Ya nos ‘cañó’ con su «defensa» de Río Blanco, ojalá no sea igual con la reactivación

1
1365

Por: Cristian Camilo Zuluaga Cardona

El pasado fin de semana vi un trino en la red social Twitter que me llamó mucho la atención, ya que cuestionaba por qué «el alcalde de Manizales sólo participa en los anuncios a través de Facebook, que son de comité de aplausos y no en el que dan a conocer medidas no tan populares, sobre el manejo de la pandemia y que casi siempre sean los secretarios los que salen a “frentear».  

El trino me hizo recordar que en nuestra ciudad hay un mandatario al que le gusta montarse en el bus que va más lleno, con tal de posar de buen tipo y se esconde bajo las piedras cuando la situación no es tan favorable. Aunque eso no es solo de él, así son la mayoría de políticos cuando están en el poder.

Entre esos recuerdos también se me vino a la cabeza que recientemente estuve indagando sobre gestiones significativas que ha hecho en su trayectoria política el mandatario de los manizaleños y me encontré con resultados sorpresivos que les relataré a continuación.

El primer recuerdo se remonta a la época de campaña el año pasado. En ese entonces surgió un documento oficial, firmado por el presidente del Concejo de Manizales, Héctor Fabio Delgado, donde constaba que en poco más de tres años y medio que llevaba Marín con su curul en esa corporación, no había presentado ninguna propuesta o proyecto de acuerdo.

Eso significa que Marín como concejal enfocó su trabajo a hacer oposición a la Alcaldía anterior y poner en la luz pública varias situaciones anómalas, pero no tuvo ninguna propuesta para que desde el Concejo se pudiera desarrollar en pro de la ciudad.

No quiere decir que eso sea malo, pero si me pone a pensar si la intención de Marín era solo figurar con crítica y denuncias, pero cero gestión propositiva y constructiva. También es probable que haya preferido no presentar nada, ya que tenía las mayorías en contra y lo más probable es que no le iban a aprobar ningún proyecto. Ante esto dejo el beneficio de la duda.

El segundo recuerdo es de una frase que el mismo Carlos Mario repite constantemente y que fue caballito de batalla para hacerse elegir alcalde. «Yo soy defensor de la reserva de Río Blanco». Muchas dudas me quedan de esto y poco o nada es lo que le creo.

En repetidas ocasiones varios líderes ambientales, sociales y políticos, casi todos con afinidad en los movimientos políticos alternativos, han manifestado que Marín no es defensor de dicha reserva y que él simplemente vio que ese iba a ser un tema fuerte en la ciudad y se lo adjudicó. Alegan que los reales defensores son quienes integran la Convergencia Todos Somos Río Blanco, que emprendieron acciones legales para impedir la Construcción de Tierra Viva en predios aledaños a la reserva, al considerar que esto traería afectaciones graves para Río Blanco.

Cualquier ciudadano puede acudir a los juzgados y averiguar por las acciones legales emprendidas en por Marín Correa en pro de la defensa de la reserva, sin embargo se van a encontrar con que en ninguna de las acciones legales aparece Marín Correa. Pues no está ni como accionante ni coadyuvante ni autor ni coautor. Es decir que no es interviniente en las acciones jurídicas relacionadas con la reserva.

Así las cosas no veo en que haya defendido a Río Blanco, pues marchar o hacer una rodada en bicicleta o visitar la reserva y perderse en ella durante unas horas, como le ocurrió en mayo de 2018, no creo que sean acciones tendientes a defender este lugar, más bien son acciones mediáticas con sed de protagonismo, así como la que hizo a mediados de agosto de 2018, cuando el procurador Fernando Carrillo visitó Manizales para hacer una audiencia pública sobre el tema de Rio Blanco y pedir celeridad en los procesos de esta reserva. En aquella ocasión Marín se tomó la foto con el procurador, pero no fue accionante ni firmante de ningún documento. Solo el show mediático.

A quién si me encontré en las acciones legales de la reserva fue a la oficina de abogados de Jaime Granados Peña y obvio también a la Convergencia Todos Somos Río Blanco. De hecho en mi ejercicio periodístico siempre he entrevistado como accionantes a los de la Convergencia y a los de la oficina de abogado, mientras que con Carlos Mario hice un par de entrevistas para conocer su opinión como cabildante, pero jamás como accionante, ahora que lo recuerdo.

Creo que hay buenos argumentos para entender que a Marín Correa le despiertan mayor interés los espacios mediáticos que las acciones concretas y esto me lleva a pensar seriamente en los anuncios que a mediados de la semana pasada hizo en una rueda de prensa que llamó «Los hechos hablan». ¿Podrá llevar todo lo que dijo a la realidad? ¿Estará teniendo en cuenta que la ciudad, el país y el mundo tendremos coletazos severos gracias a la pandemia?

Pues el burgomaestre anunció la inversión de $497 mil millones para reactivar la economía y el empleo en la ciudad ante las afectaciones por la COVID-19. Anuncios que suenan fascinantes, pero en los que lamentablemente al mandatario, se le olvidó mencionar un «pequeño detalle», pues la plata no está en ramo y toca salir a conseguirla para poder hacer esas gestiones que tiene planeadas. Por cierto esos anuncios tampoco son nuevos. Eso mismo lo dijo por allá en abril cuando dio un balance de gestión de sus primeros 100 días de gobierno.

En ningún momento estoy dudando de las capacidades del alcalde y de su equipo de gobierno para hacer las gestiones y convertir en realidad una nueva línea de Cable Aéreo, varios parques y construcciones amigables con el medio ambiente, la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), pero sí me incomoda que se use la vitrina mediática para decir verdades a medias a los manizaleños o que quieran aprovecharse del desconocimiento del ciudadano de a pie en temas de administración pública.

El diario La Patria en su informe sobre la rueda de prensa indicó que en el anuncio oficial el alcalde no incluyó 145 mil millones que aportará la administración municipal para la construcción de la línea tres del Cable Áereo y que así las cosas, el paquete de inversiones para el plan de reactivación no sería de 497 mil millones, sino de 642 mil.  

Sumado a esto el diario manizaleño precisó que para este plan de reactivación el Gobierno Nacional tendría que poner 383 mil millones de pesos y que la Alcaldía tendrá que acudir al Concejo Municipal para endeudarse y comprometer vigencias futuras.

Ojalá todo eso pueda realizarse y en cuestión de meses podamos hablar de una gran gestión que permitió sacar adelante y llevar al progreso a la ciudad en medio de retos difíciles como los que exigirá el virus que seguirá activo por mucho tiempo más sin una vacuna que pueda ser la solución en salud y un retorno a las actividades normales que con toda seguridad van a disparar los contagios.

Ojalá que todo no se quede en anuncios y show mediático, como al parecer fue el paso de Marín por el Concejo o como lo es su tal defensa por río Blanco. Solo anuncios y nada concreto.

1 COMENTARIO

  1. Excelente artículo Cristian, solo espero al igual que la ciudadanía en general que los pajaritos en el aire que viene pintando el señor Carlos Mario Marín, no sean sufragados ni subsidiados a costa de la Liquidez y patrimonio de infimanizales, creo que los reflectores deben empezar a mirar en esa dirección puesto que la administración actual no tiene ni el personal, ni la fuerza parlamentaria que le ayuden a gestionar recursos del nivel nacional.
    Otro punto es la posibilidad de endeudar a la ciudad con el objetivo de cumplir sus caprichos, con que recursos piensa contar el Alcalde Marín si no es a través de esas dos vías? Este interrogante surge después de ver tanta improvisación y tanta primiparada a la hora de gobernar.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí