Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadViejito traicionero

Viejito traicionero

Si para un “reconocido”  ingeniero y constructor la corrupción es inherente al ser humano, todo parece ser que para el dirigente político colombiano la hipocresía forma parte de la misma  fórmula.

Con el poder que da pertenecer a la “gente de bien “le han caído rayos y centellas al excandidato presidencial Rodolfo Hernández por su renuncia a la curul en el Senado de la República a fin de aspirar a la alcaldía de Bucaramanga  o la  gobernación de su departamento.

Traidor, desconsiderado, irresponsable y egoísta por pensar solo en sus intereses personales, son los más suaves de los adjetivos con que los uribistas, conservadores,  la derecha, la ultraderecha  militares en retiro del  país califican hoy en día al viejito Rodolfo.

Oírlos hace dudar si están hablando del mismo viejito de las elecciones presidenciales. Me atrevo a creer que es el mismo viejito simpático, honesto, preparado para manejar el país, adalid de la moral y comprometido con el bienestar y futuro de los colombianos.

La hipocresía de la política, basada en que el fin justifica los medios aun cuando ese medio implique acabar con vidas de seres humanos, ha hecho que a los gritos se condene al “viejito” por traicionarlos, diez millones de votantes están decepcionados por su retiro del Senado de República dicen a  todo pulmón,  lo que no dicen es que Rodolfo Hernández fue el  último invento en su desespero por no  perder el poder y que esos millones de votos son de la casta dominante y otros innombrables que hicieron hasta lo imposible por detener a Gustavo Petro.

Hay que escuchar a aquellos que por todos los medios dijeron que era el tiempo de la experiencia y la moral, que se necesitaba a alguien que hablara de frente y defendiera la propiedad privada y a los empresarios para sacar adelante al país: el hombre era Rodolfo Hernández.

En honor a la verdad no todas las personas son tan astutas como ellos, son ciudadanos de a píe que creyeron el cuento y se batieron en las redes sociales cuestionando, entre otras cosas, la veracidad de un video que demostraba que  el viejito en los yates no era tan viejito, que las denuncias de negocios de su hijo eran infamias de la oposición castro chavista, que la experiencia y capacidad de trabajo garantizaban un presidente, no para mucho rato, pero si  la mejor opción.

Desafortunadamente, esos incautos usuarios de las redes sociales hoy ven como los mismos que los llevaron a defenderlo, lo acusan de traidor e irresponsable y está pagando el precio de venderle el alma al diablo. Una personería jurídica para su movimiento que alcanzó con 10 millones de votos a un precio muy alto, es el botín que se lleva del Congreso de la República.

De su movimiento queda en la Cámara de Representantes su fórmula vicepresidencial, una académica seria y defensora de la moral, que en campaña con sus asesores en Risaralda ofrecía al final de las entrevistas, dinero en efectivo a los periodistas.

3 COMENTARIOS

  1. Lo más triste fue ver como al calor de la campaña nuestros amigos, familiares y conocidos de redes sociales nos desafiaron. vergüenza es quien hoy se compara con Messi.

  2. Simplemente a la extrema derecha le explotó en sus manos el Frankenstein criollo que construyeron a prisa, ante el fracaso del candidato de la Oficina de Envigado,para impedir a «como de lugar el triunfo de Petro». Además dudo que un pueblo rebelde como Santander,la tierra comunera ,elija este esperpento de la corrupción, como su gobernador, aunque ha elegido peores,finalmente aún estamos en «Polombia»

  3. Respetado Columnista:
    «Viejito Traicionero» ?????
    Mejor pensar en como la ciudadanía que votó por el Señor Hernández, fue ciega ante su grosería, sus negocios de dudosa ejecución, y demás situacnes corruptas en las que se vió involucrado.
    Pero, lo más peligroso, pensar que en algún momento llegará a la Presidencia, un personaje incapaz, por su desconocimiento de país: económico, social, jurídico y demás.
    Inaudito haber pensado en esa posibilidad de personaje para ser gobernante en cualquier instancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos