Fundado el 9 de febrero de 2020
LUIS FERNANDO CARDONA
Director Fundador

ActualidadVergüenza

Vergüenza

Pensando en voz alta.           

Retiro mi afecto y admiración a la selección argentina porque lo que hicieron en el camerino, después del partido final, no tiene nombre; todo fríamente pensado pues la presencia de un muñeco con la cabeza del superastro francés, no se improvisa. Además, la burla tenía tufillo racista contra los negros.

Messi es responsable de esta bajeza porque todos lo consideran un líder natural del equipo y debió prever que sus vulgares compañeros podían salir con alguna guachada. Más aún, tuvo que descalificar semejante ruindad, en menos de lo que canta un gallo y no lo hizo. Ni qué decir del señor Martínez. Para esos patanes va la afirmación, pero al revés, de nuestro querido Pacho Maturana: ganar es perder un poco. En este caso, mucho, pues el mundo entero está indignado con ese equipazo al demostrar no saber ni ganar ni perder porque en este último evento habría sido peor. Maturana, también insistía en que primero, lo humano y luego lo deportivo.

Me sumo a los reclamos de la Federación Francesa que pide despojar a Martínez del trofeo. La misma exigencia debería hacer la Conmebol y la Federación Argentina de Fútbol.

¿Qué ejemplo para la niñez y juventud pueden ser estos sinvergüenzas que rebajan a su máxima expresión la dignidad humana de un digno contendor? Y, la FIFA, calladita.

¡Vergüenza! Creo que esta empresa del crimen, si no interviene con severidad, estará cohonestando con los guaches.

Los jugadores argentinos, con este despreciable comportamiento, les están dando razón a los que señalan al pueblo gaucho de prepotente y agrandado, cuando en realidad son la minoría. 

Señores dirigentes del fútbol mundial, tiene que aplicarse una sanción ejemplarizante, como que esos futbolistas no puedan entrar a Europa durante cierto tiempo, donde son figuras descollantes, o que la selección no pueda jugar en un año  y, en todo caso, condicionarlos a que pidan perdón en público. Si siguen tolerando la ruindad, pasará como con el narcotráfico al que soslayaron y lo dejaron crecer con las funestas consecuencias de hoy. Necesitamos que las futuras generaciones vean en los deportistas un paradigma en todos los campos.

*Pelé, mucho por hablar. Y, aunque cohonestó con la sangrienta dictadura, el saldo estará a su favor porque supo corregir a tiempo. La discusión de quién es el más grande nunca terminará. Para mí, Messi.

Feliz año.

Jaime Bedoya Medina             

Artículo anteriorHemos perdido el norte
Artículo siguienteAño de La Bondad

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más articulos