¿Toca fondo la crisis de la Cámara?

0
967

Por Luis García Quiroga

No termina la crisis cada vez más grave en la junta directiva de la Cámara de Comercio de Pereira.

Lo que pasa en la Cámara de Comercio es el fiel retrato de una sociedad pereirana distraída, que además de perder confianza en su institucionalidad, literalmente ya no le importa lo que allí suceda, al punto de que lo que ocurre, no es noticia.

A todo lo denunciado e investigado, el pasado miércoles 24 de junio se suma la explosiva reunión de junta en la que, para no convalidar lo que calificaron de un acto ilegal y un atropello, los representantes del Gobierno Nacional que han venido exigiendo el retorno del gobierno corporativo y las buenas prácticas administrativas, anunciaron su retiro de esa reunión virtual y en señal de rechazo, uno a uno, incluyendo al empresario Carlos Reyes (la lista de mayor votación) cerraron sus computadores. ¡Pandemia institucional sin tapabocas!

La mecha se prendió cuando el presidente de la Junta, Diego Panesso, dijo que asumía la responsabilidad  de no incluir en el orden del día el tema del vencimiento del contrato del presidente ejecutivo Jorge Iván Ramírez Cadavid.

Acto seguido, sorpresiva y sorprendentemente, propuso la revocatoria del contrato, lo que fue visto por los representantes del gobierno Duque como un exabrupto, porque de lo que se trataba era de escuchar el informe de gestión de Ramírez Cadavid para saber si era procedente o no la renovación del contrato.

Todo indica que a lo Macías, fue “una jugadita” de Panesso, pues al no contar con las dos terceras parte para hacer mayoría calificada a un mes de finalizar la vigencia, quedaba expedito el camino para la prórroga automática del contrato del presidente ejecutivo.

De por medio está una pugna de poderes, pero también acusaciones de conflicto de intereses ante lo cual la bancada del gobierno ha pedido una auditoría forense que ha sido negada una y otra vez. Si todo es transparente y si más del 90 % de los recursos que manejan son públicos ¿Por qué la niegan?

Hoy lunes, se espera lo que nunca ha sucedido en casi 100 años de historia de la Cámara: la renuncia masiva de los miembros principales y suplentes nombrados por el Presidente Duque. Son ellos: Juan Guillermo Ángel y Juan Carlos Grillo; Luis Fernando Ossa y Ramón Toro Pulgarín; y Josué Caballero (Alain Duport renunció al ser nombrado notario). También firmaría la renuncia Carlos Reyes, del sector privado.

La crisis de la Cámara se agrava, y es hora de que toque fondo, porque estamos justo en el momento en que la ciudad y la región más necesitan de un liderazgo institucional sólido y transformador.

No puede ser que el virus del poder por el poder mismo haya contagiado a la alta dirección de la organización más relevante de la ciudad, mientras el empresariado local esté reventado, se arruga la demanda interna, los negocios están frenados, y el comercio más dinámico y pujante del Eje Cafetero viva un clima de incertidumbres.

En lugar de esta autofagia y estar haciendo “jugaditas”, los 18 miembros de la junta deberían estar diseñando y ejecutando proyectos para recuperar el agobiado comercio postrado económicamente por la pandemia. Es una vergüenza.

En la próxima reunión de la junta, el señor Panesso, como presidente y como chef que es, está en la obligación de poner la carne en el asador y encontrar una solución efectiva y eficiente a esta prolongada y bochornosa crisis institucional, o todos sus miembros deberían tener la gallardía y el honor de renunciar.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí