menos sin hijos . Que vacìo emocional serìa para mì.

    Feliz dìa Danilo.

    • Mil gracias querido Isdaen: muy bueno su contexto sobre el control natal; mirar ese control
      de natalidad de manera más agradable, esa era mi intención, espero haberlo logrado.mil saludos y bendiciones.

  2. Sabrosa narración de un par de generaciones familiares. Con su ameno estilo, Danilo me trajo a recuerdos que esa también pudo ser mi familia.

  3. Muchas gracias Don José Danilo, éste caso es especial para la familia actual, pues en realidad, el número de hijos por familia hoy en día es muy reducido, comparativamente con la familia de mis abuelos paternos que fue de once hijos, y la de la de mis abuelos maternos de catorce. En cambio en mi caso, sólo uno.

    • Hola don Néstor: UD si entendió rápido que el mundo no necesitaba tanta gente, nuestros abuelos podían tener muchos hijos porque cada uno era un trabajador útil en la finca. Imagínese que hubieran hecho los abuelos con 10 zánganos tirados todo el día en una silla, pegados del celular como pasa ahora.

  4. Excelente cuadro costumbrista , narración muy amena y acorde con la actualidad de la educación y la responsabilidad de los maestros y el estado, en su estructuración.
    Felicitaciones Profe.

    • Mil gracias Jhon Jairo, muy amables sus palabras, si recuerdos nostálgicos de un tiempo pasado, y esperando que la educación sea verdaderamente un instrumento de cambio en esta sociedad; muchas veces un maestro que quiere a sus estudiantes, logra ser un faro para ellos y puede animarlo a superar sus dificultades para proyectarse al futuro., mil saludos y bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos