Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad“Un grito silencioso”

“Un grito silencioso”

Frente a la decisión tomada por la Corte Constitucional, que precisa la conducta del aborto como punible, cuando se realice después de la vigésimo cuarta (24) semana de la gestación, quisiera reflexionar en dos líneas muy precisas: la primera desde la perspectiva Ética y Constitucional y una segunda dimensión como lo es las implicaciones que tiene esta decisión en orden a nuestra Salud Pública.

El exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández ha declarado cómo la Corte se equivoca al dictar sentencia legislativa sobre un tema como el aborto, ya que representa una inadmisible invasión a una órbita reservada al Congreso, violando la separación de funciones que consagra la misma Constitución. El aborto no es un derecho, como erróneamente lo viene sosteniendo la Corte en fallos posteriores y menos un derecho fundamental; es un crimen cometido contra un ser indefenso; un crimen cometido contra el derecho a la vida, que según el artículo 11 de la Constitución es inviolable, razón por la que violadores y asesinos de menores de edad no se les puede aplicar la pena de muerte, según lo precisa la carta política colombiana.

Dentro de una perspectiva ética indistintamente del credo religioso, una sociedad que acepte el aborto, enseña a su pueblo que la violencia es el camino para obtener lo que se quiere, así lo expresaba la madre Teresa de Calcuta ante las Naciones Unidas: “El gran destructor de la paz hoy, es el crimen del niño inocente no nacido. Si una madre puede asesinar a su propio hijo en su seno, ¿Qué impedirá que nos matemos unos a otros? El aborto es una decisión tan miserable que un niño debe morir, para que tu puedas vivir como deseas.”

Decisiones como ésta, ponen de manifiesto el fracaso de las políticas de Estado, en lo referente a programas educativos, como el control y prevención de embarazos no deseados, fracaso que pretende ser corregido, con algo que ninguna otra especie del planeta lleva en su ADN, como legitimar una acción criminal donde se vulneran los derechos de los más indefensos de nuestra raza humana, los niños en proceso de gestación.

Creemos y la ciencia también lo tiene claro que la vida humana comienza en el mismo momento de la concepción, una vida que éticamente debe ser protegida por el Estado y nunca vulnerada por éste.¿Desde cuándo la civilidad y el progreso se mide, negándose a un ser humano un valor, sobre el cual se afinca cualquier axiología humana, como lo es el respeto a la vida? Es un fallo inconstitucional, ya que no representa el consenso de un pueblo que, dentro de su cosmovisión antropológica, rechaza todo aquello que vulnere la vida de cualquier ser humano.

Un segundo criterio es la Salud Pública. Las estadísticas de redes hospitalarias y prestadoras de Salud nos ofrecen un considerado de 400.000 abortos promedio año, cifra que se duplica, por quienes acuden a clínicas clandestinas, quienes ofrecen éste “servicio” criminal, con costos por debajo de un 60% de los que presentan los entes de salud estatal. ¿qué sucederá cuando en el plan obligatorio de salud, incluyan como obligatorio, que quien solicite, hasta la semana 24 de gestación un aborto, se deba incluir el procedimiento, en un sistema de salud que hoy se encuentra en cuidados intensivos? ¿si están debidamente preparadas las prestadoras de salud, cuando su red de servicios hoy en Colombia, no posee una atención digna, adecuada e integral en la prestación de servicios médicos, ya que mas que un derecho fundamental la salud se ha convertido en un negocio no solo lucrativo sino corrupto.

Somos muchos quienes alzamos la voz, por aquellos cuyo grito se hace cada vez más silencioso en una sociedad que busca asesinar a quienes van a ser los herederos de lo que estamos construyendo. Me pregunto: ¿Dónde está esa misma generación que se indigna por la muerte de los líderes sociales, que promueven la defensa, el cuidado y respeto por los animales, y al mismo tiempo, piden a gritos: “Aborto libre” “Podemos elegir” “Aborto legal ya” “ Aborto libre y gratuito” “ Ninguna decisión sobre nosotras, sin nosotras” “Que el Estado aborte a la Iglesia” “No pongas tu rosario en mis ovarios”; llevando con ello no ha una justicia social, ni una equidad de género, como piensan algunos, sino a un ser humano que ya no podrá estar seguro, ni en el seno de su propia madre, y donde es muy fácil apoyar un asesinato, cunado no eres tú al que van a matar. Que ironía los que están a favor del aborto, ya nacieron…

“Me parece tan claro como el día, que el aborto es un crimen” Mahatma Gandhi.

Padre Pacho   

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos

 HAZ TU DONACIÓN