Urgente reforma de la justicia

0
126

Por: Vicente Naval Zuluaga Osorio

Urgente porque el  país se desmorona a pasos agigantados por culpa de la corrupción en la rama judicial, en la Policía, en el Ejército, en la administración pública, en el Congreso.  Y  por culpa de la violencia, de la inseguridad, de la lamentable violación de los derechos fundamentales de los niños  y de las mujeres y del narcotráfico y sobre todo por culpa de un gobierno incapaz quien, frente a la alarmante situación del país no ha tomado una sola medida capaz de controlarla.

Esa reforma puede hacerse por el congreso (con minúscula porque no merece respeto) por medio de un acto legislativo; o por el pueblo a través de una Asamblea Nacional Constituyente;  o por los ciudadanos por medio de  un referendo  o a través de una Consulta Popular, porque aunque   la Carta Magna solo menciona tres mecanismos para su reforma, la Corte Constitucional en 1957, precisó que al pueblo  le se le pueden poner limitaciones, con lo cual avaló la ANALC  que  dio vida  a la relección de Gustavo Rojas Pinilla.

 Una reforma tramitada en el congreso tiene la desventaja de que puede ser manipulada por sus miembros,  para imponer las normas favorables o para rechazar las que eventualmente les perjudicarían.

La reforma adelantada por los ciudadanos a través de un referendo debe descartarse de plano porque el desconocimiento del tema no permite augurar una  buena reforma. Lo mismo debe  predicarse de  la encomendada al pueblo en una Consulta.

No queda sino la  Asamblea Nacional Constituyente cuyo único inconveniente sería la extralimitación de funciones, la cual se elimina si se fijan claramente sus facultades y se prohíbe en la ley que la convoca esa extralimitación.

La ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE  se ocuparía de los siguientes temas:

Eliminación del consejo superior de la judicatura (también con minúscula porque perdió la credibilidad)  por la corrupción y extralimitación de funciones. En  su lugar debe crearse para reemplazar la Sala Administrativa, un Consejo Directivo de la Administración Judicial que estaría integrado por los presidentes de las Altas Cortes, por  el Fiscal y el Procurador General de la Nación y el Ministro de Justicia, con  un período  de  cuatro años y sin ninguna remuneración, diferente a la del cargo de origen, pero con gastos de representación.

La sala disciplinaria debe desaparece por la corrupción, por su lentitud y por el apasionamiento en la toma de decisiones. Sus funciones deberán ser cumplidas por los Tribunales Superiores, como ocurría antes, a través de una  Sala  Especial, con una segunda instancia en la Corte Suprema de  Justicia, en otra Sala Especial.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí