Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadTransparencia para la Emergencia, ¿dónde está?

Transparencia para la Emergencia, ¿dónde está?

Por JAMES FONSECA  MORALES

En 2020, sincronizada con el crecimiento vertiginoso de los contagios con COVID 19, creció la corrupción hasta convertirse en una pandemia paralela que, aprovechando el relajamiento de las normas y de los controles en las contrataciones de emergencia, hizo presa de los recursos públicos destinados a atender la pandemia.

En marzo de ese año, Transparencia por Colombia convocó a nueve organizaciones de la sociedad civil que en distintos departamentos de Colombia inspeccionan la contratación pública, entre ellas nuestra Corporación VIGÍA Cívica; para conformar la alianza nacional: Ciudadanía activa: con los ojos puestos en los recursos Covid-19,  la que nos permitió el acceso organizado a distintas fuentes oficiales que almacenan los datos de los contratos celebrados bajo las normas de la emergencia generada por la pandemia.

Por la misma época y con mayor despliegue mediático, la Fiscalía General de la Nación, la Contraloría General de la República y la Procuraduría General de la Nación, acordaron conformar la estrategia: Transparencia para la Emergencia, «como puesto de control unificado, (que) revise quejas, hallazgos y denuncias ciudadanas sobre abusos en el manejo de los temas de la emergencia e identifique las acciones inmediatas que deban emprenderse» y también, revelarle al país, semanalmente, sus hallazgos.

Servicio a la ciudadanía

El 17 de junio de 2020, en el marco de esa articulación, el Fiscal General anunció la apertura de 177 indagaciones penales por hechos de corrupción y la imputación de cargos a 17 personas; el Procurador General de la Nación, informó de la existencia de 813 procesos disciplinarios en 27 gobernaciones y 396 alcaldías y el Contralor General de la República dio cuenta de la emisión de más de 300 alertas por presuntos sobrecostos, cuyo valor sumado llegaría a $484.000 millones.

Para esa época, la alianza nacional Ciudadanía activa: con los ojos puestos en los recursos Covid-19, había trasladado a esos organismos de control un largo listado de irregularidades encontradas en todo el país y entre ellas denunció que 117 personas, entidades y empresas, que habían aportado $4.700 millones a campañas electorales regionales, habían firmado contratos por cerca de $12.500 millones, bajo la figura de emergencia sanitaria.

Pero fue el del 17 de junio, hace un año, el último reporte de la actividad articulada de los organismos nacionales de control. Pues ni en la prensa ni en los sitios web de esas entidades aparecieron nuevas noticias.

Ahora, tanto las organizaciones de la alianza Ciudadanía activa: con los ojos puestos en los recursos Covid-19, como la ciudadanía en general, ignoramos lo que ocurrió con nuestras denuncias y si Transparencia para la Emergencia fue algo más que un despliegue mediático. Solo es claro que insucesos como esta parálisis abrupta, crecen la desconfianza popular en los órganos de control del Estado.

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. Respetado Columnista : en el país de la corrupción.
    > Las investigaciones son exhaustivas: un cliché .
    > Los entes de control: fiscalía , procuraduría, contraloría.: instituciones al servicio del sistema corrupto.
    > Organizaciones cívicas nacionales, departamentales y locales : entes con muy buena voluntad, altruismo, honestidad, manipulados y engañados precisamente por las ïas corruptas, con cifras y hallazgos que no conducen a certezas .
    >Un país sumido en la frustración y decepción .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos