Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

EconomíaY dale con la tributaria

Y dale con la tributaria

Por ÁLVARO BELTRÁN ALZATE

Seguimos con el bombardeo de comunicaciones como parte de la estrategia del Gobierno Nacional enfocada en la necesidad de la tercera reforma tributaria del presidente Duque para recaudar más de 20 billones de pesos en 2022, debido a la crisis de los ingresos en sus arcas.

El sistema tributario colombiano se remonta a más de un siglo, con más de 50 reformas. El impuesto de renta inició con la Ley 56 de 1918, durante la administración de Marco Fidel Suárez. Después el presidente Miguel Abadía Méndez, introdujo cambios como el establecimiento de tarifas progresivas. En los años 30 se fortalecieron los impuestos indirectos, se establecieron las deducciones por depreciación y el sistema de retención de la fuente.

En el gobierno de Alfonso López Pumarejo, se creó una sobretasa al impuesto de renta y aumentaron las tarifas. En el régimen de Gustavo Rojas Pinilla, se gravaron los dividendos distribuidos por sociedades anónimas. En 1963 se introdujo por primera vez el impuesto sobre las ventas (IVA), con tarifas que oscilaban entre 3% y 10% . Después la mayoría de las reformas se enfocaron en aumentar el recaudo, como con la creación del impuesto a la gasolina y ACPM. A partir de 1990 se hicieron reformas tributarias con mayor frecuencia. Desde el 2000 se han hecho 12 reformas, es decir, un promedio de una modificación cada año y medio.

En los últimos 20 años se establecieron impuestos como el gravamen a los movimientos financieros, el de patrimonio, se aumentó la tarifa del IVA al 19%, entre otros. El recaudo en Colombia como porcentaje del PIB alcanza 19,3%, un nivel que es inferior al recaudo promedio de los países que componen la OCDE del 33,8%.

Servicio a la ciudadanía

CIFRAS

Hoy tenemos el siguiente panorama: $43 billones anuales se pierden en la evasión y elusión en IVA y renta; $69 billones en beneficios tributarios a grandes capitales como petroleras y mineras; $22 billones en contrabando y $50 billones en corrupción, para un total de $184 billones, sin contar el gran despilfarro en el gasto. El recaudo en 2020 fue de $146,18 billones. La meta inicial para el 2020 fue de $167,5 billones, y luego fue ajustada a $144,2 billones debido a la pandemia, lo que representó una disminución en la meta de 13,89%, que se había fijado en $167,5 billones.

Si a $184 billones le aplicamos un porcentaje de recuperación de “solo” el 20%, más la gestión del Gobierno a través de la DIAN, y se le asignan los recursos necesarios y con una excelente gestión; y que el Congreso apruebe leyes bien diseñadas contra la corrupción, sin fisuras y sin gabelas a los corruptos; además se aprueba un estatuto tributario acorde con estándares internacionales con el fin de acabar el desorden que existe, se pueden recuperar al menos 36,8 billones de pesos cada año, que equivalen a $147,2 billones de un período presidencial. Es imprescindible el buen ejemplo desde la Presidencia de la República y demostrar una disminución de gastos suntuarios en términos reales.

Esta recuperación supera con creces cualquier reforma tributaria, $147,2 billones destinados a la inversión, por ejemplo en salud solo se gastó el 2% del PIB en la pandemia en 2020, este sector debe atenderse con prioridad y trazar planes para que no haya tanta corrupción. En educación muchos países de la región nos superan, Colombia invierte el 4,5% del PIB, por debajo de México, Brasil, Argentina, Costa Rica, Cuba, Chile, Bolivia, EEUU y Uruguay. Este porcentaje es necesario mejorarlo, como también la calidad. Una mayor y mejor inversión en infraestructura con elevados estándares de calidad y mejorando su ejecución, no podemos demorarnos años y años para hacer cualquier puente, vía, etc. El sistema judicial está demasiado colgado en inversiones y procedimientos, es necesario aumento jueces que den justicia en menores tiempos de manera asertiva. El sistema carcelario también podría recibir parte de estos recursos y mejorar las instituciones carcelarias, son algunas de las inversiones que se requieren.

Pero debe existir la voluntad y decisión política de hacer de Colombia un mejor país, de hacerlo viable en el largo plazo, nuestros congresistas y el Gobierno no pueden seguir de espaldas al pueblo y seguir como si nada, tarde o temprano la gente se hastía. El filósofo francés, Félix Guattari,  nos muestra en sus obras, como la suma de los deseos, lo molecular – la unidad mínima – afecta lo molar, es decir lo macro, no son posiciones de izquierda, son simplemente la no satisfacción del deseo, el no cubrimiento de sus necesidades básicas, de ser seres productivos, que se acumulan y terminan afectando lo molar. Gran parte de lo sucedido en las manifestaciones desde abril se deben a que nuestros políticos no han interpretado la micro política, y se han dedicado a otras cosas. Lo molecular y lo molar no son excluyentes, están conectadas.

Decir que lo molecular son grandes masas caóticas que quieren acabar con todo, es absolutamente delirante, son masas que reclaman una mayor presencia del Estado. La mayoría busca una transformación, un cambio de los modos de vida, y ello conduce a lo molar – lo macro –, que se debe transformar en leyes con ampliación y cumplimiento estricto de los derechos, que nuestros impuestos no se pierdan en despilfarro, en evasión, elusión y en contrabando, en una corrupción galopante que se campea a la vista gorda de todos los organismos de control totalmente capturados por el actual partido de gobierno y con la complicidad del Congreso, concejales, diputados, gobernantes territoriales y de los gremios. No podemos seguir con tanta improvisación en materia tributaria, es necesario hacer un alto en el camino, sacudirnos y caminar con un norte definido en el que todos tengamos un espacio.

1 COMENTARIO

  1. Realmente es una prolija y sesuda columna, que merece tomar el tiempo para analizarla y que se tome conciencia en aplicarla. Buen aporte Dr Beltrán

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos