Credibilidad

1
157

Por FERLEY HENAO OSPINA

ferleyhenao@gmail.com

Con credibilidad todo sería posible, sin credibilidad todo está perdido, como anillo al dedo para entender y reaccionar ante la crisis de credibilidad que nos tiene al borde del abismo.

“Cuando una persona dice una cosa pero hace la contraria, entonces, muestra una contradicción entre hechos y palabras que genera la sensación de poca coherencia ética frente al interlocutor”. Esta cita de Definicion.Mx, que igualmente aplica perfecto para nuestro caso, agrega: “La mentira es una actitud que refleja falta de respeto hacia el otro y también, hacia uno mismo”.

Esta es una escueta definición de credibilidad, palabra que tiene importancia trascendental, si se tiene en cuenta que está asociada con todo lo importante de la vida, los valores y principios: honestidad, seriedad, respeto, solvencia, verdad, coherencia, fe, transparencia, confianza, integridad, reputación, prestigio.

Cuidando la reputación es como las empresas, las marcas, los productos pueden estar en el mercado a través del tiempo, lo cual significa que el sector privado sí tiene claro que la credibilidad juega papel decisivo en su éxito. Para la banca, por ejemplo, ese es su principal activo, sin credibilidad ningún banco podría existir.

Al sector público parece no importarle para nada este aspecto. La credibilidad aquí ha sido exterminada: No tenemos seguridad de que el agua sea potable; que la leche no sea de suero; que la carne no sea de caballo; que la miel no sea de panela; que el aire no esté contaminado. En síntesis la palabra se degradó, ya nadie cree en nadie y lo peor es que los gobernantes hablan y sus pocos escuchas solo sonríen incrédulos o reaccionan desconfiados.

Pero el escenario de la credibilidad empeora cuando algunas personas visibles de las fuerzas alternativas, es decir, aquellas que representan el cambio para que se erradiquen los vicios que ahora perjudican a la sociedad, la corrupción entre ellos, también incurren en fallas que erosionan la credibilidad, ejemplos:

En Ecuador, Rafael Correa enarboló la bandera contra la corrupción y fue determinante para que lo eligieran. Sin embargo, uno de sus primeros actos fue demandar al Banco del Pichincha porque le había bloqueado una tarjeta de crédito personal. El asunto se arregló con una indemnización de 450 mil dólares al ciudadano presidente. Si bien es cierto, recibir la indemnización es legal, no es ético. Desempeñando el cargo de presidente su obligación era velar por su pueblo y no por su bolsillo; tenía que establecer que este banco solucionara el problema de fondo indemnizando a todos los ciudadanos que habían sido afectados por la misma causa y sentar un precedente para evitar que esto se repita. Perdió credibilidad.

En Colombia, cuando Senadores opositores, que predican contra la corrupción, se salen del recinto, sin ningún pudor, en el momento que debían votar para que se suspenda el pago de 14 millones mensuales por gastos de representación que les están pagando a los Senadores sin usarlos durante la pandemia, y apenas termina la votación negando que se impida la malversación de estos recursos públicos, regresan como si nada hubiera pasado. Aunque esa acción fuese legal, no es ética. Perdieron credibilidad. Si lo hacía uno de los que pertenecen a los partidos que no enarbolan esas banderas, no hubiese pasado nada, pero en este caso sí y mucho. Están erosionando la credibilidad y por lo tanto cerrando puertas de acceso a nuevas oportunidades para la transparencia y el desarrollo.

En el caso de los medios de comunicación, la credibilidad es su principal activo. Es por lo que los usuarios los prefieren, por lo que suben y bajan las audiencias. Proteger la credibilidad es clave para la supervivencia de los medios. La credibilidad puede perderse por lo que la prensa diga y también por lo que ésta calle. No hay nada más peligroso que una prensa silenciada.

Necesitamos volver a creer, pero la recuperación de la confianza requiere de un verdadero liderazgo. Aun entre los animales la credibilidad es vital. Leones, lobos, elefantes, en fin, siguen un líder que es aquel que ellos saben que los llevará a donde hay agua y comida.

¿Quién nos sacará del nauseabundo abismo en el que nos encontramos y nos llevará a donde haya agua, comida, respeto, verdad y paz?

CREDIBILIDAD

Video-Columna

1 COMENTARIO

  1. Señor Columnista: excelente .
    Las temáticas que aborda nos interesan precisamente por la Credibilidad que generan al leerlas:
    > Comunicación clara.
    > Responsabilidad.
    > Investigación: fuentes seguras y referentes teóricos.
    > Confianza
    > Transparencia.
    > Ética.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí