Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadTrata negrera y libertad de esclavos en Colombia. Día de la afrocolombianidad.

Trata negrera y libertad de esclavos en Colombia. Día de la afrocolombianidad.

Este día, se celebra la abolición de la esclavitud en Colombia el 21 de mayo de 1851, un largo proceso que empezó desde 1811 cuando los españoles ofrecieron libertad a los esclavos que ingresaran a las tropas realistas; Bolívar en 1816 la propuso para quienes ingresaran al ejército libertador, con la oposición de los hacendados esclavistas.

EL primer paso fue la libertad de vientres, proclamada por el Estado Libre de Antioquia, proyecto de Juan del Corral aprobado en 1814 como “libertad de partos”. El Congreso de Cúcuta declaró la libertad de vientres, declarando como libres a los hijos de esclavos nacidos a partir del 21 de julio de 1821, prestarían servicios a sus amos por la crianza recibida hasta los 18 años; el comercio de esclavos fue prohibido de manera definitiva en 1825.

Los esclavos jóvenes deberían haber quedado libres en julio de 1839, pero la Guerra de los Supremos, originó una nueva ley que haría que esos jóvenes, hijos de esclavos quedaran 7 años más como aprendices de un oficio antes de ser libres. Los grandes esclavistas del sur del país, para burlar la norma enviaban a sus esclavas embarazadas a dar a luz al Ecuador. Finalmente, José Hilario López propuso la libertad absoluta, aprobada el 21 de mayo de 1851 que ocasionó la guerra civil de 1851, encabezada en el Cauca por Julio Arboleda, apoyado por Ecuador.

“Desde la antigüedad, la esclavitud fue practicada por pueblos como los chinos, los egipcios y los persas y, en América por los aztecas. Solía originarse en conflictos guerreros. Más tarde, esta privación humana de la libertad derivó hacia el tráfico esclavista: los factores económicos tomaron gran importancia. En nuestro país, la esclavización comenzó con la captura de indios caribes para que sirvieran como mano de obra. Sin embargo, las leyes españolas declararon que los indígenas eran vasallos libres de la Corona (aunque el repartimiento y la encomienda restringían esa libertad). Como las guerras de conquista, los maltratos y el trabajo excesivo diezmaron a los indígenas, se propuso importar negros africanos” (Nota 1).

Muchos creemos que el esclavo era sumiso ante la esclavitud y la aceptaba mansamente, nada más alejado de la realidad: “El negro tiene alma de esclavo” es una idea profundamente arraigada en la mente del mundo euroamericano, que se repite sin apelar a la reflexión”.” La reacción del negro contra la esclavitud comenzaba desde el momento que sabía de su condena de ser llevado al nuevo mundo. Muchísimos preferían suicidarse antes de comenzar el proceso de rigurosa selección a que eran sometidos. Numerosas eran las precauciones que se tomaban en el barco negrero para evitar los amotinamientos y zambullidas al mar donde los esperaban los tiburones” (Nota 2).

El martirio para los esclavos comenzaba desde su captura, algunos se ahorcaban al saber que serían embarcados como esclavos; ya en el barco eran desnudados y examinados de manera rigurosa, se rechazaba a mayores de 35 años, a quienes tuvieran mutilaciones en pies o manos, enfermedades diversas, incluidas las venéreas. Los aceptados eran marcados en el pecho con hieros al rojo vivo, para saber el nombre de la compañía y diferenciar así los esclavos traficados por ingleses, franceses, holandeses etc.

Se hacinaban en el barco (Foto 1),colocados de dos en dos esposados por las muñecas y con grillos en los pies, permaneciendo en una sola posición, lo que causaba ampollas, peladuras y hasta heridas en carne viva, se les llevaba a cubierta y eran obligados a hacer ejercicio físico, algunos se lanzaban al mar a la primera oportunidad que tuvieran; la mala alimentación ocasionaba escorbuto, cuando no la muerte, en la travesía generalmente moría hasta la mitad del cargamento humano, y algunas veces perecieron hasta dos terceras partes.

Llegados a puerto, se hacía el avalúo oficial de la carga, los esclavos eran separados por edad y sexo, al momento de venderlos se les hacía un examen muy riguroso. Sus precios variaban por la edad, resistencia física, sexo etc. (Foto 2). Finalmente se herraba con el sello real en el lado derecho a cada negro; enseguida cada dueño los marcaba para reconocerlos en caso de fuga, incluso aplicarles el hierro candente en el rostro, como se practicó en Vélez, Santander:” Tan inhumana práctica se remonta a la época del asiento de Coymans, quién logró del rey, en marzo de 1685, la cédula que legalizó esta práctica. En 1784, el Rey, movido por sentimientos de humanidad y benevolencia, para mitigar y mejorar la suerte de los negros esclavizados y transportados a sus dominios de Indias, decreto que cesara la horrenda práctica” (Nota 3). Lastimosamente esta práctica inhumana, se realizó de manera impune durante un siglo.

Entre los siglos XVI y XIX, la principal ruta del comercio de esclavos fue la del océano Atlántico. Se cree que éste era un negocio exclusivamente europeo, esto no es exactamente cierto: “La inmensa mayoría de esclavos sometidos por este tráfico provenían de las zonas centrales y occidentales de África, habiendo sido capturados por africanos de tribus más poderosas, quienes los vendían a comerciantes europeos, que los transportaban a América para venderlos”. “El comercio de esclavos es denominado “maafa” por académicos modernos africanos y afro estadounidenses, término que significa “holocausto” o gran desastre en Suajili, un idioma de la áfrica oriental” (es.m.wikipedia.org).

El imperio portugués fue el primero en participar en el comercio de esclavos para el nuevo mundo, en el siglo XVI, pronto fue seguido por otras potencias, por el volumen de su comercio los principales traficantes de esclavos fueron: “los imperios portugués, británico, español, francés y neerlandés, además de Estados Unidos. Establecieron puestos de avanzada en la costa africana donde compraban esclavos a los líderes africanos locales” (es.m.wikipedia.org). Actualmente se calcula que 12 millones de africanos fueron transportados por el Atlántico, aunque el número de seres humanos comprados por los traficantes fue mucho mayor.

Al descubrirse nuevas tierras, los europeos empezaron a migrar y establecerse fuera de su continente; bajo las órdenes del reino de Castilla los emigrantes europeos, colonizaron las islas Canarias en el siglo XV, allí capturaron a los nativos, los guanches para usarlos como esclavos en  el Mediterráneo cristiano, los portugueses se establecieron en la costa occidental de África  capturando esclavos, que desde allí  comerciaban al Mediterráneo, pronto los africanos supieron de ese peligro y empezaron a enfrentar a los navíos portugueses.

EN 1494, el rey portugués firmó acuerdos con gobernantes de varios estados del África occidental para comerciar sin hostilidades; este comercio pacífico fue roto en pocas ocasiones, en una de ellas, los portugueses intentaron tomar las islas Bissagos; en 1840 contaron con apoyo del reino del Kongo, para controlar parte del territorio de Angola; posteriormente Kongo se unió a la coalición para expulsar a los portugueses. los africanos para asegurar el comercio pacifico, cobraban aranceles a los barcos extranjeros, aun así, en 1525 el rey Kongolese Alfonso I, se apropió de un barco francés para comerciar por su cuenta.

La esclavitud era practicada en algunas partes de África, Europa, Asia y América antes del inicio del comercio trasatlántico de esclavos, algunos estados africanos exportaban esclavos a otros países africanos, europeos y asiáticos con anterioridad a la colonización europea de América. El tráfico trasatlántico de esclavos, no fue el único comercio de esclavos que ocurrió en África, aunque sí fue el de mayor volumen e intensidad. Elikia M´Bokolo escribió en Le Monde Diplomatique: “El continente africano fue diezmado de sus recursos humanos por todas las rutas posibles. A través del Sahara, del mar Rojo, desde los puertos del océano Índico y a través del Atlántico. Al menos diez siglos de esclavitud en beneficio del mundo musulmán (desde el siglo noveno al diecinueve). Cuatro millones de personas esclavizadas a través del mar Rojo, otros cuatro millones a través de puertos swahili del océano Índico, aproximadamente nueve millones en la ruta de las caravanas transaharianas, y de once a veinte millones (dependiendo del autor) a través del océano atlántico” (es.m.wikipedia.org).

La relación entre los reinos africanos y los comerciantes europeos, ha originado debates:” El historiador guyanés Walter Rodney (1972) ha argumentado que se trataba de una relación desigual, en la que los africanos se veían obligados a realizar un comercio “colonial” con los europeos, más desarrollados económicamente, intercambiando materias primas y recursos humanos (es decir, esclavos) por productos manufacturados. Argumentaba que este acuerdo comercial económico que se remontaba al siglo XVI era lo que había llevado al subdesarrollo de África en su propia época. Estas ideas fueron apoyadas por otros historiadores, entre ellos Ralph Austen (1987). Esta idea de una relación desigual fue rebatida por John Thorton (1998), quien argumentó que “el comercio atlántico de esclavos no era ni de lejos tan crítico para la economía africana como creían estos estudiosos” y que “la manufactura africana (en este periodo) era más que capaz de hacer frente a la competencia de la Europa preindustrial”. Sin embargo, Anne Bailey, comentando la sugerencia de Thorton de que africanos y europeos eran socios en pie de igualdad en el comercio de esclavos en el Atlántico, escribió: “Ver a los africanos como socios implica igualdad de condiciones y de influencia en los procesos globales e intercontinentales del comercio. Los africanos tenían una gran influencia en el propio continente, pero no tenían ninguna influencia directa en los motores del comercio de empresas de capital, las compañías navieras y de seguros de Europa y de América, o los sistemas de plantación de América. No ejercieron ninguna influencia en los centros de fabricación de edificios de Occidente” (es.m.wikipedia.org).

En 1860, llegó a Alabama el último barco negrero estadounidense, el Clotilde con unos 100 esclavos capturados en África, según una investigación, una mujer llamada Rodisha a quien su amo bautizó como Sally Smith, fue la última esclava de ese cargamento en morir, en 1937.

Como dijo el comediógrafo latino Plauto: “Homo homini lupus” (El hombre es un lobo para el hombre).

Notas:

1-Historia general de Colombia, Antología Histórica, Editorial Norma S.A. Bogotá Colombia, 1996, “La ignominia de la esclavitud”, página 29.

2-Historia socioeconómica de Colombia, Antología Histórica, Editorial Norma S.A. Bogotá Colombia, 1996, “Reacción del negro contra la esclavitud”, página 31.

3- Historia general de Colombia, Antología Histórica, Editorial Norma S.A. Bogotá Colombia, 1996, “La ignominia de la esclavitud”, página 32.

 

 

6 COMENTARIOS

  1. Como ha existido la esclavitud también ha existido la libertad. En una tablilla sumeria hace 2300 años antes de nuestra era el gobernador URUKAGINA escribió y decretó la libertad e igualdad de las clases sociales.
    En nuestra época aún existe la esclavitud. En la Republica democrática del Congo muchos de sus niños extraen cobalto durante 12 horas por un salario de un dolar. En el departamento del Puno Perú hay un pueblo de nombré ,la Rinconada con minas de oro allí los obreros trabajan durante 40 días sin salario , su única paga es una semana de trabajo y si tienen suerte encontrará algo para recompensar su tiempo.
    En nuestra época hay tres factores que promueven la esclavitud.
    Sobre población, migración y cambios climáticos.
    Corrupción

    • Muy docto su comentario querida Martha: siempre los esclavos tienen la desdicha de ser víctimas de los más poderosos o de los más codiciosos. Mil saludos y bendiciones.

  2. Buen dia Danilo. Muy buen documento.

    Esclavos siempre han existido y parece existián, lo que ha cambiado son las formas. La esclavitud aparece cuando se tienen extremos en las fuerzas, es decir, presencia de muy fuertes y muy dèbiles.

    Información, formación, educación, valentía y brazo armado para los dèbiles, son elementos que permiten que estas cosas no sucedan. Es muy triste hablar de estos temas pero es una invitación a la reacción.

    Feliz dìa Danilo,

    • Hola apreciado amigo Isdaen: si estos no son temas muy alegres, pero hay que contarlos para que se sepa que este tipo de inicuo comercio ha sido común en muchos países, que no solo capturaron esclavos los europeos, sino también los mismos africanos. Doloroso y cruel, pero fue una realidad. Hoy los grupos armados como el clan del golfo, abusan a las comunidades rurales, y a sus animales con minas quiebra patas, paros armados, impidiéndoles salir a sus actividades cotidianas y otros abusos que configuran sino esclavitud, si falta fe libertad movilización para esos humildes habitantes. Otro abuso que hay que parar.mil saludos y bendiciones.

  3. Desde el principio, la humanidad ha tenido siempre, el afán por parte del más fuerte, de dominar al más débil, quienes en su desmedida ambición, comercian con todo. Se hicieron mercaderes del amor, se aprovechan de la fé de la gente para obtener ganancias mal habidas, e hicieron compra y venta de seres humanos. El ser humano es muy perverso.

    • Mil saludos don Néstor: en su afán de conseguir riquezas hasta con seres humanos se ha comerciado, eso es lo más inhumano que uno puede ver. Mil bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos