Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

Actualidad¡Y tembló!

¡Y tembló!

Este 19 de enero a las 6:26 de la mañana, se presentó un fuerte sismo de magnitud 5.6, con una profundidad de 33 kms., y cuyo epicentro se ubicó en Ansermanuevo (Valle del Cauca), el cual se sintió en varias regiones de Colombia, sin causar daños importantes ni víctimas fatales.

El temblor ocurrió a 6 días de que se cumplan 25 años del terremoto de Armenia, el 25 de enero de 1999, con magnitud 6.2 y epicentro en Córdoba (Quindío), que arrasó las ciudades de Armenia y Pereira, en las que causó en la primera capital “921 muertos, 2.300 heridos, más de 30.000 viviendas afectadas, cerca del 75% de las escuelas y colegios con daños”. En Pereira se presentaron al menos 40 muertos, más de 50 heridos y 52.000 personas damnificadas.

El 8 de febrero de 1995 a la 1:40 de la tarde ocurrió el terremoto de Pereira, con magnitud 6.4 y epicentro en Calima (Valle del Cauca). Se presentaron 10 muertos, innumerables heridos, varios edificios colapsaron por la zona del colector Egoyá, y tuvieron que ser evacuados la gobernación de Risaralda y la alcaldía municipal.

Pereira igualmente sufrió un fuerte sismo el 23 de noviembre de 1979, con magnitud 7.2, a las 6 horas 40 minutos de la tarde, con epicentro en El Cairo (Valle del cauca), con graves repercusiones en Caldas y Quindío. En Pereira colapsaron 18 viviendas, 11 edificios, 3 iglesias, entre ellas La Catedral y el Perpetuo Socorro, el Cuartel de la Policía en la calle 25 con carrera 5, el edificio de las antiguas EE.PP. ubicado en la calle 16 con carrera 10, y el Hospital San Jorge, entre otros graves daños.

La región del Eje Cafetero está ubicada en la zona de mayor amenaza sísmica alta del país. La experiencia nos muestra que los sismos son normales. Los epicentros de los terremotos que hemos sufrido se presentan en la Subducción de la Placa del Pacífico que se subduce bajo la Placa Sudamericana. La falla de Romeral, localizada en el piedemonte y en la vertiente occidental de la Cordillera Central. Y sismos superficiales con epicentros en el Norte del Valle y límites con el Chocó.

En una columna que publiqué en días pasados denuncié el silencio de las autoridades locales en relación con el grave deterioro de un gran número de edificios que albergan las instituciones educativas públicas locales. Mostré cómo después de muchos ruegos, la administración del alcalde Gallo contrató la revisión de solo 10 colegios, de los 173 que tiene el municipio. El resultado de ese estudio de vulnerabilidad y reforzamiento estructural, fue la decisión de evacuación parcial y total de ellas. No se ha emprendido ninguna acción de emergencia para trazar un plan que permita cumplir con el cumplimiento de lo establecido en la ley 400 de 1997 para las “Guarderías, escuelas, colegios, universidades y otros centros de enseñanza”. Recordemos que Pereira tiene 123 instituciones educativas no oficiales, de las cuales se desconoce si cumplen con las normas mencionadas.

Es necesario insistir para que las autoridades locales asuman con responsabilidad y seriedad las amenazas que la naturaleza nos ha puesto y por consiguiente los riesgos que éstas generan para la sociedad. No nos creamos el cuento de que eso ocurre solo en otras partes. Está ausente un adecuado control y respuesta a los eventos catastróficos asociados a sismos, movimiento de masas, incendios, entre otros. No estamos preparados para enfrentar una posible escasez de agua. Sectores rurales ya presentan esta problemática. Estaba equivocado en mi columna de hace días, no es pedir que no tiemble, va a seguir temblando y ojalá que el epicentro no sea en la Subducción de la Placa del Pacífico o en la Falla de Romeral. Los daños pueden ser de gran factura, no solo estarán en riesgo los planteles educativos, también centenares de edificaciones que se construyen en la ciudad, la mayoría sin planos, sin profesionales responsables y hasta sin licencia de construcción. La informalidad y ausencia de control, lamentablemente, es la constante.      

2 COMENTARIOS

  1. Carlos Alfredo. Estoy de acuerdo con sus comentarios
    Se ven construcciones nuevas y de remodelcion ,que a simple vista no cumplen con la norma.
    Se están haciendo ,2 ,3 y hasta 4 pisos ,sobre una edificación de una planta existente y no se le hacen los cambio de cimentación y cambios de columnas etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos