Una alcaldía sin excusas – Miscelánea

0
78

Por JAMES CIFUENTES MALDONADO

Normalmente soy malo para las fechas, pero creo que difícilmente se me podrá olvidar que el 6 de marzo de 2020 reportaron en Colombia el primer caso de Covid-19; de ahí en adelante la sucesión de hechos fue vertiginosa, a la semana siguiente ya se habían suspendido clases, se estaba escaseando el papel higiénico y luego quedamos confinados, después de un simulacro de aislamiento. 

El alcalde Maya ya había anunciado lo que serían sus iniciativas  para los primeros 100 días al frente de los destinos de Pereira, que al final del año resultaron siendo 100 logros, según la sustentación hecha el pasado lunes en Expofuturo, de los cuales me llamó la atención que ninguno de ellos lleva un asterisco aludiendo al coronavirus, ni una sola glosa sobre la emergencia sanitaria, lo que deja la sensación de que estamos ante un mandatario serio y que el Gobierno de la Ciudad, no solamente salió adelante en la crisis imprevista sino que además se negó a renunciar a los compromisos fijados antes de la pandemia. 

Si no es por las referencias a la ampliación de camas para la atención hospitalaria, la gestión de ventiladores, el otorgamiento de beneficios tributarios, el no cobro de servicios públicos en los estratos bajos y la flexibilización de los horarios de los establecimientos de comercio, con el informe del alcalde podría uno despistarse y olvidarse de que llevamos 8 meses padeciendo los efectos de un virus que ha sometido al planeta a la peor debacle sanitaria y económica de que se tenga noticia en la historia reciente y que, en el caso de Risaralda, ya ha cobrado la vida de más de 550 personas, la mayor parte de ellas en Pereira, además de la consecuente erosión del empleo y la productividad. 

La única diapositiva del informe con la palabra emergencia, es la que refiere a los deslizamientos en el Portal de la Villa, por efectos del invierno, que obligó a la evacuación y demolición de más de 300 viviendas, para lo cual el gobierno central hizo anuncios de importantes recursos que, aunque no llegaron, ello no menguó el compromiso de la administración local para recuperar la zona y apoyar a la comunidad afectada. 

En manos de otro gobernante quizás hubiéramos asistido no a una rendición de cuentas sino a la lectura de un rosario de lamentos y excusas de lo que pudo haber sido y no fue; no sucedió así, y ahí están el papel y el PowerPoint, que aunque pueden con todo, en esta ocasión corroboran con hechos que tenemos un alcalde ejecutivo, que en los momentos más difíciles y desafiantes no se cruza de brazos e incluso rema contra la corriente y da ejemplo al país de la determinación y el valor que se deben tener para reactivar la ciudad bajo una clara amenaza, con las responsabilidades que ello implica. 

A mi colega Luis García Quiroga, a quien el alcalde se esmera tanto en contestarle, porque le da zanahoria pero también garrote, le digo que la que algunos peyorativamente llaman la «huevorieta» de Corales, puede que no sea la súper estructura que nos merecemos pero que hoy no hay forma de financiar, ha trasformado el entorno y ha mejorado la movilidad del sector; pues, si hoy en esa intersección se forma un trancón, no hay que olvidar que en el pasado se formaban cuatro. 

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí