Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Sin categoríaUn viaje hacia lo desconocido

Un viaje hacia lo desconocido

Por Jerson Ledesma

Cuando entramos a la academia se nos enseña algo elemental para entender la ciencia: nada permanece inmóvil, la materia se transforma. Luego nos damos cuenta que la velocidad del planeta tierra es constante y como nos transportamos en su interior no percibimos a simple vista ese viaje intergaláctico alrededor de una estrella llamada sol. En medio de ese asombro que produce ser ocupantes de este espacio sideral, cuya mirada al cielo equivale a un inaudito e incomprensible vacío, es más sugestivo pensar que tomarse el brazo y observar de ahí hacia su interior es tan infinito como el universo que desborda nuestra conciencia. Brian Greene (2015), en su obra maestra El universo elegante, expresa que hubo un hombre llamado Albert Einstein que a lo largo de su vida intentó construir una teoría capaz de unificar explicaciones alrededor del macro y microcosmos. Sin embargo, no materializó sus ideas hasta entonces tal vez debido a las dificultades sociales de la época. Tuvieron que pasar casi 100 años para que sus pensamientos se hicieran reales: físicos y matemáticos modernos elaboraron a base de arduo trabajo la teoría de supercuerdas, la cual unificaba la teoría de la relatividad general y la mecánica cuántica en un sólido argumento, ¿de qué está hecho todo aquello que vislumbran nuestros sentidos? El constructo teórico de la física indica que la teoría de cuerdas son campos oscilatorios de cuerdas vibrantes suspendidas en fracciones de tiempo y movimiento. En otras palabras, son elementos subatómicos que danzan en escalas mínimas, se autoregulan, unifican y analogan en un vaivén interminable. En Youtube hay un video pedagógico llamado Un viaje fantástico del macrocosmos al microcosmos en el cual se parte desde una mujer hasta salir del planeta y proceder a galaxias lejanas, luego se efectúa el regreso y se adentra en el ojo de la misma mujer e inicia una travesía majestuosa. Llega a moléculas, luego a los átomos y más allá de estos a los protones, neutrones, luego neutrinos, sigue bajando hasta hallar quarks con cargas eléctricas diversas. Pensando en las reflexiones de Carl Sagan, no es necesario recurrir a la pseudociencia para sentir atracción hacia lo desconocido, la misma vida nos lo ofrece, es cuestión de querer llevar la mirada hacia arriba o también abajo donde nos esperan viajes interminables y desconocidos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos