Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadUn motivo para crecer 

Un motivo para crecer 

ceo@poderlider.com

lrfranco@utp.edu.co

En medio del caos solo existe más caos, la tragedia se suma a la tristeza y está a la sensación de soledad. Los seres humanos no tenemos una reacción positiva frente a una situación caótica, por el contrario, cuando nos sentimos en desventaja sumamos fuerzas negativas a las existentes; iniciamos el camino tenebroso donde aparecen enemigos reales e imaginarios. En esos casos el poder no sirve de refugio síno que suma sus fuerzas al caos existente, al tiempo que el miedo incrementa la percepción de los sentidos sobre los peligros aparentes.

Pero eso no quiere decir que el caos no deba existir, el caos o desorden absoluto siempre aparece al final de un ciclo y en el inicio del otro; no debe asustarnos ni generar visiones fatalistas que inhiban nuestras motivaciones y nuestras acciones, muy pronta puede estar la solución definitiva, muy cerca puede estar el éxito. El caos es la suma de fuerzas problemáticas, pero si usas la voluntad y la fe para llevar orden a ese caos surge una combinación maravillosa, aquella donde coexisten el caos y el orden, a lo que mi muy apreciado maestro Gilbert Brenson llama “caordica”, donde es finalmente el orden el que capitaliza la materia prima labrada por el caos, el canal para llevar las insatisfacciones, angustias y molestias a un punto de equilibrio, de construcción, de ganancia. Esta construcción con amor es la que conecta al ser humano con el creador y lo aleja de las tragedias terrenales.

Sin embargo, cuando el ser humano encuentra un motivo para transformar su realidad, si éste es lo suficientemente fuerte, emprende un primer camino que, aunque pueda ser angosto, difícil o frío, crea la primera victoria de la luz sobre el ocaso y se despeja el horizonte. El paisaje se hace colorido, hermoso, majestuoso y se develan todas las grandes fuerzas que apoyan desde afuera y desde adentro. En ese preciso momento de estética, creación e inspiración surge una sensación de poder interno capaz de transformar cualquier realidad, se dibuja la sonrisa en tu rostro, los ojos se iluminan, desaparecen las sombras y aparece la esperanza como un rayo de luz que ilumina el sendero hasta la victoria, al tiempo que se liberan en tu cuerpo las hormonas del bienestar y la felicidad.

Esa es la sinergia en la cual todas las fuerzas del universo tienden a sumarse hacia dónde está la mayor de ellas; si un grupo de personas están empujando una carreta y las fuerzas que empujan hacia adelante son iguales a las que empujan hacia atrás la carreta se detiene, se paraliza, no crece, no avanza. Por el contrario, si las fuerzas que empujan en retroceso son mayores a las que van hacia adelante, estas mismas se transforman en negativas y generan una acción de rebote, pero si las fuerzas que van hacia adelante son mayores a las de retroceso, será inevitable el logro de las metas y el círculo virtuoso. El orden se impone frente al caos, pero no lo elimina, sino que hace que sus fuerzas se conviertan en impulso hacia adelante.

Podemos decir que nuestro ser es como esa carreta y las fuerzas que impulsan nuestras vidas, son como las de quienes movilizan la carreta. Si muestras una buena actitud, estás manifestando el deseo de avanzar, entonces el mundo te sonríe, se abren oportunidades, ganas ángeles y seguidores. En la medida en que tienes éxito se aumenta tu confianza y capacidad para derribar mayores barreras y alcanzar nuevos logros.

Si tu pasado ha traído obstáculos que has sorteado de forma sabia, inteligente y amorosa, y has encontrado el camino al crecimiento integral, abandonas sentimientos sobre lo que sucedió o dejó de suceder, te aferras al presente y al futuro promisorio, agradable y victorioso, desarrollando el poder suficiente para construir realidades, crear e innovar. Nadie puede quitarte lo aprendido porque está incorporado a tu mente, cuerpo y espíritu.

Si tu pasado ha sido sencillo corriente y plano, es posible que no encuentres en él la fuerza suficiente para salvar los obstáculos, tendrás que buscar fuera de ti la energía para crecer. Si estás preparado o preparada encontraras ayudas académicas, espirituales, consejeros, orientadores, recursos e incluso señales de la naturaleza que tratan de compensar tu búsqueda del bien y la verdad.

Es allí donde hace su aparición la sinergia, la coordinación de fuerzas, donde la suma de las partes es superior a ellas. En la sinergia si algo va bien todo va bien, si crees que te va a ir bien seguramente te irá bien, si algo está bien puede ser mejor; reconocer tus capacidades potencialidades y fuerzas contribuye a construir una energía transformadora que genera esa conexión con el superior, con la mayor inteligencia del universo, con la mayor bendición y con tu propio espíritu, mente y cuerpo en unidad frente a los propósitos de tu vida.

Pero no es solo la idea de que las cosas saldrán bien, se necesita coherencia entre un pensamiento convencido, unas emociones orientadas a ese logro y principalmente acciones permanentes en favor del objetivo.

4 COMENTARIOS

  1. Así es Luz Adriana, ese es el círculo virtuoso, muchas gracias por estar tan atenta a estás reflexiones, esta es en particular muy especial porque se originó en un sueño.

  2. Efectivamente apreciado Luis un pensamiento positivo es la mayor fuerza creadora y de avance, que buen articulo¡¡

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos