Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

El taller de la Verdad¿Y los Residuos Orgánicos qué?

¿Y los Residuos Orgánicos qué?

Ya estamos padeciendo la escasez de insumos para la agricultura y se ha convertido en un grave problema nacional debido a su incidencia en la  inflación, (aumento significativo de los costos y los precios de los alimentos que se producen en el campo colombiano).

Erróneas políticas pusieron a Colombia a depender de la importación de insumos para el sector rural, en uno de los mas notables absurdos de todos los que nos ha tocado presenciar.

Colombia, un país que debiera ser de alta vocación agropecuaria y como consecuencia tener condiciones muy apropiadas para producir grandes cantidades de abonos orgánicos, paradójicamente importa abonos inorgánicos obtenidos mediante la extracción por procedimientos industriales físicos o químicos, (nutrientes minerales, urea, cianamida cálcica), la mayor parte de ellos de Rusia y Ucrania.

La Guerra que se desarrolla en esos dos países dejó a Colombia, absurdamente colgada de la brocha y ahora los agricultores no cuentan con el suministro de los insumos que, de hecho, no son los adecuados, pero era lo que tenían.

Apenas hace dos años el gobierno nacional decidió regular la separación de residuos sólidos en la fuente. La resolución No. 2184 de 2019 del Ministerio de ambiente reglamenta el código de colores blanco, negro y verde para separación de residuos.

Esto es un paso para reestructurar los procesos relacionados con los residuos sólidos en general, pero de manera particular, quiero referirme a los residuos orgánicos que han sido mi preocupación de siempre, sin embargo, no se ven resultados porque ellos dependen de una gran campaña educativa para involucrar a toda la sociedad en el proceso. No hay cultura de separación. 

Colombia destina unos 600 millones de dólares/año en compuestos para nutrición agrícola que significaban, antes la guerra Rusia-Ucrania el 35% del costo total de la producción del agro. Sin embargo, por razones inexplicables, en esa masa conjunta de lo que llamamos basura, están incluidos por lo menos unos 4 millones de toneladas de residuos orgánicos que se están desperdiciando.

Lo único que se recupera actualmente está comprendido en papel, cartón, vidrio y plástico que representa solo el 17% pero, una parte muy importante de residuos aprovechables va a los vertederos y se desperdicia. Esta medida, entonces, si se implementara debidamente resultaría siendo un gran avance en esa materia.

La resolución establece que a partir de enero 2021 deben separarse los residuos en la fuente empleando este código de colores a nivel nacional:                 

Blanco: Aprovechables como plástico, vidrio, metales, papel y cartón.

Negro: No aprovechables como el papel higiénico; servilletas, papeles y cartones contaminados con comida; papeles metalizados, entre otros.

Verde: Orgánicos aprovechables como los restos de comida, desechos agrícolas etc.

Obviamente la medida funcionaría solo si se socializara adecuadamente a través de todos los organismos necesarios para que se genere la cultura necesaria. Es indispensable conseguir que desde las escuelas hasta las casas quede muy claro qué es orgánico aprovechable y a cuál recipiente debe ir (verde).

Debe desarrollarse una campaña bien estructurada, y muy pronto, para conseguir resultados, si se tiene en cuenta que el reglamento dice que “con el objetivo de fomentar la cultura ciudadana en materia de separación de residuos a lo largo y ancho del país, y teniendo en cuenta las experiencias y avances de algunas ciudades del país como Bogotá, Bucaramanga o Pereira, Minambiente expidió” esta resolución.

Este código de colores debería ser adoptado por los municipios que adelanten programas de aprovechamiento conforme a sus Planes de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS) y permitirá simplificar la separación en la fuente en los hogares, preparando al país para el desarrollo e implementación de nuevos esquemas de aprovechamiento, en dónde se unifiquen los esfuerzos entre todos los actores de la cadena.

Como aporte al desarrollo agrícola, esta puede ser una buena medida si se tiene en cuenta que 1.150 compañías están registradas para comercializar insumos para el sector rural, pero solo 6 concentran el 92% del mercado y los precios en Colombia han sido entre 30 y 50% más altos que el promedio mundial.

Los tres insumos básicos: urea, fosfato diamónico (DAP) y cloruro de potasio (KCl) son importados, según el Ministerio de Agricultura. La importación de los insumos es un negocio multimillonario.

En una de nuestras columnas anteriores sobre este tema, Fernando Botero comentó: ¡La solución está en el Suelo! La principal causa del problema ambiental planetario no es el aumento de emisiones de CO2, sino la disminución de la fijación del CO2 en el suelo y en los océanos; es un ciclo, pero parece que nos fijamos más en las emisiones que en la causa de ‘La Pérdida de Fijación: La muerte del suelo debido a nuestra agricultura industrial. Si revertimos mediante el desarrollo regenerativo el deterioro del suelo, empezaremos a fijar enormes cantidades de CO2 y recuperaremos el equilibrio del ciclo. (claro!, disminuyendo también las emisiones)”.

“El CO2 se fija a través de los árboles y los pastos, en la biota debajo del suelo. Pero para que la velocidad de fijación aumente, debemos cambiar la agricultura y ganadería industrial por agricultura y ganadería regenerativa. La solución es mucho más rápida y tiene además las ventajas de disminuir la pérdida de biodiversidad (que es mucho mas grave y permanente que el calentamiento global) y la mejora en la salud, de animales, vegetales y humanos”.

“No todo está perdido: ¡A regenerar!” concluye Fernando Botero

El elevado precio de los fertilizantes representa un factor que contribuye a la pérdida de rentabilidad y competitividad en la agricultura colombiana y puede llegarse a resolver en la misma medida que se incorpore a la oferta de nutrientes toda la gama derivada de los residuos orgánicos separados en la fuente (Compost, Humus, Bioles, Lixiviados, etc.)

El aprovechamiento de residuos orgánicos también genera beneficios económicos en términos de creación de empleos, desde etapas muy tempranas (antes de ponerse en funcionamiento la operación), las instalaciones dedicadas al procesamiento de residuos orgánicos generan empleos en las áreas de planeación y elaboración de proyectos, simultáneamente con los directamente relacionados con la gestión, recolección y procesamiento de los residuos.

Los municipios del país deben iniciar programas de difusión y capacitación en torno a este tema. Las escuelas, las juntas de acción comunal, las Jal, los Concejos y, por supuesto, los medios de comunicación juegan un papel determinante. Esta es una partida que tenemos que ganar y todos debemos apostarle a este proceso.

2 COMENTARIOS

  1. Muchas hracias por ésta presentación ta clara de como hacer la separación de residuos. Sería muy bueno recibir información de que es el compost, el humus y los lixiviados. También tener presente que es de gran ayuda para el suelo, ñas aguas y especies que habitan en ríos y mares, que los plásticos se recojan dentro de las botellas, la industria puede utilizarlas y si por algún motivo se van al agua no hacen tanto daño a los peces, tortugas y otros seres que habitan en éstos ecosistemas. Muchas gracias.

  2. Respetado Columnista:
    Un gran aporte conceptual.
    Una clara demostración de cómo seleccionar residuos.
    Importante , iniciar el proceso de concientización desde los primeros años de vida, sobre la separación de residuos desde: el hogar, reforzar en instituciones educativas en general.
    El consumismo un problema que afecta el cambio climático.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos